Análisis | Vídeos | 25 ENE 2017

Análisis de Atelier Shallie Plus: Alchemists of the Dusk

Tags: PS Vita
Shallistera y Shallotte emprenden de nuevo sus aventuras en PSVita con Atelier Shallie Plus: Alchemists of the Dusk, la adaptación del juego de PlayStation 3 a la portátil que incluye diversas mejoras y añadidos que pasamos a comentaros en nuestro análisis.
Cartel Atelier Shallie InteriorPlay

Su historia nos lleva hasta un mundo oscuro en el que las aguas se secan, las plantas se marchitan y las criaturas tienen sed y mueren de hambre. Los azules océanos se convierten en arena y el mar no será por mucho tiempo un lugar al que llamar hogar. Sin embargo, el sol sigue brillando, secando sin piedad lo que queda  en la tierra.

A pesar de que el mar de arena drena la vitalidad de la gente, dos alquimistas se muestran optimistas con sus objetivos. Shallistera, hija del líder de una tribu, se embarca en un viaje para salvar su tierra natal, mientras que Shallotte lucha por conseguir el éxito en su tienda de alquimia tras heredarla de su padre. Las dos Shallies difieren tanto en sus deseos como en personalidades y sus historias se desarrollan independientemente, pero llegado el momento ambas se encuentran en una deslumbrante ciudad oasis que todavía se aferra a la vida, haciendo que las ruedas del destino comiencen a girar.

Como novedad, ciertos detalles de la historia se han renovado, además de haber aumentado considerablemente. A lo largo de la misma encontramos nuevos eventos que nos hablan sobre la verdad tras el Crepúsculo. Gracias a ellos experimentamos un final más apropiado para la mini saga Dusk.

Este argumento se divide en capítulos, y el momento en el que los aliados se unen a nuestro grupo varía según el personaje elegido. Para complementar a estos grupos de personajes, se han añadido algunos nuevos de pasadas entregas a esta versión, como Ayesha Altugle, Logix Ficsario, Escha o Solle. En los trajes también encontramos novedades, desbloqueando algunos a lo largo de la historia.

Para progresar en el juego nos toca completar ciertas tareas bien diferenciadas y dependiendo de nuestras acciones veremos un final u otro, haciendo que sea un título muy rejugable. Un detalle importante es que no hay un tiempo limitado para completar estas misiones, lo que da más libertad para hacerlas.

Atelier Shallie Plus: Alchemists of the Dusk conserva el estilo visto en el resto de la franquicia, explorando a fondo los escenarios para recolectar diferentes ingredientes mientras que utilizamos la alquimia con el fin de crear nuevos útiles. Para que esta tarea sea más sencilla, en esta ocasión podemos controlar libremente la cámara, algo muy útil si tenemos en cuenta que los escenarios son más amplios que en pasadas entregas, aunque en ciertos momentos será fija.

Tras una pequeña introducción donde se nos presenta a las dos protagonistas y conocer brevemente algunos detalles de su sistema se nos da a elegir entre Shallistera o Shallotte, teniendo dos perspectivas muy diferentes sobre una misma historia que le añaden mucha rejugabilidad junto a los diferentes finales.

Al recoger materiales los entornos se adaptan a nuestras acciones, ya que si abusamos de una misma fuente se puede agotar y, a cambio, volverse escasos y más cara su adquisición en tiendas. Cuando los recolectamos, un pequeño indicador se va rellenando en la esquina izquierda, lo que permite activar los llamados Eventos de Escenario para encontrar reliquias o pelear contra poderosos enemigos entre otros. La motivación también influye en este apartado, haciendo que consigamos más materiales cuanta más alta sea.

Para hacer que la exploración sea más satisfactoria tenemos Marcas de Tierra que, al activarlas, nos permiten utilizar un sistema de atajos para movernos entre ellos. Estos lugares están cargados de materiales y, para conseguirlos, cada una de las protagonistas tiene una serie de habilidades llamadas Acciones de Escenario, ya sea excavar, pescar, barrer o utilizar la Radiestesia, una capacidad innata de Shallistera que le permite localizar objetos ocultos.

Dichos sistemas adaptan automáticamente la dificultad para los que descubren la saga recientemente o para los veteranos en la misma, siendo mejor la recompensa obtenida cuanto mayor es la dificultad.

Los enemigos son visibles en todo momento por los escenarios, comenzando las batallas al entrar en contacto con ellos. Si conseguimos golpearlos obtenemos una pequeña ventaja al comenzar los combates, ocurriendo lo contrario si nos sorprenden a nosotros. En estos combates participan hasta seis personajes de nuestro grupo, con tres al frente y otros tres en la retaguardia. Aunque sólo podemos elegir los comandos de los que se encuentran al frente, el resto nos puede dar su apoyo atacando o defendiendo, tomando entonces el lugar del personaje al que ha ayudado. Para ello antes nos toca rellenar su medidor realizando diferentes acciones.

Entre los comandos disponibles está atacar, defendernos, utilizar habilidades o huir, aunque las dos Shallies pueden usar además la alquimia. Gracias a ella podemos utilizar los objetos que hayamos creado en nuestro taller, aunque el número de huecos para equiparlos es limitado y cada uno tiene una forma específica que debemos colocar bien si queremos llevar el máximo número posible.

Existe una barra que, al rellenarla golpeando a los rivales, activa el Modo  Burst, incrementando el poder de ataque de nuestros personajes cuanto mayor es el porcentaje y recibiendo más apoyo del resto del grupo. Para que sea más sencillo activarlo siempre podemos utilizar a nuestros asistentes para ejecutar grandes combos o las habilidades de cada personaje, aunque estas consumen MP. En este modo, además, podemos utilizar combinaciones especiales y habilidades definitivas que causan grandes daños y resultan muy vistosas.

Al ganar combates obtenemos algunos materiales y experiencia con la que subir de nivel. Al aumentar el nivel de nuestros personajes mejoran sus estadísticas generales, además de aprender nuevos movimientos y conseguir extras al alcanzar algunos de ellos.

A lo largo del juego encontramos diversos jefes a los que combatir, teniendo en esta versión algunos nuevos. Las peleas contra ellos, como es lógico, son las más complicadas, por lo que una buena estrategia es muy necesaria.

La síntesis sigue siendo uno de los ejes centrales en este juego, recolectando materiales de los escenarios para crear nuevos útiles. Este proceso se ha simplificado para hacerlo más accesible, apareciendo en todo momento el que podemos confeccionar. A medida que creamos dichos útiles ganamos experiencia con la que aumentar el nivel de alquimia, mejorando poco a poco nuestra habilidad con más opciones de creación y de vez en cuando obteniendo nuevas recetas. Muchas de las recetas vienen en los libros que compramos en tiendas, por lo que recomendamos visitarlas de vez en cuando.

El equipamiento de nuestro grupo también es muy importante para las batallas. Es por ello que nos toca acudir a Miruca, donde podemos crear nuevas piezas o mejorar las que ya tenemos, además de poder desmontar objetos para conseguir más materiales.

Todas las misiones, tanto principales como secundarias, se archivan en las Life Tasks. Gracias a este sistema el juego se adapta al estilo de cada jugador, ya sea completando misiones de síntesis, de caza o cumpliendo con las peticiones de nuestros compañeros. Las principales aparecen en el centro y a medida que vamos cumpliendo sus peticiones se va rellenando el icono con la silueta de nuestra protagonista, avanzando al siguiente capítulo al completarlo si así lo queremos.

Las misiones secundarias se aceptan en la Cooperative Union y, una vez finalizadas, nos toca informar a Raoul para que nos de la respectiva recompensa. Cuantas más completamos, mejores misiones y recompensas aparecen, pero si las cancelamos perdemos privilegios. También recibimos peticiones de nuestros compañeros con los que desbloqueamos nuevos eventos si las llevamos a cabo. En esta versión, además, se han añadido varios nuevos.

El apartado gráfico es quizás uno de los aspectos menos cuidados del juego, con popping, sombras muy dentadas, texturas planas y ralentizaciones durante la exploración y ciertas escenas. Los personajes están bien modelados, pero sus animaciones son un tanto ortopédicas. Al menos los escenarios son bastante amplios, la dirección artística del juego es excelente y los efectos de los ataques especiales están trabajados.

El sonoro es mucho mejor, con melodías pegadizas que le sientan genial al desarrollo de la aventura. Sus efectos también están cuidados. Las voces nos llegan tanto en inglés como en japonés, siendo bastante mejor la interpretación de éstas últimas. Por desgracia, y como viene siendo habitual, sus textos nos llegan completamente en inglés.

Atelier Shallie Plus: Alchemists of the Dusk es tan entretenido como su versión de sobremesa, añadiendo nuevos extras y correcciones en la historia que lo hacen un producto más redondo y duradero. El sistema de síntesis y sobre todo el de batalla funcionan muy bien y son realmente entretenidos. Quizás lo peor del juego sea su rendimiento y la falta de traducción de sus textos, pero en general cumple.

Los que disfrutaron en su día del título es posible que no encuentren suficientes motivos para rejugarlo, pero si acabáis de descubrirlo merece la pena darle una oportunidad.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 1 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información