Análisis | Vídeos | 07 AGO 2018

Análisis de Sonic Mania Plus

Ya está entre nosotros Sonic Mania Plus, la versión mejorada y ampliada de la última y exitosa entrega protagonizada por el famoso erizo azul y sus amigos.
Cartel Sonic Mania PlusPlay

Sonic Mania Plus es un juego de plataformas bidimensional en el que, manejando a Sonic y sus compañeros, nos toca completar niveles que conservan la esencia de los juegos originales pero lo mejoran añadiendo más profundidad en los escenarios y enemigos más desafiantes. Esta nueva versión se puede conseguir mediante contenido descargable para el juego original o bien en formato físico para consolas, que incluye el juego, una caja holográfica, una carátula reversible con un diseño al estilo de los juegos de Mega Drive y un libreto de arte de 32 páginas. Dado que en su momento ya le dedicamos un análisis al juego original, nos centraremos en sus novedades.

En primer lugar tenemos el modo Bis, que viene a ser la misma aventura que disfrutamos en su momento, pero ahora las vidas han sido sustituidas por personajes. Es decir, a lo largo de las fases encontramos diferentes maneras de hacernos con personajes que podemos usar cuando otros mueran, pudiendo llevar hasta un total de cinco. Estos vienen a ser los protagonistas del juego: Sonic, Tails, Knuckles y las dos nuevas incorporaciones, Mighty y Ray. De manera simultánea podemos llevar a dos, alternando entre ellos siempre que queramos. No son de nuestra elección, pero por los escenarios encontraréis monitores que os permitirán cambiar a los miembros por otros de los que hayáis desbloqueado.

Así el juego puede parecer más sencillo, pero nos obliga a utilizar personajes que quizás en un principio no elegiriamos, lo que a su vez nos hace explorar de diferentes maneras los escenarios por tener habilidades distintas. Además, si todos ellos mueren aparecen las clásicas continuaciones, que no son demasiado numerosas.

Nada más comenzar veréis que se ha añadido una nueva localización, Angel Island, la cual está bastante bien diseñada y nos sirve como introducción. El resto de niveles también han sufrido algunos cambios menos notables pero que hacen que se sientan distintos, como la ubicación de ciertos objetos, los enemigos o cambios horarios que le aportan un toque diferente.

Cada nivel además incorpora una nueva fase de bonus a la que podemos acceder desde los puntos de control. En ella jugamos una especie de pinball dividido en zonas que, al llegar a la parte superior de cada lugar, nos lleva hasta una especie de grúa en la que tenemos que intentar recoger personajes u otros objetos. Además se ha aumentado la dificultad de las pruebas en las que tenemos que conseguir las gemas, siendo el ovni más veloz y encontrando nuevos obstáculos en nuestro camino.

Los dos personajes nuevos nos han gustado mucho, ya que concuerdan a la perfección con el resto de protagonistas y cuentan con habildades que los diferencian del resto. Mighty es un armadillo rojo que utiliza la dureza de su cuerpo para evitar algunos daños y realizar grandes impactos verticales. Ray, por su parte, es una ardilla voladora de color amarillo que utiliza su cuerpo para planear, inclinándose hacia adelante para caer en picado y hacia atrás para tomar altura.

En el apartado gráfico no hemos encontrado cambios notables más allá de los mencionados retoques artísticos, por lo que en general sigue conservando el estilo pixel utilizado en el original pero con efectos que hacen que se sienta actual. Los personajes están genialmente diseñados y animados, siendo las nuevas incorporaciones muy apropiadas para el juego. Lo mismo ocurre con los escenarios, que son variados y están cargados de rutas diferentes a recorrer.

El sonoro también nos ha gustado mucho, contando con temas remezclados y otros completamente nuevos como ya sucediera con la anterior versión. Los efectos también están muy cuidados, al igual que los textos, que nos llegan en completo castellano.

Como conclusión, Sonic Mania Plus conserva toda la diversión que pudimos disfrutar en su día con el juego base, pero incorporando novedades que lo hacen incluso más disfrutable. El nuevo escenario, los ajustes y los personajes funcionan genial, haciendo que en general se sienta diferente si ya lo jugastéis en su día. Como pega diremos que el minijuego del pinball no es demasiado preciso, pero cumple con su cometido.

Un título imprescindible para los fans del erizo azul y sus aventuras más clásicas, sobre todo ahora que contamos con una edición física muy apetecible.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios