Análisis | Vídeos | 30 AGO 2018

Análisis de Freedom Planet

Tags: Switch
Tras su paso por varias plataformas, Freedom Planet llega a Nintendo Switch. Una nueva aventura que os trasladará hasta la era dorada de los juegos de plataformas.
Cartel Freedom PlanetPlay

Freedom Planet es un juego de plataformas, acción y puzles de desarrollo lateral que utiliza un estilo gráfico de 16 bits pero con efectos cuidados para hacer que se sienta actual. Un título que combina algunas de las mecánicas vistas en los juegos de la época de Mega Drive, tales como Sonic, Ristar o Mega Man entre otros, si bien se siente original por el gran trabajo realizado a la hora mezclarlos.

Su historia nos lleva hasta el mundo de Avalice, donde sus tres reinos están siendo atacados por unos malvados invasores que planean hacerse con el mundo. Nuestro objetivo es devolverles la paz manejando a uno de los tres personajes principales: Sash Lila, Carol Tea o Milla Basset (aunque este último nos tocará desbloquearlo). Como véis, el argumento no es uno de los puntos destacados de la aventura. Tanto es así que nada más comenzar se nos da a elegir entre dos opciones: Aventura, que incluye las escenas, o Clásico, donde nos proponen jugar avanzando a través de los niveles sin más.

Los controles son muy precisos, si bien cambian dependiendo del personaje que elijamos. Lila es muy veloz y puede utilizar un potente impulso para llegar hasta zonas que en principio parecían inalcanzables. Carol, por su parte, es algo más lenta, pero lo compensa con su gran fuerza, el utilizar patadas al más puro estilo de Chun Li y la capacidad de manejar una moto para desplazarse por los escenarios y acabar con enemigos. Por último tenemos a Milla, que tiene la capacidad de crear bloques para utilizarlos como escudo o atacar y la posibilidad de impulsarse un poco con sus orejas.

Hay que tener en cuenta que los movimientos especiales de cada una requieren el gasto de un poco de barra de habilidad, por lo que hay que usarlos con cabeza, recargándose ésta al poco tiempo de gastarse. La vitalidad está representada por unas hojas que se gastan al recibir daño de los enemigos, pudiendo recuperarla recogiendo la que encontréis por los escenarios. También hay unos cristales que, al haceros con cierta cantidad, nos permiten conseguir más vidas para la aventura.

Un detalle importante es que una vez seleccionado un personaje tendréis que completar la aventura con él, no pudiendo alternar entre ellos en ningún punto intermedio. Eso sí, nos ha gustado que la experiencia varíe bastante de una a otra, encontrando nuevas formas de explorar su mundo y acabar con los enemigos, con montones de secretos escondidos por cada rincón.

Los escenarios del juego son enormes y os llevará bastante tiempo completar un nivel, sobre todo si queréis recorrerlos a fondo, descubrir sus múltiples bifurcaciones y haceros con los coleccionables. En ocasiones pueden resultar un tanto confusos, pero están lo suficientemente bien diseñados para que tras unos minutos déis con el camino correcto. Además, a lo largo de los mismos encontraréis algunos puzles, ya sean obligatorios para avanzar o para desbloquear rutas alternativas que os lleven hasta los secretos. Es uno de los aspectos que más os llamará la atención en un primer contacto, teniendo que dedicarle bastante tiempo en cada partida.

Hay niveles de todo tipo y que harán las delicias de los jugadores veteranos, tales como templos cargados de trampas, zonas subacuáticas, junglas frondosas e incluso lugares congelados en el que cada salto es un reto, entre muchos otros. Lo mejor es que cada uno añade una mecánica nueva que le aporta variedad a su desarrollo, por lo que nunca se hace aburrido en este sentido. En ellos encontraréis múltiples enemigos a derrotar, cada uno con su propio patrón de movimientos y puntos débiles a localizar, así como desafiantes jefes finales que pondrán a prueba vuestra destreza.

En cuanto a duración, estamos ante un juego bastante extenso para tratarse de un plataformas, sobre todo si queremos completar la aventura con los tres personajes y descubrir todos los secretos y coleccionables que su mundo oculta, con cuatro niveles de dificultad que se ajustan a la habilidad de cada jugador. Como extras tenemos un modo contrarreloj que hará las delicias de los speedrunners o la galería, donde podréis ver las cartas conseguidas durante vuestro viaje, insignias por realizar determinadas tareas o consultar datos como el tiempo que hemos tardado en completar un nivel, los cristales conseguidos, las cartas o las insignias.

Su apartado gráfico nos ha gustado bastante, apostando por un estilo pixelado con mucho encanto tanto para personajes como para escenarios, estando todo muy cuidado. Los diseños son llamativos, los efectos están trabajados y la interfaz es minimalista para no entorpecer la acción. Por poner una pega, los menús no nos han gustado demasiado, encontrando a veces incluso frases entrecortadas.

En el sonoro tenemos unas melodías que no destacan demasiado, geniales efectos de sonido y algunas voces en inglés para los diálogos bastante buenas. Lo  mejor es que nos llega con textos en castellano, si bien algunas frases son mejorables y ciertas palabras aparecen cortadas, pero os ayudará a seguir la trama.

Freedom Planet es, en definitiva, un juego de plataformas, puzles y acción que hará las delicias de aquellos jugadores que disfrutaron en su día de los juegos de Mega Drive centrados en este género. Su combinación de mecánicas funciona bastante bien, pero lo mejor es la variedad de escenarios y el genial diseño de los mismos, encontrando multitud de secretos que aseguran muchas horas de juego. Además, los tres personajes están bien diferenciados para hacer que la experiencia sea distinta con cada uno de ellos. Como parte negativa tenemos su historia, que rompe con el dinamismo de la aventura y nos parece un tanto prescindible.

Aún así, se trata de un título verdaderamente entretenido que destaca aún más por poder jugarlo en cualquier parte gracias a las capacidades de la consola, así que se lo recomendamos a todo aquel que disfrute de los juegos de plataformas bidimensionales.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios