Análisis | Vídeos | 21 JUL 2017

Análisis de Fate/EXTELLA: The Umbral Star

Tags: PC Switch
Tras su paso por plataformas PlayStation, Fate/EXTELLA: The Umbral Star lleva toda la acción de la popular franquicia a Nintendo Switch y PC.
Cartel Fate EXTELLA InteriorPlay

Su historia no ha cambiado nada desde la anterior versión, y nos habla sobre la Célula Lunar Autómata, un ordenador espiritual que existe en la luna y tiene el poder de conceder cualquier deseo. En todo el mundo virtual contruido por los espíritus SE.RA.PH., los Siervos y los Maestros que lo controlan luchan por el derecho de ser elúnico dueño de la Célula Lunar Autómata en un conflicto ceremonial conocido como la Guerra del Santo Grial.

En la actualidad, la Sierva Nero Claudius y su Maestro han ganado la Guerra del Santo Grial y han obtenido el mecanismo de deseos universal, el Santo Grial, y, junto a él, el Regalia, un anillo que prueba su reinado. Con él gobiernan sobre los Siervos enemigos y dan comienzo al nuevo mundo de la luna. Pero un nuevo enemigo ha aparecido ante ellos, y este enemigo tiene algo que no debería existir: otro Regalia.

Este argumento fue creado por el autor de la saga, Nasu Kinoko, en exclusiva para el juego, ofreciendo un desarrollo bastante interesante. Es contado desde la perspectiva independiente de tres heroínas – Nero Claudius, Tamamo no Mae y Altera -, junto con otras historias paralelas que ayudan a completar el argumento principal. Aquí aparecen tanto nuevos como antiguos personajes de la franquicia que harán las delicias de los fans.

La nueva versión de Fate/EXTELLA: The Umbral Star sigue el estilo visto en la anterior, con un título de acción musou en el que controlando a los Siervos nos enfrentamos a multitud de enemigos tanto en el suelo como en el aire en intensas batallas con los movimientos que caracterízan a cada personaje, lo que incluye la posibilidad de transformarse. Cada misión cuenta con varios niveles de dificultad entre los que elegir (indicándose al lado de éstas el nivel recomendado para afrontarlas), obteniendo mejores botines cuanta mayor sea.

Estas misiones no son demasiado variadas y, aunque incluyen diferentes objetivos, casi siempre se centran en hacernos con el control de los sectores  para completar la Matriz del Régimen y forzar a que aparezca el jefe, enfrentándonos entonces a él para intentar conseguir la victoria.

Cada localización se divide en sectores. En el minimapa podemos ver en todo momento los territorios que posee cada Siervo, así como los que aparecen en gris en espera de ser reclamados. Establecer una buena estrategia es fundamental para intentar hacernos con el control de la batalla ya que, mientras intentamos conseguir nuevas zonas, los rivales atacan las nuestras para recuperarlas y así mermar nuestro poder ofensivo.

Para reclamar estos sectores tenemos que acabar con enemigos hasta rellenar las siluetas de unos personajes que aparecen indicadas a la derecha en la interfaz de la pantalla. Una vez completadas, aparecen Agresores que tenemos que derrotar para hacernos con el control de la zona. Los escenarios y enemigos además esconden algunos objetos para curarnos, rellenar un porcentaje de las barras de ataques especiales o potenciar nuestras habilidades durante un tiempo entre otros extras.

Los controles resultan muy ágiles e intuitivos, contando con combinaciones de ataques fuertes y débiles, saltos y el impulso para dar lugar a devastadores movimientos. Sólo podemos fijar a los jefes, algo que nos hubiera gustado poder hacer con otros enemigos. Junto a la vitalidad tenemos un indicador dividido en sectores que rellenamos al golpear a los enemigos. Este nos permite llevar a cabo la Maniobra Extella, un movimiento especial con el que causamos un gran daño a un amplio rango de enemigos. También está otro medidor de color naranja que, al completarlo, nos permite activar el Moon Crux, una transformación que aumenta el poder ofensivo para destrozar las defensas enemigas. Cuando este medidor se agota realizamos el Moon Drive, un poderoso pero breve ataque.

Para desatar el ataque más potente de los Siervos, el Fantasma Noble, tenemos que recoger tres Circuitos Fantasmales escondidos por los escenarios, aunque esta tarea resulta sencilla al aparecer marcados en el minimapa. Hay que tener cuidado, ya que es un movimiento que también pueden realizar los enemigos causando daños devastadores.

Al acabar con enemigos obtenemos experiencia con la que subir de nivel y, en consecuencia, mejorar las características generales del personaje en cuestión y aprender nuevos movimientos y habilidades. Entre combates, podemos Instalar Habilidades de tres tipos: Rojas que se basan en el ataque, Azules para la defensa y Amarillas centradas en habilidades auxiliares. El número que podemos equiparnos está determinado por el nivel del personaje y, si las conectamos en la misma red neuronal, se potencian. Como sucede con los códigos, pueden desmontarse para conseguir QP.

Los Maestros, de los cuales elegimos el sexo y nombre al comienzo del juego, no participan activamente en las batallas, pero nos dan su apoyo utilizando Códigos. Estos hechizos se asignan al pad direccional y ofrecen una gran variedad de efectos, ya sean ofensivos, defensivos, curativos o incluso la posibilidad de cambiar con otro Siervo. Se pueden complementar con un equipamiento que otorga a los Siervos varias habilidades, conociéndose este como Códigos Místicos. Los obtenemos de las batallas, y pueden crearse o mejorarse utilizando otros códigos y QP, la moneda del mundo virtual de Extella. Si no necesitamos algún código siempre podemos dividirlo para conseguir más QP.

Por otro lado están los Sellos de Comando, una especie de tribal que se divide en tres partes y prueba el contrato entre el Maestro y su Siervo. Cuando caemos en combate, podemos elegir seguir luchando hasta un total de tres veces o utilizar todos de una vez para restaurar la salud y potenciar sus habilidades durante un breve periodo de tiempo.

Desde Mi Habitación, que sirve como menú de preparación para los combates,  podemos conversar con nuestro Siervo para intentar fortalecer lazos si damos las respuestas adecuadas a sus preguntas. También es posible fortalecer estos lazos entre Maestro y Siervos completando tareas secundarias, encontrando hasta cinco desafíos en cada nivel a superar representados por diferentes personajes del juego. Cada fase puede ser rejugada para mejorar nuestra clasificación o subir de nivel.

Junto al modo historia tenemos las Historias Paralelas, donde profundizamos más en las historias de los personajes que hemos desbloqueado, pudiendo aumentar su nivel con dinero y mejorarlos con diferente equipamiento. Después está Batalla Libre, que nos permite jugar los mismos escenarios pero con nuestro Siervo favorito, aliado o enemigo, que hayamos desbloqueado en la historia.

Por último, hay una Galería que nos permite ver los perfiles de los Siervos, escuchar sus voces y ver sus modelos 3D y animaciones, los eventos desbloqueados, escuchar la música o consultar diversa información sobre su mundo y objetos.

La versión de Nintendo Switch incluye de serie 30 trajes que anteriormente llegaron como contenido descargable de pago, además de un traje completamente exclusivo, Unshackled Bride.

Es la única novedad que encontraréis, más allá de poder jugar en cualquier parte gracias a los modos televisor, sobremesa o portátil.

El apartado gráfico es muy similar a la versión de PlayStation 4, con personajes bien modelados y animaciones que dejan un tanto que desear. Esto se compensa con sus buenos diseños, los espectaculares ataques especiales y las transformaciones, funcionando con mucha fluidez para que la jugabilidad no se vea afectada. Las localizaciones no son demasiado amplias y se sienten un poco vacías y lineales, pero son variadas y ofrecen diferentes alturas a recorrer.

La banda sonora está bastante mejor, con temas que le aportan frenetismo a las batallas y que son algo más comedidas en los menús y eventos. Tenemos efectos de sonido de gran calidad y las voces originales en japonés, lo que es sin duda uno de los mejores apartados del juego. Existe la opción de elegir textos en inglés, japonés, chino y koreano, prescindiendo de nuevo del castellano.

Fate/EXTELLA: The Umbral Star sigue ofreciendo combates frenéticos bastante divertidos y una historia bien llevada que presenta detalles interesantes incluso para los que no conozcan la licencia. Hay que tener en cuenta que es un juego en el que estaréis constantemente luchando contra grandes oleadas de enemigos, por lo que si no os atrae el género musou quizás no os llame su propuesta.

No encontraréis grandes cambios respecto a las anteriores versiones más allá de los DLCs incluidos de serie y el poder jugar donde queramos con Switch, haciendo que sea poco recomendable para los que ya lo disfrutaron en su día.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información