Análisis | Vídeos | 06 AGO 2018

Análisis de Pool Panic

Tags: PC Switch
Muchas aventuras os esperan en Pool Panic, el nuevo juego de Adul Swim Games en el que utilizando mecánicas variadas basadas en los juegos de billar tendréis que superar múltiples pruebas.
Cartel Pool PanicPlay

Pool Panic es un juego de aventuras y puzles en el que manejaréis una bola blanca de billar, teniendo que explorar un enorme y colorido mundo lleno de lugares variopintos. Cada fase tiene un objetivo común, intentar entrar en los distintos agujeros del escenario todas las bolas ocultas,en el menor tiempo posible y sin caer nosotros en ninguna trampa, con el fin último de insertar la bola negra para abrir una ruta de escape. Puede parecer sencillo, pero gracias a sus múltiples posibilidades jugables es un reto que requiere mucha paciencia y habilidad.

Los controles son muy simples, desplazando libremente al personaje por los escenarios para posteriormente apuntar al objetivo y, con el taco, golpear la bola con más o menos fuerza, dependiendo de lo que necesitemos en ese momento. Cada fase tiene una misión, pero casi siempre consiste en entrar cierto número de bolas y finalmente la negra para desbloquear el una salida de la fase. Lo malo es que esto no se explica en ningún momento, así que os toca investigar a fondo hasta dar con lo que tengáis que hacer.

Todos los niveles cuentan con objetivos secundarios que consisten en conseguir entrar en los hoyos todas las bolas ocultas por el nivel, en un tiempo limitado, con un determinado número de golpes y sin que nuestro personaje muera. Al principio es bastante sencillo, pero según avancéis por su mundo descubriréis que no es una tarea fácil de realizar. Además hay ciertos objetos a conseguir que desbloquean nuevas rutas en el mapa.

Quizás lo que menos nos ha gustado es la escasez de tutoriales, ya que una vez te sueltan en el mundo te sientes un poco perdido y sin saber exactamente que hacer. Pero no os preocupéis, ya que mediante la exploración y el ensayo y error os haréis pronto al juego. Comentar también que la cámara da ciertos problemas en determinadas localizaciones, haciendo que todo se vuelva un poco caótico.

Tampoco ayuda que las físicas no estén tan conseguidas como nos gustaría, haciendo que, junto a una cámara un tanto irregular, en ocasiones ciertos objetos queden ocultos y no sean fácilmente localizables. Además, hay momentos en los que los puzles quedan sin solución por no poder interactuar con algún objeto, así que os tocará reiniciarlos para encontrar una solución.

El menú principal del modo Historia es un mundo desde el que accedemos a las diferentes fases. Este lugar está cargado de secretos y para tener acceso a nuevas zonas antes os toca conseguir ciertos objetos ocultos por el mapa o bien en los propios niveles. Recorrerlo puede llevaros mucho tiempo, pero descubrir todas las fases y completarlas al cien por cien es una tarea a la que tendréis que dedicar multitud de horas. También hay que comentar que, al finalizar cada nivel conseguimos puntos que podemos invertir en hacer crecer una montaña que a su vez nos da acceso a nuevos niveles.

Lo que más nos ha gustado es la gran variedad de fases que hay. Desmantelar una casa, cortar hierba alta para descubrir bolas ocultas, acabar con una banda de moteros, atraer a una banda de música hasta un agujero, derribar bolas de una noria en un parque de atracciones, ganar una partida de air hockey, robar un banco o incluso luchar contra grandes jefes entre muchas otras sorpresas inesperadas. Nunca se hace aburrido e intentar averiguar lo que hay que hacer es tremendamente entretenido. A esto también ayudan los tipos de bolas, de las cuales encontraréis algunas estáticas, otras esquivas, agresivas, de tipo zombi que si nos alcanzan nos transforman o esqueletos que ascienden entre muchos más tipos. Todas ellas llevan incluso adornos que podemos quitarles por simple diversión o para resolver algunos acertijos.

En cuanto a modos de juego, junto a la ya nombrada campaña tenemos el Modo Pánico, donde hay que superar en un tiempo limitado mesas de billar que se generan aleatoriamente. Por otra parte hay un modo multijugador local llamado Estadio Versus para hasta cuatro jugadores y muchas otras modalidades que se desbloquean a medida que completáis niveles. Todo esto hace que la duración del juego sea tremendamente extensa, con muchos desafíos a completar, tareas secundarias y misiones a nuestra disposición.

El apartado gráfico nos ha encantado, mezclando diseños simpáticos y gamberros dibujados a mano con entornos tridimensionales que le dan un aspecto adulto. Es un placer ver la gran variedad de localizaciones y lo trabajados que están cada uno de sus detalles, funcionando todo de forma muy fluida en todo momento. Eso sí, las físicas, aunque están bastante bien, en ocasiones dan problemas que nos obligan a reiniciar una fase, como ya hemos comentado.

La banda sonora, por su parte, cuenta con temas que acompañan a la perfección cada uno de los niveles, si bien a la larga puede hacerse repetitiva. Lo mismo ocurre con la canción que escucharéis al final de cada nivel, la cual se os quedará grabada y tararearéis en más de una ocasión. Los efectos también están conseguidos, llegándonos los textos del juego en completo castellano.

Pool Panic es un título original, divertido y muy variado que hará las delicias de todos aquellos jugadores que busquen algo distinto. Los puzles hacen que sus mecánicas se sientan diferentes a pesar de usar una misma base, mientras que los controles funcionan bastante bien. Es cierto que en ocasiones hay problemas con la cámara y que las físicas pueden llegar a causar algún bug, pero en general la experiencia es muy satisfactoria.

Un juego que os entrará rápidamente por los ojos, pero que además os enganchará de manera irremediable con la cantidad de situaciones inesperadas que os esperan a lo largo de su desarrollo.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios