Análisis | Vídeos | 23 NOV 2016

Análisis de Pro Evolution Soccer 2017

Como cada año llega una nueva entrega del simulador de fútbol de Konami, Pro Evolution Soccer 2017, incorporando diversos ajustes y añadidos que mejoran la experiencia. Descubre en nuestro análisis sus principales novedades.
Cartel PES 2017 InteriorPlay

Lo primero que notaréis respecto a otras entregas de la saga es que el número de licencias ha decaido bastante, encontrando pocos equipos reales al completo entre los que elegir. Se han añadido muchas licencias de campeonatos sudamericanos, así como de la Champions, la Europa League o la AFC Champions League, a pesar de no contar con algunos de sus equipos. Al menos los reconoceréis por sus jugadores, que la mayoría sí son los reales y están en sus respectivos equipos, y podréis optar por cambiarlos gracias a un completo editor. Si contáis con la versión de PS4 además es posible importar imágenes, por lo que podéis bajaros un archivo que deje el juego perfecto al momento.

El número de estadios se ha incrementado, pero seguimos encontrando el mismo problema que en los equipos, la falta de licencias. Estos también se pueden editar y cuentan con más opciones para hacerlo que en el anterior juego, aunque son insuficientes.

Un detalle que agradará a los culés es que el Barça toma un gran protagonismo en este juego, prestando su imagen para la portada y los menús del juego. A todo ello hay que sumarle la perfecta recreación de sus jugadores, el estadio, sus cánticos y la incorporación de equipaciones clásicas y leyendas del club. Esto, por su parte, puede molestar a los seguidores de otros clubes.

En cuanto a su jugabilidad, hemos notado que los jugadores se mueven de forma más natural y cuentan con características únicas que los diferencian del resto. Esto se nota más en jugadores destacados como Messi, con mucha agilidad y rapidez a la hora de ejecutar regates, o en Cristiano Ronaldo, utilizando su característico estilo a la hora de lanzar las faltas. Aquí se tiene en cuenta incluso su físico, por lo que es más sencillo aguantar el balón o jugarlo por alto cuando los jugadores tienen más tamaño. A pesar de haberse mejorado un poco las físicas de choque, todavía se siguen produciendo ciertos movimientos antinaturales, un aspecto a cuidar en futuras entregas.

Al tocar el balón se notan dichos cambios y ajustes, reaccionando cada jugador de una forma única dependiendo de la situación en la que nos encontremos. El comportamiento del balón está muy cuidado y, como en la vida real, en ocasiones es impredecible, determinando las características de cada jugador cómo lo controlan y consiguiendo así que las jugadas que realizamos sean más efectivas cuanto mejor sean los protagonistas que intervienen en ellas. Esto afecta también a los pases, que varían según la situación del jugador, la dirección y el ángulo elegido.  Por ello, es más sencillo darlos cuando no estamos corriendo ni tenemos la presión del rival encima, pasando exactamente lo mismo al efectuar los disparos a puerta.

Para hacer que sea más complicado marcar goles, los porteros han recibido nuevos movimientos y animaciones que los vuelven más ágiles y versátiles. Se han potenciado tres aspectos: el desvío del tiro cuando el balón va cerca de los pies, la reacción instantánea a los tiros laterales inesperados y las paradas con la punta de los dedos justo antes de que el balón rebase por completo la línea de gol.

Algo que nos ha gustado mucho son las nuevas estrategias en las jugadas a balón parado, abriendo multitud de opciones tácticas a la hora de atacar o incluso cuando estamos defendiendo. El sistema de apuntado a la hora de lanzar es bastante bueno, pero quizás debería estar mejor ajustada la barra de fuerza, que sube con mucha rapidez.

La inteligencia artificial de los rivales se adapta según el estilo de juego que utilizamos, por lo que abusar de una misma jugada varias veces puede llevar a pérdidas de balón. Esto hace que cierren mejor los espacios o que marquen más al jugador que más pases recibe, añadiéndole diversión a los partidos e imprevisibilidad.

Durante los partidos podemos cambiar la actitud ofensiva o defensiva  del equipo, lo que nos permite reaccionar de inmediato a determinadas situaciones con un simple botón. Antes de comenzar, además, podemos darles a los equipos instrucciones avanzadas para hacer que tengan una determinada ideología a la hora de jugar, proporcionándole un mayor realismo y variedad. Gracias a estas opciones podemos hacer que los jugadores presionen arriba o realizar un marcaje hombre a hombre entre otras muchas posibilidades.

El ritmo de juego es muy bueno, aunque se puede ajustar en las opciones para adaptarse al gusto de cada jugador. Lo que si hemos notado es que su dificultad es algo baja, por lo que recomendamos jugar en la más alta si sois jugadores experimentados en la saga, así como desactivar todas las ayudas en el menú para hacer que los partidos resulten aún más realistas. Al requerir mucha habilidad, es preferible activar el control manual tras haber disputado varios partidos.

En cuanto a modos de juego encontramos pocas novedades. Junto a las típicas ligas y campeonatos tenemos la famosa Liga Master, que conserva su calidad y añade pequeños cambios que lo hacen aún mejor. Los jugadores ahora cuentan con un sistema de progresión más satisfactorio y, además de conseguir nuevas habilidades, pueden adaptarse a nuevas posiciones en el campo a medida que juegan o entrenan en ellas. Los traspasos de jugadores ahora son más flexibles, siendo más emocionante el último día de fichajes.

Junto a la Liga Master tenemos myClub, donde tenemos que construir poco a poco a nuestro equipo ideal para competir contra la IA u otros jugadores. Para ello tenemos que conseguir monedas jugando partidos, lo que nos permite a su vez contratar ojeadores para que busquen futbolistas que se ajusten a nuestras necesidades. Una de las novedades está en la casa de subastas, donde encontraremos a ojeadores que nos permiten fichar a jugadores concretos, y en los análisis de los partidos, ideales para conocer el estilo de juego de nuestros rivales y elegir la estrategia correcta para el partido. Todas las mecánicas de este modo y las novedades son explicadas mediante un completo tutorial.

Por último, en cuanto a modos de juego para un jugador, está Ser una leyenda, en el que elegimos a un futbolista real o creamos uno para vivir su carrera al completo, aunque no encontramos novedades destacables.

Pasando al online, está la típica Partida Rápida, donde disputamos partidos contra otros jugadores sin afectar a nuestras estadísticas generales; Divisiones en Línea, con una serie de temporadas de diez partidos y donde subimos o bajamos de división dependiendo de nuestros resultados; Vestíbulo Partidos Amistosos, que permite ajustar diferentes parámetros para jugar con nuestros amigos; Vestíbulo de Juego en Equipo, igual que el anterior pero con hasta 22 jugadores en total; y Campeonato en Línea, para competir contra otros jugadores en torneos.

Cabe mencionar que el rendimiento online ha sido muy mejorado respecto a la anterior entrega, y no hemos encontrado apenas lag en los encuentros que hemos disputado. Como siempre, esto dependerá sobre todo de vuestra conexión y de la del rival.

En cuanto al apartado gráfico, los jugadores más famosos y cuyos rostros han sido escaneados resultan tremendamente realistas, algo que no se puede decir del resto. Las animaciones no están nada mal, pero siguen siendo un tanto irrealistas, al igual que las físicas de choque entre jugadores. Los estadios están cuidados, como su ambientación, aunque detalles como el césped o ciertas texturas son mejorables. Funciona a unos estables 60 fotogramas por segundo, haciendo que sea una delicia jugable. Pero lo que más nos ha gustado es la iluminación y otros pequeños detalles, como el agua que queda en las redes cuando llueve y que salta al golpearla con el balón o el vaho que exhalan los jugadores en pleno invierno.

La banda sonora es la que más afectada se ha visto por el bajo presupuesto, y es que las canciones resultan bastante genéricas a diferencia de pasadas entregas, donde contabamos con temas licenciados. Los efectos al menos están algo más cuidados. A todo ello hay que sumarle los comentarios de Carlos Marinez y Julio Maldonado, que cumplen con su cometido pero en ocasiones resultan un tanto extraños en ciertas jugadas - pronunciando la frase preparada y posteriormente el nombre del jugador, notándose demasiado artificial. Además sus comentarios resultan incoherentes en muchos momentos.

Pro Evolution Soccer 2017 se ha centrado en mejorar el aspecto jugable y, pesar de no ser cambios demasiado notables, estos pequeños ajustes hacen que resulte tremendamente divertido. Las novedades en las modalidades ya existentes nos han gustado mucho, pero echamos en falta nuevos modos y contenidos para hacerlo aún más completo. A todo ello hay que sumarle la falta de licencias, aunque al menos podéis editar los equipos y jugadores para que se asemejen a la realidad, algo que es más sencillo en la versión de PS4.

Los aficionados de los juegos de fútbol encontrarán un título cuyos controles son una delicia y al que los 60 fotogramas por segundo le sientan genial. Lo malo es la falta de riesgo en otros aspectos.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información