Análisis | Vídeos | 24 MAR 2017

Análisis de Vikings Wolves of Midgard

Tags: PC Xbox One PS4
Viaja hasta un mundo basado en la mitología y la historia de los vikingos con Vikings: Wolves of Midgard, el nuevo juego de rol y acción de Games Farm en la que nos enfrentaremos a hordas de enemigos y a la climatología. Hoy os avanzamos todos los detalles de esta aventura en nuestro análisis.
Cartel Vikings Wolves of Midgard InteriorPlay

Su argumento nos traslada hasta Midgard, donde los Jotan se preparan para su venganza contra los dioses de Asgard al llegar el frío invierno. El mundo está al borde de la destrucción y el destino de este lugar pende de un hilo. Pero cuando los Gigantes de Fuego y Escarcha comienzan a unir a sus ejércitos, se encuentran con el clan de los Ulfung – los Lobos de Midgard.Sedientos de sangre tras la destrucción de su aldea, esta banda de guerreros vikingos está decidida a apoderarse de su destino y salvar al mundo. Como jefes del clan, debemos salvar Midgard de la aniquilación completa y encabezar la lucha para vencer a las criaturas diabólicas de Fimbulwinter.

Vikings: Wolves of Midgard es un RPG de acción que se desarrolla desde una perspectiva cenital. Aquí manejamos a un personaje que creamos nada más comenzar el juego y que puede manejar cualquier tipo de arma, aunque será más afín a cierto tipo según el Dios que elijamos. Para adaptarse a todo tipo de jugadores, hay varios niveles de dificultad a seleccionar que se adaptan a la habilidad de cada jugador.

Sus controles son muy sencillos. Movemos al personaje y apuntamos con el stick analógico izquierdo mientras atacamos con un botón, utilizando el stick derecho para esquivar en la dirección que deseemos. También hay montones de habilidades a conseguir que se asignan al resto de botones y que requieren un tiempo de espera para volver a usarlas. Éstas nos llegan a través de unos amuletos que debemos equiparnos.

Existe una barra de resistencia que limita la cantidad de veces que podemos esquivar, por lo que no debemos abusar del movimiento y utilizarlo con inteligencia. Cabe mencionar que se regenera con bastante rapidez y que utilizar escudos ralentiza la velocidad de esta acción.

Cuando derrotamos enemigos poco a poco se rellena un medidor de Furia que nos permite aumentar momentaneamente los poderes del protagonista, haciendo que sea letal mientras se encuentra en este modo.

Un detalle que hay que comentar es que el frio poco a poco irá congelando a nuestro personaje, indicándose el nivel de peligro justo debajo de la vitalidad. Cuanto peor esté más lentos serán sus movimientos y más daño recibe, lo que nos obliga a buscar hogueras para entrar en calor. Es algo que puede molestar, pero no todos los escenarios que visitamos son iguales.

Las curas están representadas como si de una habilidad se tratara, pero están limitadas a un número de usos que va en aumento y mejoran su poder según avanzamos en la aventura. Al utilizarlas tenemos que esperar un tiempo para que vuelvan a estar disponibles y para recuperarlas tenemos que recoger objetos curativos de los enemigos o visitar altares curativos. Estos altares sólo proporcionan pociones la primera vez, aunque recuperan toda nuestra vitalidad cada vez que los visitamos tras un corto periodo de tiempo. Cuando las usamos el contador de combos se reinicia, haciendo que nos lo pensemos detenidamente antes de gastarlas.

Al derrotar enemigos recogemos sangre que ofrecemos como sacrificio en los altares para conseguir regalos de los Dioses y así mejorar nuestros poderes. Gracias a ello podemos aumentar mediante puntos la salud máxima, el daño ocasionado, la velocidad de ataque, la resistencia o la armadura. Cuando aumentamos nuestro nivel en estos altares podemos adquirir nuevos dones o mejorar otros que se dividen en cinco ramas diferentes representadas por dioses: Thor, que utiliza el estilo de batalla con dos manos; Odín, que emplea un báculo; Tyr, priorizando el estilo de batalla con una mano; Loki, que emplea un estilo de batalla con dos armas; y Skathi, donde utilizamos arcos.

Los botines proporcionan diverso equipamiento al que tendréis acceso desde una rueda de selección dentro del menú. Aquí podréis ver y comparar los útiles para saber cual es el que mejor se adapta a vuestras necesidades. Es un poco engorroso elegir algunas de estas partes y esperamos que sea solucionado en un futuro próximo mediante una actualización. Estos botines también nos dan dinero o materiales que utilizamos para mejorar y crear nuevo equipamiento.

En cuanto a los escenarios, son bastante grandes y ocultan tesoros con diversos útiles a conseguir, altares, poderosos enemigos o incluso elementos a destruir. Gracias a su estructura podéis lanzar a los rivales por los acantilados o derribar ciertas partes para acabar con ellos. A medida que avanzamos encontramos a otros personajes que, si son rescatados, se unen a nuestra causa y nos ayudan en batalla. Al acabar la misión se juntarán con el resto de la población que hemos rescatado e irán mejorando poco a poco la villa.

De vez en cuando veremos por estos escenarios lugares donde colocar nuestro estandarte que nos sirven de puntos de control si morimos. No son muy numerosos, por lo que recomendamos activarlos rápidamente cada vez que veáis alguno. Tampoco hay una cantidad de vidas que limite el número de veces que podemos revivir.

Al regresar a la base podemos comprar diferente equipamiento, venderlo o mejorar el que ya tenemos. Prepararse bien para el viaje es esencial, ya que de vez en cuando encontraréis enemigos muy poderosos que pondrán a prueba vuestra habilidad.

En cuanto a enemigos hay bastante variedad y con patrones de ataque bien diferenciados, siendo bastante complicados de derrotar cuando vienen en grandes grupos. Algo más nos han gustado los jefes finales, con puntos débiles que debemos descubrir y un comportamiento menos predecible.

Lo mejor de todo es que podemos jugar a esta aventura de forma cooperativa online. Poder jugar con un amigo aumenta mucho la diversión, aunque nos hubiera gustado que también estuviera disponible de manera local.

Junto a la aventura principal tenemos las Pruebas de Dioses, unos niveles bastante complicados que nos permiten conseguir suculentos premios y que podemos repetir tantas veces como queramos. Según aumentamos nuestro nivel tenemos acceso a nuevas pruebas y, como es lógico, cuanto más avanzadas son mejores premios conseguimos.

Gráficamente no está nada mal, con personajes bien modelados y escenarios detallados a explorar. Las animaciones resultan quizás un tanto ortopédicas, pero cumplen. Hay efectos climatológicos llamativos que tienen trascendencia en la jugabilidad, una buena iluminación y físicas trabajadas. También hemos encontrado alguna que otra ralentización puntual, aunque no molestan demasiado a la hora de jugar.

La banda sonora se encuentra a un gran nivel, y junto con los buenos efectos de sonido os trasladarán directamente a su mundo. Cuenta con un doblaje en inglés cuya interpretación no está nada mal y textos en completo castellano, aunque hay alguna que otra errata que identificaréis rápidamente.

Viking: Wolves of Midgard es, como conclusion, un juego entretenido pero con un desarrollo poco variado, aunque su dificultad está muy bien ajustada y tiene una duración bastante extensa. El sistema de combate y la IA enemiga resultan demasiado simples. La historia es una mera excusa para acabar con todo lo que se nos cruce, pero cumple con su cometido. Lo que más nos ha gustado son los jefes, aunque más por lo desafiantes que son que por sus diseños.

Si os gustan los RPGs de acción clásicos, Vikings: Wolves of Midgard es una opción muy a tener en cuenta.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información