Análisis | Vídeos | 29 AGO 2018

Análisis de WarioWare Gold

Toneladas de diversión os esperan en WarioWare Gold, el regreso de la aclamada franquicia de microjuegos que aprovecha todas las capacidades de Nintendo 3DS.
Cartel WarioWare GoldPlay

WarioWario Gold es un conjunto de 300 microjuegos que pondrán a prueba vuestros reflejos y habilidad, ya sea utilizando los botones de la consola, el giroscopio, la pantalla táctil o incluso soplando. Hay varios modos de juego, teniendo que desbloquearlos completando diferentes niveles divididos en tres categorias a medida que avanzamos en el juego. Además contáis con una demo en la eShop que os permitirá probarlo por si tenéis dudas sobre si es vuestro tipo de juego.

Su historia se centra de nuevo en Wario, que tras divertirse gasta todo su dinero. Para recuperarlo decide celebrar el mayor torneo de juegos, cobrando al todo el que se apunte 10 mil monedas y ofreciendo como premio 10 millones de monedas para el que consiga superarlos. Los encargados de diseñar dichos juegos son los aliados de Wario, quienes han sido engañados con la promesa de conseguir una recompensa.

No es un aspecto que destaque demasiado por su simpleza, pero lo que nos ha encantado es el humor con el que todo se ha llevado y las continuas referencias a las franquicias de Nintendo que encontraréis a lo largo de la aventura. Los personajes son muy diferentes entre sí, carismáticos y cada uno tiene su propia ambición, haciendo que siempre queramos conocerlos más a fondo.

Los controles, como ya hemos contado, dependen de la categoría que elijamos. Hay un total de tres entre las que elegir: botones, giroscopio y pantalla táctil. Cada una tiene cinco niveles que se van desbloqueando según los completamos, que a su vez se dividen en varios microjuegos que debemos superar con rapidez. Llegado el momento también encontraréis algunos que hacen uso del micrófono y categorías que mezclan todos ellos, poniendo a prueba los conocimientos que hayáis adquirido completando la historia principal.

En cuanto a los microjuegos encontraréis 300 diferentes, algunos nuevos y otros clásicos, si bien hemos echado en falta algunas novedades más. El tiempo que tenemos para realizarlos es mínimo, así que muchas veces os costará entender cual es el objetivo de los mismos, aunque con práctica, la repetición de tareas y las pistas que ofrece el texto al final daréis con la solución. Ya sea utilizando los botones, la pantalla táctil, el giroscopio o el micrófono, tendréis que superar un conjunto de ellos y, si falláis, perderéis una vida, contando con un total de cuatro para superar el nivel en cuestión. Para continuar siempre podréis utilizar las monedas que hayáis conseguido, algo que no recomendamos ya que pueden gastarse en diversos extras en el dispensabolas.

Una vez completados los niveles de la historia podemos repetirlos, ya sea para superar nuestra puntuación, conseguir más monedas o simplemente para ponernos a prueba. Aquí jugaremos hasta agotar las vidas, aumentando con cada vuelta la dificultad y la rapidez con la que tenemos que afrontar los microjuegos. Esto, junto a unos desafíos a desbloquear que pueden llegar a ser bastante complicados, hace que su duración sea bastante extensa por la gran rejugabilidad que ofrece. Por si fuera poco, hay un índice donde podréis jugar a todos los microjuegos con dificultad ascendente, ya sea para conseguir más monedas o por superar marcas.

Además hay una serie de coleccionables a conseguir en la máquina dispensabolas utilizando las monedas obtenidas a lo largo de todo el juego, pudiendo después verlos en nuestra colección. Encontraréis minijuegos, teléfonos con los que realizar llamadas, escenas que podemos doblar, vídeos, cartas, objetos relacionados con Nintendo, vinilos con melodías a escuchar  y otros útiles curiosos que merece la pena descubrir, siendo un apartado realmente interesante y que nos ha sorprendido mucho.

No queremos olvidar las misiones, que proporcionan recompensas que en su mayoría vienen en forma de monedas, siendo un buen incentivo para rejugar ciertas pruebas o bien intentar mejorar nuestra habilidad con los microjuegos. Además, los amiibo son compatibles con el juego, sirviendo para conseguir más monedas en la zona de Retratos de amiibo. Eso sí, para no abusar de ellos, se ha limitado su uso a tan solo tres por día.

El apartado gráfico es muy bueno, con personajes bidimensionales cuidados, efectos muy llamativos y todo tipo de pruebas que nos llevarán desde diseños minimalistas hasta otros tridimensionales como una minipartida a Star Fox. Esto hace que en general sea muy variado y nunca nos cansemos de descubrir nuevas pruebas, funcionando todo además con mucha fluidez.

Igual de bueno es el sonoro, con melodías que cambian según la situación y el ritmo que requiera la prueba, efectos muy cuidados y un excelente doblaje en castellano que os permitirá seguir el argumento sin tener que leer ninguna línea de texto.

WarioWare Gold es, como conclusión, un gran homenaje a la saga, con montones de microjuegos a descubrir, ya sean clásicos o nuevos, que hacen un genial uso de las capacidades de la consola. Las pruebas están perfectamente diseñadas, su historia es simple pero muy divertida y cuenta con muchas modalidades, misiones y coleccionables que lo vuelven tremendamente rejugable.

Si sois seguidores de la franquicia o si os encantan los minijuegos no deberíais tener ningún tipo de dudas, es un juego tremendamente divertido, extenso y que entra rápidamente por los ojos, enganchando desde la primera partida.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios