Análisis | Vídeos | 10 MAY 2018

Análisis de Super Chariot

Tags: Switch
Microids lleva su juego de puzles y plataformas cooperativo a Nintendo Switch bajo el nombre de Super Chariot, un título en el que debemos encontrar el mejor lugar de descanso para nuestro rey.
Cartel Super ChariotPlay

Super Chariot es un juego bidimensional de aventuras, puzles y plataformas que puede jugarse tanto en solitario como en cooperativo. Anteriormente apareció en otras plataformas bajo el nombre de Chariot, siendo la novedad de esta entrega la posibilidad de manejar a un nuevopersonaje, el esqueleto tendero, y encontrar cinco nuevos artilugios. Además, esta versión cuenta con una edición física a cargo de Meridiem Games que incluye la banda sonora.

Su historia nos habla sobre una princesa y su prometido, que llevan a enterrar al recién fallecido rey a un lugar cercano que consideran apropiado para ello. Lo que no esperaban es que, al depositar el carro con el féretro, el espíritu del mismo hiciera acto de presencia para quejarse de que no es un lugar apto para que un rey descanse por toda la eternidad. Por ello les encarga que busquen una zona mucho más apropiada y que esté acompañada de diversos tesoros para que lo recuerden como un grande.

Tal y como podéis ver, el argumento no es uno de los elementos más destacados de la aventura, dejando todo el protagonismo a su jugabilidad. Eso sí, hace gala de mucho humor y sus textos nos llegan completamente en castellano, algo que se agradece para entender bien los tutoriales.

Sus mecánicas son sencillas para pronto estar resolviendo puzles y superando los retos que nos proponen. Podemos atacar, saltar, agarrar el carro con una cuerda, subirnos a él y soltar o recoger la correa para acercar o alejar el féretro. Si en algún momento nos hemos quedado atascados, podemos volver hasta el último punto de control apretando el botón B, siendo estos muy numerosos a lo largo del juego.

Además contamos con diferentes dispositivos que podemos comprar en la tienda, con efectos temporales y otros utensilios que desbloqueamos al conseguir sus respectivos planos, siendo estos necesarios para intentar obtener todos los coleccionables de un nivel y progresar en el juego. Pero no os preocupéis, ya que cada vez que aparece una nueva mecánica sale explicada en carteles repartidos por todo el escenario, así como el nivel de dificultad de cada zona y si es necesaria la colaboración de dos jugadores.

Los enemigos en este juego se limitan a quitarnos los tesoros que llevamos en el carro. Es muy importante acabar con ellos cuanto antes para perder lo mínimo posible, si bien es cierto que nos parecen un tanto prescindibles al ser un juego que destaca por sus elaborados puzles basados en las físicas.

En general, todo funciona perfectamente y con mucha fluidez, ya sea en el modo televisión o en el portátil, por lo que podréis disfrutar de él en cualquier momento y lugar. Además es compatiible con el mando Pro para aquellos que prefieran una jugabilidad más clásica. Lo que no nos ha acabado de convencer es que para resolver algunos puzles sea necesaria la colaboración obligatoria de dos jugadores, si bien es para un tipo de coleccionable prescindible para completar la aventura.

En cuanto a duración, tenemos 25 niveles divididos en 5 zonas diferentes, llevando cada fase aproximadamente unos 15 minutos. Al comenzar cada una de ellas podemos elegir uno de los tres personajes disponibles y, si bien no es un juego demasiado complicado, superar los obstáculos para conseguir todos los tesoros supone un buen reto que os llevará unas cuantas horas. A ello hay que sumarle los diferentes artefactos y mejoras que podemos comprar en la tienda, que invitan a seguir jugando hasta hacernos con ellos. No queremos olvidar que al completar cada nivel se desbloquea el modo carrera, un contrarreloj en el que intentamos finalizar la fase en el menor tiempo posible para superar las marcas de otros jugadores.

En el apartado gráfico nos encontramos personajes y escenarios cuyos diseños resultan simpáticos y agradables a la vista. Hay muchos detalles a lo largo de los niveles, los cuales, por cierto, están genialmente estructurados para saber en todo momento cual es el camino correcto mientras que esconden multitud de secretos. Los efectos, como la iluminación, están muy cuidados, pero lo que de verdad destaca son sus físicas que, como hemos comentado, son el eje principal de la jugabilidad. Todo ello funcionando siempre con mucha fluidez en cualquier modo de visionado.

Por su parte, en el sonoro tenemos buenas melodías que se adaptan bien a todo lo que va sucediendo en el juego, con efectos muy cuidados que ambientan a la perfección nuestro viaje y la voz del rey, que en ocasiones os sacará más de una sonrisa por sus frases absurdas. Todo ello acompañado de unos subtítulos en castellano genialmente adaptados.

Super Chariot, como conclusión, nos ha parecido un título muy interesante que hace un estupendo uso de las físicas para los puzles. Se nota que está pensado para la vertiente cooperativa, si bien es perfectamente disfrutable en solitario. Sus niveles cuentan con un diseño muy bueno y coleccionables bien ocultos que hacen que tengamos que utilizar todo nuestro ingenio para conseguirlos. Lo que no nos han gustado son los enemigos, los cuales consideramos un tanto prescindibles.

Es un título que encaja a la perfección con la filosofía de la consola, que nos permite jugar en cualquier momento y lugar con partidas cortas, además de poder utilizar cada uno de los joy-con para jugar en compañía.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios