Análisis | Vídeos | 29 MAR 2018

Análisis de Devil May Cry HD Collection

Tags: Xbox One PS4
Dante regresa a la actual generación de consolas con Devil May Cry HD Collection, una recopilación de los tres primeros juegos de la franquicia.
Cartel Devil May Cry HD CollectionPlay

Devil May Cry HD Collection es una recopilación que incluye Devil May Cry, Devil May Cry 2 y Devil May Cry 3: Special Edition, remasterizados para ofrecer gráficos a una resolución Full HD (1920x1080) y a 60 fotogramas por segundo. Esto os permitirá revivir los orígenes de esta genialfranquicia de accción, si bien echamos en falta la cuarta entrega para redondear el pack, que fue lanzada con anterioridad en ambas plataformas bajo el nombre de Devil May Cry 4: Special Edition.

Pensamos que Capcom ha aprovechado la ocasión para acercar la franquicia a nuevos jugadores ante el más que posible anuncio de una quinta entrega, del que llevan apareciendo rumores desde hace algunos meses. Lo malo es que esta colección, que ya pudimos ver en la anterior generación, no incluye novedades destacables más allá del aumento de resolución, conservando incluso algunos de sus fallos.

Eso sí, para deleitar a los aficionados tenemos un apartado de extras en el que encontraréis una estupenda galería de arte y donde podréis escuchar la banda sonora de todos ellos, así como un total de 99 trofeos/logros repartidos entre los tres juegos que amplían un poco más su duración.

El primer lugar nos centramos en Devil May Cry, cuyo debut fue en 2001 y cuenta con una mezcla muy interesante de acción, puzles y exploración que funciona bastante bien incluso a día de hoy. Su historia es entretenida, pero lo mejor es el carisma que desprende su protagonista y la ambientación conseguida. Un título que redefinió el género y que sigue siendo un referente en la actualidad, ganándose una gran legión de aficionados que ansían su regreso.

Su historia nos habla sobre Dante, hijo de una madre humana y  un padre demoníaco llamado Sparda, que usa sus habilidades innatas y los poderes de antiguos demonios para librar en solitario una guerra contra las fuerzas de la oscuridad y salvar a la humanidad de la condenación.

Las mecánicas de los combates son las que quizás no han envejecido demasiado bien, aunque sus puzles y la exploración de escenarios compensan estas carencias. Lo mismo ocurre con las texturas de los escenarios, que a pesar del aumento de resolución dejan mucho que desear y no concuerdan demasiado bien con los personajes y enemigos. Pero lo peor es que, al igual que pasó en la recopilación de la anterior generación, tanto las cinemáticas como los menús siguen estando en 4:3, algo que en la actualidad queda un poco feo con los televisores 16:9.

Devil May Cry 2, por otra parte, se lanzó un par de años después (2003) y pulía algunos aspectos del sistema de combate, añadiendo incluso un segundo personaje jugable, Lucía, de la que no hemos vuelvo a saber nada, y el famoso modo Palacio Sangriento. Lo malo es que era deficiente en el resto de apartados, con escenarios mal diseñados, una pobre dirección artística, un apuntado automático que fallaba y la sustitución del sistema de habilidades por amuletos que nos pareció un error. Por si fuera poco, perdió esa libertad de exploración del primer juego, haciendo que se volviera lineal al avanzar.

El argumento de esta entrega, protagonizado por ambos, tiene lugar décadas después del primer juego ynos lleva hasta una lucha para intentar derrotar a un hombre resuelto a conseguir un poder supremo.

No era demasiado original y, en general, se siente el peor de la recopilación, pero al tener un sistema de combate que funciona muy bien sigue siendo perfectamente disfrutable, sobre todo para los aficionados.

Por último tenemos Devil May Cry 3, que recuperó la esencia del primer juego con un sistema de combate mejorado y muy bueno, estupendos diseños de niveles y una genial ambientación. Como es natural, es el que mejor se ha conservado con el paso de los años y el que más se disfruta por estar todo mucho más pulido, con más armas, habilidades e incluso un sitema de estilos que le daba más profundidad a las peleas. Además, la versión de este juego es la Special Edition, que tiene ciertos ajustes en su dificultad y extras como la posibilidad de controlar a Vergil, el hermano gemelo de Dante.

La trama de esta tercera entrega sirve como precuela del primer juego, donde Dante se ve envuelto en la misión de derrotar a su hermano gemelo Vergil, quien planea abrir las puertas del infierno para obtener el poder de su padre Sparda. Es quizás la más interesante de toda la saga, con enfrentamientos épicos y personajes inolvidables.

El apartado gráfico de los tres juegos no está nada mal si tenemos en cuenta la época en la que fueron lanzados, siendo en este sentido el mejor Devil May Cry 3 por ser el menos viejo. Por otra parte, el aumento de resolución y los 60fps hacen que sea una delicia jugable, aunque seguimos sin entender la falta de esfuerzo por actualizar los menús del juego a formato panorámico.

En el sonoro tampoco encontramos grandes cambios, si bien este apartado sigue siendo muy bueno incluso a día de hoy, con temas cañeros que concuerdan a la perfección con el estilo del juego. No queremos olvidar que los tres juegos nos llegan en completo castellano, por lo que no tendréis ningún problema para comprender sus mecánicas o seguir el argumento.

Devil May Cry HD Collection sigue siendo tan bueno a nivel jugable a día de hoy como lo fue en su día, ofreciendo unas mecánicas únicas que marcaron un antes y un después dentro del género. Lo malo es que está recopilación no incluye ninguna novedad respecto a la que vimos en la anterior generación más allá del aumento de resolución, no habiendo aprovechado la ocasión para corregir ciertos errores o incluir la cuarta entrega de la saga.

Aún así sigue siendo muy recomendable para aquellos que no hayan probado la saga y quieran conocer la historia de Dante. Una gran oportunidad para revivir viejas glorias ante el posible lanzamiento de una nueva entrega de la franquicia para la actual generación.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios