Análisis | Vídeos | 30 ENE 2017

Análisis de Earthlock Festival of Magic

Tags: PC Xbox One PS4
Tras su lanzamiento hace pocos meses en descarga digital, el juego Earthlock Festival of Magic nos llega ahora en formato físico para las plataformas PC, Playstation 4, y Xbox One, por lo que no hemos querido dejar pasar esta nueva ocasión para contaros todo lo que este RPG indie que nació de una campaña de Kickstarter, nos ofrece.
Earthlock Festival of Magic InteriorPlay

Comenzando por su argumento, el juego nos sitúa en el mágico mundo de Umbra,  relatándonos la historia de Amon, un joven caza tesoros que se embarcará en una  peligrosa aventura tras haber encontrado una misteriosa y antigua reliquia, aunque en su viaje no estará solo, ya que poco a poco se irán uniendo al él otros personajes que conformarán un variado equipo de héroes, siendo importante mencionar que el título formará parte de una trilogía, siendo este su primer episodio.

Entrando en la jugabilidad, estamos ante un RPG por turnos que en gran medida recupera el espíritu de los grandes clásicos del género de mediados de los 90, recordándonos su mecánica en bastantes aspectos a lo visto en títulos como Final Fantasy VII y muchos otros.

En este sentido tenemos un mundo para explorar que a su vez está compuesto de diversas ciudades y otras localizaciones que perdemos ir descubriendo y visitando, si bien en general podríamos decir que el desarrollo de la aventura es bastante lineal, sin que haya apenas misiones secundarias opcionales, aunque aún así el componente de exploración, la resolución de puzles, y los secretos están bastante presentes, teniendo incluso la posibilidad de usar portales  para viajar rápidamente a lugares en los que ya hayamos estado, siendo un juego al que se le puede sacar mucho jugo si queremos completarlo en su totalidad.

Y precisamente centrándonos un poco más en el sistema de combate, os contamos que estos no son aleatorios puesto que siempre veremos a los enemigos deambular por el escenario, teniendo la opción de tratar de evitarlos (lo que a decir verdad no suele ser sencillo) o de atacarles antes de que se den cuenta de nuestra presencia, algo que a su vez no reportará la ventaja de llevar la iniciativa al comenzar el combate.

Una vez se inicie el combate, tendremos que ir dando órdenes a nuestros personajes por medio del habitual sistema de comandos, indicándoles de esa forma que acciones deben realizar, habiendo que aclarar que no hay contador de tiempo, porque lo que cuando nos toque atacar podemos pensar con calma cual será nuestro siguiente movimiento.

En relación a ello como en todo buen RPG, cada personaje se centra en un rol determinado, habiendo algunos que son más letales en los ataques fiscos, mientras que otros aprovechan más el uso de la magia, si no olvidarnos tampoco de que siempre será muy importante que uno de los personajes se centre en ir curando la vida de sus compañeros.

Además una peculiaridad que le da un toque de originalidad al juego, es que cada personaje dispones de dos posiciones de ataque entre las puede intercambiar en pleno combate, lo que a su vez hará que sus habilidades cambien. De esta forma por poner un ejemplo, Amon puede actuar de  ladrón con habilidades como robar o puñalada, pero si cambiamos su estilo de ataque podrá disparar un arma de fuego, lo cual puede ser más eficaz con determinados enemigos, como por ejemplo a la hora de atacar a criaturas voladoras.

Esto último es bastante relevante, ya que todos los enemigos del juego tienen sus propios puntos fuertes y débiles que les hacen ser más o menos vulnerables a determinados ataques, como por ejemplo pueden ser los de fuego, agua, eléctricos, etcétera, por lo que siempre será útil conocer bien a cada uno, y por suerte para facilitarnos esa tarea, cada vez que descubramos a un nuevo enemigo toda esa información se añadirá a un bestiario que podremos consultar en cualquier momento desde el menú de opciones.

De igual modo también tenemos que hacer mención a las grande posibilidades de personalización de los personaje a la hora de evolucionarlos hacia un estilo de combate por medio de un sistema denominado "Talentos", el cual es una especie de tablero en el que podemos ir añadiendo atributos al personaje a través de una especie de cartas que podremos ir combinado, y todo ello además con la gran ventaja de que en cualquier momento podremos cambiar o modificar su configuración y de ese modo no tener ningún miedo a explorar las numerosas variantes posibles, tratándose sin duda de unos de los elementos más divertidos del juego el cual también logra aumentar considerablemente el componente táctico de los combates.

Aunque ahí no termina todo, ya que además dos personajes también pueden crear vínculos entre sí si los ponemos juntos en el equipo, los cuales incluso se irán potenciando con el tiempo, lo que a su vez irá desbloqueando diversas habilidades pasivas que potenciaran a ambos personajes de diversas formas.

Llegados a este punto cabe decir que en general la dificultad del juego nos ha parecido bastante asequible, aunque con ciertos altibajos, ya que si bien la gran mayoría de enemigos no supondrán un problema para nuestros héroes, la cosa cambia cuando nos enfrentemos contra un jefe, llegando a ser estos combates en muchas ocasiones verdaderamente desafiantes.

Asimismo otra peculiaridad que hay que comentar, es que la salud de los personajes no se regenera tras el final de cada combate, por lo que si no préstamos la suficiente atención a sus heridas restaurándoles la salud frecuentemente, podríamos vernos en clara desventaja al iniciar un enfrentamiento incluso aunque estemos luchando con enemigos poco poderosos.

Por lo demás, y continuando ya con el resto de posibilidades del juego, el título cuenta con otros elementos propios de los RPG como por ejemplo la posibilidad de comprar objetos, o incluso de de fabricarlos por nosotros mismos si disponemos de los ingredientes necesarios. Aunque eso no es todo, ya que también se nos invita a cultivar nuestro propio jardín, teniendo para ello que plantar las semillas y preocuparnos de regar las plantas, las cuales nos irán dando frutos que podremos recolectar para usarlo en la fabricación de objetos como por ejemplo pociones de salud, o munición para las armas.

Sin embargo algo que no nos ha terminado de convencer demasiado del juego es que solo se puede guardar partida en determinados lugares concretos del mapeado, y no en el momento que deseemos, lo que en ocasiones puede suponer todo un problema, habiéndonos encontrado incluso en la situación de perder parte de nuestro cuando hemos tenido que dejar la partida antes de poder guardarla, si bien este sistema de guardado es el habitual este tipo de RPG.

Aparado técnico: 

Ya para terminar aún nos queda hacer mención al apartado técnico, el cual no ha logrado sorprendernos demasiado a nivel visual, recordándonos su aspecto a del un juego más propio de finales de los 90, si bien no podemos olvidar que se trata de un título indie.

En relación a ello sobre todo se echa  falta una mayor vistosidad durante los combates, ya que aunque podamos rotar la cámara libremente, esta por defecto permanecerá siempre estática, restando dinamismo visual a los enfrentamientos.

Por su parte los escenarios del juego son algo simples, y sin demasiados detalles, aunque hacen gala de una muy acertada paleta de colores que dota a todo de un cierto aire de dibujos animados. Mientras que en lo concerniente al diseño de los personajes estos tienen un aspecto más bien occidentalizado, que se aleja de la estética manga tan habitual en los RPG por turnos, a lo que hay que sumar que sus animaciones tampoco son demasiado destacable, si bien cumplen su función a la perfección.

Asimismo en lo que respecta al apartado sonoro tampoco hay demasiado que valorar, ya que las melodías musicales pasan más bien desapercibidas, siendo uno de los puntos donde el juego más podría mejorar, algo que también se puede decir de los efectos de sonido que igualmente no han conseguido llamar especialmente nuestra atención.

En relación a ello hay que decir que el juego no hay voces de ningún tipo, por lo que evidentemente no ha sido doblado, mostrándose todos los diálogos por medio de textos en pantalla, los cuales eso si están en perfecto español, siendo esto bastante importante ya que recordemos que en el momento de su salida en versión digital el juego aún no había sido traducido a nuestro idioma.

Conclusiones:

Earthlock: Festival of Magic es un RPG por turnos que se mantiene fiel al estilo de los clásicos de antaño, y cuanto menos resulta muy entretenido de jugar, ofreciéndonos además bastante horas de diversión, por lo que a buen seguro será bien recibido por los aficionados al género, sobre todo teniendo en cuenta  que se trata de un título indie que ha salido a la venta por unos 30 euros.

Aunque el lado negativo, su historia nos ha parecido muy poco profunda, sin que en ningún momento nos haya terminado de enganchar demasiado, lo que es extensible a los propios personajes, careciendo estos del carisma que suele ser habitual en los RPG, a lo hay que añadir un apartado técnico y sonoro algo discreto.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información