Análisis | Vídeos | 03 ABR 2018

Análisis de Hakuoki Edo Blossoms

Tags: PC PS Vita
Desentraña los secretos del Shinsengumi y encuentra la pareja de tus sueños en Hakuoki: Edo Blossoms, una novela gráfica para PSVita y PC que, además, es la continuación directa de Hakuoki: Kyoto Winds.
Cartel Hakuoki Edo BlossomsPlay

Hakuoki: Edo Blossoms es la segunda parte y remasterización de las queridas novelas gráficas de Hakuoki, que llega para concluir las aventuras de Chizuru tras los eventos acaecidos en Hakuoki: Kyoto Winds. Como en el primer juego, aquí podemos ponerle un nombre a la protagonista, pero en lugar de elegir su rumbo según avanzamos, aquí tenemos trece rutas diferentes nada más empezar. Nueve de ellas están centradas en los personajes que conocimos en Kyoto Winds (Chikage Kazama, Hajime Saito, Heisuke Toudou, Keisuke Sanan, Sanosuke Harada, Shinpachi Nagakura, Souji Okita, Susumu Yamazaki y Toshizo Hijikata), tres en otros completamente nuevos (Hachiro Iba, Kazue Souma y Ryouma Sakamoto) y una última en la propia Chizuru.

Su historia nos habla de Chizuru Yukimura, que viaja desde Edo a Kioto con la esperanza de encontrar a su padre, quien misteriosamente se desvaneció. En su viaje se encontró con el Shinsengumi y pasó los siguientes cuatro años trabajando con ellos para localizar a su padre. En 1868, el último año del período Bakumatsu, el Shinsengumi, con Chizuru a su lado, participó en la Batalla de Toba-Fushimi para decidir el futuro del Shogunato Tokugawa contra la creciente ola del nacionalismo imperial. Desafortunadamente, la derrota del Shinsengumi llegó rápidamente a manos del Ejército Imperial y se retiraron a Edo avergonzados.

Éste resultó ser un regreso agridulce tanto para Chizuru como para los guerreros del Shinsengumi, ya que la ciudad de Edo se parecía mucho a la suya, sumida en los vientos desgarradores del cambio que recorrían todo el país. Como la supervivencia del Shinsengumi se vio amenazada, tenían que tomar una decisión: descartar sus principios o renunciar a sus vidas. Algunos de ellos no tenían esa opcón y se ocultaron en la oscuridad para proteger el mayor secreto del Shinsengumi: las Furias.

La trama se centra en Chizuru y los guerreros del Shinsengumi, que luchan por mantener su fe en una época con un rápido cambio social en Japón y sobre el destino de aquellos que intentaron resistirse a ese cambio. Es muy interesante, entretenida y con muchos giros inesperados llenos de traiciones, amistades y romances, además de tener personajes bien recreados y cuya personalidad está perfectamente diferenciada. Si bien, al tratarse de una continuación directa, haber jugado a la primera entrega se vuelve esencial si queremos ponernos en situación, ya que el prólogo incluido se queda un tanto escaso en detalles.

Esta continuidad se nota en todo, desde las mecánicas jugables, que siguen consistiendo mayormente en leer textos, avanzarlos rápidamente, tomar decisiones o retroceder para cambiarlas, al estilo de los menús. Como en el anterior juego, podemos ocultar los textos para apreciar bien sus geniales ilustraciones, consultar el nivel de cercanía con el personaje en cuestión y guardar en cualquier momento para seguir con la aventura en otro momento.

El mayor cambio radica en el transcurso de la aventura. Antes era más complicado llegar hasta el verdadero final, ya que cualquier elección a partir del cuarto capítulo podría cambiar la ruta de la historia, haciendo muy necesaria una guía para dar con el bueno. Pero al ser elegidas ahora al comienzo del juego, sólo nos tenemos que centrar en dar las respuestas adecuadas, apareciendo unas mariposas sobre el personaje si damos con la correcta. Además, si falláis no debéis preocuparos, ya que siempre podéis volver un poco hacia atrás para cambiar la decisión tomada.

En cuanto a duración, estamos ante una aventura bastante larga, teniendo casi todos los personajes un total de unos cinco capítulos, a excepción de Chizuru, que sólo tiene uno. Esto hace que sea muy extenso, aunque, a diferencia del primer juego, al no tener rutas tan diferenciadas en la historia pierde algo de rejugabilidad, pero sus 30 finales y el intentar lograr todos los trofeos aseguran muchas horas de juego. Como no podía ser menos, contamos además con una enciclopedia y una galería de arte en la que podemos revivir los momentos más impactantes de cada historia.

Su apartado gráfico sigue siendo bastante simple, con ilustraciones y textos que nos van narrando el argumento. Nos han gustado mucho sus diseños, tanto de personajes como de escenarios, a pesar de echar en falta algo de animación que le diera más vida a las conversaciones. Lo único que veréis de vez en cuando es a los personajes mover la boca, pero nos resulta insuficiente.

En el sonoro tenemos buenas melodías para acompañar las conversaciones y, sobre todo, un estupendo doblaje en japonés. Lo peor es que todos los textos del juego nos llegan completamente en inglés, siendo un requisito imprescindible tener un buen nivel del mismo para seguir la trama.

Hakuoki: Edo Blossoms es una novela gráfica bastante entretenida si el género otome os atrae, con una historia llena de momentos de drama, humor y giros sorprendentes. Cada ruta es única y puede dar lugar a diferentes finales, haciendo que sea un juego bastante extenso. Como pega  tenemos su nula interactividad jugable más allá de la toma de decisiones y los abundantes textos en inglés, los cuales echarán para atrás a aquellos que no se manejen bien con el idioma.

Si disfrutastéis con Kyoto Winds no os podéis perder su continuación para conocer como termina todo, siendo necesario jugar ambos juegos para no perderse ningún detalle de la trama.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios