Análisis | Vídeos | 07 JUN 2018

Análisis de Agony

Tags: PC Xbox One PS4
Ponte en la piel de un alma atormentada y prepárate para vivir una terrorífica aventura en Agony, donde os tocará sobrevivir a poderosos enemigos que acechan en cada rincón.
Cartel AgonyPlay

Agony es un juego de supervivencia y terror en primera persona desarrollado por Madmind Games en el que nos toca resolver diversos puzles mientras utilizamos el sigilo para evitar que losenemigos nos encuentren, todo con un toque gore que hace que lo más llamativo de este juego sea la ambientación. Su mundo es bastante amplio y cuenta con secretos a descubrir, aunque debido a la oscuridad de sus localizaciones no será sencillo recorrerlas.

Su historia nos pone en el papel de un alma errante que busca la salvación, vagando por el infierno para intentar mantenernos con vida e intentar resolver el enigma de la misteriosa Diosa Roja, creadora de este lugar de tristeza y dolor, y la única entidad que sabe cómo escapar. Pero nada es tan sencillo, ya que montones de criaturas infernales acechan en cada rincón.

Este argumento cuenta con partes interesantes y ha sido inspirado por Infierno de Dante Alighieri, pero la forma en la que está contado hace que a la larga pierda interés, teniendo que leer notas esparcidas por su mundo para ir desentrañando sus detalles y hablar con otros personajes, donde muchas veces las conversaciones no llevan a ningún lugar.

Las mecánicas son muy simples, con la posibilidad de andar, correr o agacharnos, un botón para interactuar con el entorno, utilizar el sigilo para escondernos en pequeños huecos o entre cadáveres para evitar a los enemigos y aguantar la respiración momentáneamente. La novedad más destacable es que si les quitamos un saco de la cabeza a los otros condenados podemos utilizarlos como vidas si acaban con nosotros, manejando el alma hasta otro cuerpo para poseerlo.

Lo malo es que estos controles están vagamente explicados, con tutoriales poco prácticos, siendo un poco exasperante la parte de sigilo al comienzo de la aventura. Por otro lado, hay bugs muy molestos que hacen que cuando viajamos con el alma nos quedemos atascados por los escenarios y tengamos que reiniciar la partida entre otros fallos. Es una pena que no se hayan cuidado estos y otros pequeños detalles, haciendo que el resultado final no sea tan satisfactorio como nos gustaría.

Cuando avanzamos lo suficiente y comemos el fruto prohibido del árbol del Bien y del Mal, podemos utilizar nuestro nuevo poder para poseer domonios y así aprovechar sus habilidades, ya sea para luchar contra otras criaturas o abrir nuevos caminos, si bien esto no nos garantiza estar seguros.

Los escenarios son amplios y están cargados de rutas a recorrer. Su diseño es bastante laberíntico, algo que no sería un problema si estuvieran mejor iluminados, pero en ocasiones la excesiva oscuridad hace que no sepamos ni donde nos encontramos, sobre todo cuando estamos en espacios estrechos. Es cierto que hay opciones que nos permiten ajustar el ganma, pero no está bien medido y nos parece un tanto insuficiente. Al menos se ha añadido una pequeña ayuda de usos limitados que nos guía hasta el siguiente objetivo, aunque en fácil podréis usarla siempre que queráis.

Por su parte, los puzles no son demasiado complejos, limitándose casi siempre a buscar un objeto para colocarlo en otro lado o bien aprender un patrón de dibujo que después debemos pintar en otra zona. Hay otras situaciones que le aportan algo de variedad a pesar de no ser demasiado originales.

Uno de los aspectos más destacados de esta aventura es su ambientación tétrica y oscura, con partes que hacen que no sea apropiado para todos los públicos. Mutilamientos, gente torturada y situaciones un tanto peliagudas harán pasar un mal rato incluso a aquellos con más tolerancia a este tipo de productos. Cabe comentar que todas las versiones cuentan con censura, aunque al menos en PC se ha prometido que lanzarán un parche para eliminarla. Aún así, el nivel de algunas escenas es bastante duro.

La duración del juego no está nada mal, sobre todo si añadimos que incluye montones de coleccionables ocultos por sus escenarios y siete finales diferentes que aseguran bastante rejugabilidad. A todo ello hay que sumarle el modo Agonía, que genera escenarios proceduralmente para tener que encontrar la Cámara Roja, ya sea en supervivencia o contrarreloj para conseguir la mejor puntuación y ascender en las tablas de clasificación online.

El apartado técnico tampoco acompaña a pesar de una dirección artística bastante buena. Los personajes están bien modelados y animados, mientras que los escenarios cuentan con muchos detalles. El problema viene dado por caídas de fotogramas en ciertos momentos, el tearing o algo de popping que, sumado a la excesiva oscuridad, hacen que a la larga la experiencia no sea agradable.

En el sonoro tenemos una buena ambientación gracias a los efectos de sonido, si bien no destaca demasiado. Por otro lado tenemos doblaje en inglés con una interpretación bastante correcta y, eso sí, textos en castellano que nos ayudan a seguir la historia con facilidad.

Agony, en definitiva, prometía ser un gran juego y con una genial puesta en escena, pero al final ciertas mecánicas jugables y fallos técnicos notables acaban lastrando la experiencia. No todo es malo, destacando por encima de todo la dirección artística y una duración más que decente que ofrece mucha rejugabilidad, pero al final pesan más sus defectos. A todo ello hay que sumarle la censura, si bien no se han cortado demasiado.

Aquellos que busquen un título de supervivencia y terror quizás no estén ante la mejor opción, pero si os atrae su temática y ambientación deberíais echarle un vistazo.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios