Análisis | Vídeos | 28 AGO 2018

Análisis de Sword Legacy Omen

Tags: PC
Descubre en nuestro análisis una aventura basada en los mitos del Rey Arturo con Sword Legacy Omen, donde os tocará sobrevivir en una tierra devastada.
Cartel Sword Legacy OmenPlay

Sword Legacy Omen es un RPG táctico con combates por turnos que se desarrolla desde una perspectiva isométrica, donde conoceréis a un gran elenco de personajes con diferentes habilidades tanto para la exploración como para las batallas. Ha sido desarrollado por Fiirecast Studios en colaboración con Fableware Narrative Desing, corriendo a cargo su distribución en PC por Team17.

Su historia nos pone en el papel de Uther, el Comandante de los Caballeros de Mercia, el cual es avisado por el mago Merlín de un terrible porvenir. Pero cuando llegan al lugar se siente deshonrado al ver que han asesinado al señor de Mercia, secuestrado a su amor y descubrir que su hogar ha sido destruido. Nuestro objetivo es guiar a un grupo de compañeros inadaptados y forjar alianzas inesperadas para superar montones de desafíos y hacernos con la mítica espada Excalibur para así poner fin a la siniestra obsesión de poder del duke de Wessex.

Este argumento es bastante simple a pesar de contar con algunos giros y sorpresas, con unos personajes carismáticos y un mundo interesante sobre el que podemos profundizar leyendo las notas que encontramos durante la aventura. Todo tiene lugar en Broken Britannia (que se basa en Gran Bretaña), un lugar que ha sido llevado hasta la destrucción por el egoismo de sus habitantes. A veces hay escenas en los que todo se desarrolla de una forma demasiado pausada, rompiendo con el ritmo de la aventura. Pero lo peor de todo es que sus textos nos llegan en alemán, francés, portugués, ruso e inglés, por lo que si no tenéis un buen conocimiento de cualquiera de estos idiomas os costará seguir la trama y haceros a algunas mecánicas.

Dichas mecánicas jugables se dividen en dos fases, la de exploración y la de los combates. En el modo exploración manejamos a uno de los personajes para hablar con otros, investigar a fondo los escenarios, descubrir documentos y los tesoros que estos ocultan, siguiéndonos el resto del grupo automáticamente. Todo se divide en casillas, desplazando al personaje seleccionado cliqueando en ciertos lugares del terreno. Cada uno de los miembros de nuestro grupo tiene una serie de habilidades específicas, siendo muy importantes para investigar o combatir. Eso sí, desplazarnos no resulta todo lo cómodo que nos gustaría, pero en general no molesta demasiado.

Por otro lado tenemos el modo combate, donde contamos con unos Puntos de Acción que nos permiten realizar un determinado número de movimientos. Podemos decidir con total libertad a que personajes mover, con los que atacar, defendernos o utilizar una habilidad, si bien todas las acciones gastan PA. La posición a la hora de atacar también es muy importante, ya que sorprender a un enemigo por la espalda siempre ocasionará más daño que si vamos de frente. Además, con cada enemigo derrotado o al sobreponernos a ellos conseguimos mejorar la Fuerza de Voluntad de nuestros guerreros, mejorando así sus estadísticas generales. Por el contrario, si perdemos unidades y tenemos desventaja, es posible que algunos de nuestros personajes se asusten y lleguen a huir de la batalla, aunque todo dependerá de su personalidad.

Los escenarios juegan un papel fundamental en las batallas, ya sea por el posicionamiento de nuestros héroes, las coberturas o diferentes elementos de los escenarios que nos ayudan a conseguir una muerte con más sencillez y sin recibir daños. Antes de movernos debemos estudiar a fondo las posibilidades para poder sacar provecho del entorno e intentar salir ilesos, como la altura del terreno o meter miedo a los rivales causando estragos en sus filas.

Como es habitual en los juegos de rol, podemos personalizar a nuestro grupo con las armas, armaduras y artefactos que conseguimos, así como con las habilidades activas y pasivas que desbloqueamos al avanzar y realizar tareas optativas, siendo las ranuras para equiparlas limitadas. Comentar también que podemos crear accesos directos a ciertos útiles para ahorrarnos el tener que navegar por sus menús constantemente.

El número de personajes a nuestra disposición es muy amplio, decidiendo nosotros que grupo se adapta mejor a nuestro estilo de juego según sus habilidades. En total podemos llevar hasta cuatro de manera simultánea, siendo lo mejor llevar a uno equilibrado para evitar disgustos. Caballero, brujo, ladrón, herrero o bárbaro son sólo algunas de las clases que podréis encontrar a lo largo de vuestro viaje.

Al completar cada misión se nos recompensa según nuestros resultados al derrotar enemigos, conseguir tesoros o fama entre otros, pudiendo repetir si así lo deseamos la misión en cuestión, cargar el último punto de control o bien seguir avanzando. Su interfaz es simple y los menús sencillos de entender, así que no tardaréis demasiado en haceros a ellos.

Nos hubiera gustado que los tutoriales fueran más profundos e interactivos, ya que al principio cuesta entender algunas mecáncias y otras se aprenden con la práctica. Un ejemplo de ello es que mantener un buen nivel de salud en el grupo o que ningún personaje muera es esencial para las misiones posteriores, ya que recuperar fuerzas no es precisamente barato, pero no se explica en ningún momento. Al menos se agradecen los puntos de guardado en forma de libros y poder cargar la partida si lo necesitamos para repetir un nivel.

En cuanto a duración, no es el título más extenso del género, pero os mantendrá enganchados las suficientes horas como para justificar su precio. Es un juego bastante lineal, así que la rejugabilidad viene dada más por las posibilidades de sus combates que por la exploración, aunque eso no quita que haya zonas que en principio sean inaccesibles si no llevamos al personaje adecuado.

Su apartado gráfico no está nada mal, con personajes bien modelados y animados, con un estilo de dibujos animados que le sienta realmente bien y ciertos toques gores que le aportan el toque adulto que buscan. Los escenarios también cumplen, siendo variados, detallados y con buenos efectos. Podría dar más de sí, pero cumple sobradamente y no hace falta un equipo demasiado potente para moverlo con fluidez.

En el sonoro tenemos buenas melodías pero que no despuntan, así como efectos de gran calidad. Contamos con doblaje en inglés para algunas escenas y cuadros de texto para el resto de conversaciones, con el ya nombrado problema de no contar con subtítulos en castellano que permitan seguir su trama con más facilidad y entender mejor sus mecánicas.

En definitiva, Sword Legacy Omen destaca por su argumento y el lado más emocional que le han aplicado a los combates, donde distintas situaciaciones en el mismo pueden cambiar el estado de ánimo de nuestro grupo según su personalidad. Es muy desafiante y cada paso que damos cuenta de cara a futuras misiones, haciendo que sea muy táctico. Nos hubiera gustado que se hubiera potenciado más la exploración, unos tutoriales mejor trabajados o que su duración fuera algo mayor, pero en general cumple y se siente original.

Si el idioma no es un problema para vosotros, os gustan los RPGs profundos y que ofrezcan algún elemento distintivo, estáis ante una buena propuesta cuyo precio invita a darle al menos una oportunidad.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios