Análisis | Vídeos | 09 FEB 2017

Análisis de Poochy & Yoshi's Woolly World

Yoshi regresa a Nintendo 3DS con Poochy & Yoshi´s Woolly World, la adaptación del juego de Wii U que añade nuevas características y personajes a este mundo lanudo. Conoce a Poochy y las novedades de esta entrega con nuestro análisis.
Cartel Poochy & YoshiPlay

Su historia es la misma que pudimos disfrutar en su día en la versión de sobremesa, donde Yoshi y sus compañeros disfrutaban del  día más cuando de repente aparece Kamek yconvierte a casi todos en bolas de estambre. Nuestro objetivo es muy simple, manejar a Yoshi - que esta vez cuenta con la ayuda de Poochy - para rescatar a sus amigos y poner fin a las travesuras de este malvado ser de una vez por todas.

Poochy & Yoshi´s Woolly World es un juego de plataformas de desplazamiento horizontal en el que nos toca explorar a fondo los escenarios para descubrir todos sus secretos. El juego principal es bastante accesible, no suponiendo un gran reto para cualquier tipo de jugador. Pero conseguir el 100% es muy distinto, ya que hacerse con las cinco flores, las cinco madejas de lana y los veinte sellos de cada nivel lleva mucha insistencia y horas de búsqueda.

Sus controles conservan los movimientos vistos en los juegos protagonizados por el simpático dinosaurio, con un salto que incluye un pequeño vuelo para conseguir un ligero impulso, una caída fuerte desde el aire y la posibilidad de lanzar la lengua para atrapar enemigos y escupirlos o transformarlos en huevos - siendo en esta ocasión ovillos de lana que posteriormente podemos lanzar, ya sea para destruir obstáculos, acabar con enemigos o crear nuevas partes del escenario para alcanzar lugares inaccesibles.

Tanto el mundo como los personajes están totalmente recreados en lana, encontrando hebras de las que podemos tirar para desvelar nuevos secretos y conseguir a su vez grandes ovillos. Este motivo no es una simple decoración, ya que afecta directamente a la jugabilidad con elementos que modifican nuestros movimientos o que nos permiten interactuar con partes del escenario de formas muy originales.

Además de los típicos enemigos - cada uno con su propio punto débil -, tenemos a jefes bien diferenciados cuya dificultad va en aumento según avanzamos en el juego, con diseños y patrones de movimientos realmente buenos.

Los niveles son muy variados y están genialmente diseñados, haciendo que sea tremendamente divertido jugarlos de nuevo gracias también a sus intuitivos controles. En algunos de ellos tenemos incluso que transformar a Yoshi para avanzar, encontrando un total de seis diferentes: Gigante – que puede abrirse paso a través de cualquier obstáculo a pisotones y coletazos -, Paraguas – útil para navegar con el viento -, Motocicleta – con la que arrollar enemigos y subir por las paredes -, Topo – para excavar ciertos terrenos -, Hélice – surcando los cielos con un avión mientras disparamos – y Sirena – que permite nadar a toda velocidad por el agua y realizar saltos acrobáticos.

Una de las mayores novedades es el poder manejar a Poochy en unas fases opcionales en las que nuestro cánido se dedica a correr mientras nosotros saltamos y esquivamos obstáculos para recoger cuentas y a los Poochitos. Resultan demasiado básicas y no están tan cuidadas como el resto del juego, pero tenéis que pasar por ellas si queréis obtenerlo todo.

Hay muchos extras a conseguir, desbloqueando las flores nuevas fases, los ovillos de lana más patrones para Yoshi y sellos – que se consiguen al recoger ciertas monedas – que podemos utilizar en Miiverse. Además, si queremos obtener el 100% de cada nivel tenemos que obtener todas las flores, ovillos y sellos, así como llevar la vitalidad al completo al finalizarlo, obligándonos a recoger corazones de ciertos lugares.

Si tenéis dificultades para avanzar contamos con un Modo Relajado que le añade alas a Yoshi para que pueda volar con total libertad – como ya pudimos ver en la versión original – y, como novedad, la compañía de tres pequeños Poochitos que se dedican a olfatear para descubrir secretos, como pasajes y objetos ocultos. Este modo se puede activar o desactivar en cualquier momento, aunque no es muy aconsejable ya que estropea la diversión de buscar y descubrir los secretos por uno mismo. Por si todo esto fuera poco, en los niveles conseguimos insignias que después podemos activar al comienzo de cada uno para recibir más ayudas.

Lo que no nos ha gustado nada es la eliminación del modo multijugador cooperativo local, que le añadía una gran profundidad y diversión al juego original.

Junto a todo ello tenemos un Modo Cine en el que podemos disfrutar de una serie de vídeos realizados con animación estilo stop-motion. Resultan bastante simpáticos y entretenidos, encontrando al final de ellos una pregunta realicionada con el mismo que si acertamos nos dará acceso a más cuentas. Lo peor es que se desbloquean con el paso de tiempo real en lugar de estar incorporados a la propia aventura.

Como ocurría con el juego original, los amiibo desbloquean nuevos patrones para Yoshi basados en algunas de las populares franquicias de Nintendo, colores o habilidades. Si tenemos el de Poochy éste nos ayudará a lo largo del juego, además de desbloquear nuevos desafíos para conseguir más diseños de la criatura. Pero ahora además tenemos la posibilidad de crear nuevos colores y patrones para Yoshi y después compartirlos a través de StreetPass. En total tenemos hasta diez huecos donde fabricarlos.

En el apartado técnico, como es lógico, ha sufrido varios recortes respecto al juego original, pero luce realmente bien. Los escenarios han perdido detalle por tener menos elementos en pantalla y la menor resolución, algo que se refleja también en las texturas de dichas localizaciones y los personajes. Aún así mantiene un gran nivel por las geniales animaciones  y por los diseños en general, funcionando todo con mucha fluidez - lo que le sienta muy bien a la jugabilidad -.

La banda sonora, por otra parte, es la misma que la del juego original y apenas encontraréis cambios. Las melodías acompañan bien durante toda la aventura, son de gran calidad y cuentan con temas simpáticos y pegadizos. En cuanto a los efectos, son perfectamente reconocibles por los fans de la franquicia, con textos en completo castellano para no perdernos ningún detalle.

Poochy & Yoshi´s Woolly World es una gran conversión del juego original a la portátil, con algunas novedades bastante interesantes. El control del personaje y explorar en profundidad sus localizaciones con el fin de encontrar todos sus secretos es una delicia, haciendo que su duración sea extensa - más si queremos conseguir completarlo en su totalidad -.

Quizás no sean suficientes cambios si ya lo disfrutastéis en su día en la sobremesa de Nintendo, pero si no lo probasteis es sin duda un título imprescindible para la consola.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información