Análisis | Vídeos | 23 AGO 2018

Análisis de Yakuza Kiwami 2

Tags: PS4
Tras el lanzamiento del remake de la primera entrega, le toca el turno a Yakuza Kiwami 2, que al igual que su predecesor utiliza un nuevo motor gráfico e incluye diversos ajustes y mejoras que hacen que sea mucho más satisfactorio.
Cartel Yakuza Kiwami 2Play

Yakuza Kiwami 2 es la secuela directa de Yakuza Kiwami, cuyo título original fue lanzado en 2008 para PlayStation 2. Se trata de un juego de acción con elementos de rol y localizaciones bastante amplias a explorar. Ha sido completamente rehecho con el Dragon Engine (el mismo motor gráfico utilizado en la sexta entrega de la franquicia) para hacer que todo luzca mucho mejor y que las transiciones entre zonas y peleas sean bastante más llevaderas, a la vez que han aprovechado para añadir otro tipo de detalles que hacen que luzca mucho mejor.

Su historia tiene lugar un año después de los sucesos acaecidos en el primer juego, donde Kazuma Kiryu busca dejar atrás su vida relacionada con la Yakuza  y tener una vida sencilla junto con su pupila, Haruka Sawamura. Durante una reunión inesperada con Yukio Terada, el quinto presidente del Clan Tojo, son sorprendidos por un grupo rival y Terada es asesinado, lo que leobliga a volver al mundillo. Al estar el Clan Tojo debilitado y a punto de entrar en guerra  con la Alianza Omi, Kiryu viaja a Kansai para negociar la paz, pero en Sotenbori, Ryuji Goda, el Dragón de Kansai, ve una oportunidad para destruir el Clan Tojo y a Kiryu para así convertirse en el dragón verdadero. Sólo el puede poner fin a este conflicto, así que le tocará enfrentarse a poderosos enemigos para recuperar la paz.

La mayor novedad que incorpora esta nueva entrega es la ampliación de dicha historia, con un argumento centrado y protagonizado por Goro Majima muy interesante, que hará las delicias de los aficionados y nos permite conocer su viaje personal desde la primera entrega hasta la que nos ocupa. No queremos entrar en spoilers, así que os diremos que es tan entretenido como nos tienen acostumbrados, con traiciones, venganzas, giros inesperados y unos personajes muy carismáticos que nos invitan a seguir avanzando. Además hay flashbacks que nos permiten conocer en profundidad la trama del primer juego, aunque siempre es preferible jugarlo.

En sus mecánicas es muy similar a lo visto en los últimos lanzamientos relacionados con la franquicia, desplazándonos libremente por la ciudad con una perspectiva en tercera persona con un minimapa para consultar objetivos, recorriendo sus tiendas y establecimientos, combatiendo a los múltiples enemigos que salen a nuestro paso y participando en tareas secundarias y minijuegos para romper con la monotonía de su desarrollo.

Las batallas comienzan al encontrarnos con grupos callejeros problemáticos, donde tenemos ataques fuertes y débiles que combinados dan lugar a diferentes movimientos, la posibilidad de bloquear y esquivar, utilizar elementos de los escenarios para golpear a los rivales o bien agarrar a los enemigos, junto con ataques cargados muy poderosos. A medida que nuestros puños y patadas alcanzan a los rivales, una barra se rellena lentamente y, cuando se completa, podemos activar un movimiento muy vistoso llamado “Acción Ardiente”. Normalmente están relacionados con nuestro entorno o con el arma que llevamos encima, pero también podemos recibir la ayuda de ciertos ciudadanos que se volverán nuestros aliados tras ayudarlos con sus problemas.

Con Goro Majima es bastante similar, pero con movimientos mucho más ágiles y siempre utilizando su Daga Demonio de Fuego para causar grandes estragos entre las filas enemigas, contando con sus propias acciones ardientes.

Al ganar combates obtenemos experiencia que se divide en cinco apartados bien diferenciados por colores. Estos se pueden invertir en diferentes ramas, como mejorar las estadísticas de nuestros protagonistas, aprender habilidades de batalla o acciones ardientes entre muchas otras. Comentar que regresa Sotaro Komaki, el mentor de Kiryu, que nos enseña algunos de los movimientos más poderosos de todo el juego, aunque para ello antes tengamos que superar su régimen de entrenamiento.

Como siempre, a lo largo de nuestro viaje podemos hacernos con armas o bien robárselas a los enemigos, pudiendo llevar encima hasta tres diferentes entre las  que podemos cambiar con el pad direccional. Tienen un uso limitado, así que recomendamos usarlas cuando el número de enemigos es mayor o son más poderosos. Además podéis utilizar objetos para aumentar vuestra vitalidad, la barra de acción ardiente, mejorar el ataque o la defensa entre otros usos, siendo muy necesario visitar las tiendas para ello. Esto hace que el dinero sea muy importante, consiguiendo la mayoría en las peleas o al realizar tareas secundarias.

Pero lo que siempre ha caracterizado a la franquicia es su gran variedad de tareas secundarias y minijuegos, no siendo esta entrega una excepción. A menudo, mientras caminamos por la calle muchos habitantes solicitarán nuestra ayuda, siendo las recompensas tan jugosas como dinero, experiencia o nuevos ataques ardientes entre otros.

Pero hay otros eventos mucho más interesantes, como el Coliseo, donde podréis participar en torneos, luchar contra varios rivales o enfrentaros a legendarios luchadores. También volveréis a conversar con modelos para establecer relaciones y fotografiarlas, así como probar los diferentes platos de cada restaurante y gestionar vuestro propio club de Cabaret, donde descubriréis una historia única mientras intentáis llevarlo hasta lo más alto. No queremos olvidar el Creador de Clanes que ya pudimos ver en Yakuza 6. Es muy similar, teniendo que gestionar personajes para derrotar a todos los rivales que salen a nuestro paso hasta llegar su jefe, reclutando personal según se rellena una barra. Hay que tener en cuenta que cada aliado tiene una serie de características únicas para poder sacarles provecho.

Por otra parte tenemos las ya clásicas recreativas de Sega, entre las que encontraréis Virtua Fighter 2, Virtual-On e incluso los baños interactivos de la compañía, junto a minijuegos como el karaoke, el golf, el centro de bateo y otros de mesa entre los que encontraréis Shogi, Mahjong o los centrados en cartas.

Su apartado gráfico nos ha encantado, ya sea por el genial modelado y animaciones de los personajes o por la estupenda recreación de la ciudad, que está cargada de detalles en cada rincón. Como pequeña pega diremos que muchos personajes son clónicos, pero es normal si tenemos en cuenta el gran número de ellos que se muestran simultáneamente. Lo mejor, sus estupendos efectos, que hacen que la ciudad luzca estupendamente por la noche. Además funciona con mucha fluidez.

El sonoro también nos ha gustado mucho, con buenas melodías y efectos de gran calidad que ambientan a la perfección cada situación que vivimos en el juego. Las voces en japonés son de gran calidad, mientras que los subtítulos nos llegan completamente en inglés, no requiriendo un nivel demasiado alto del mismo para seguir el argumento o comprender sus mecánicas.

Como conclusión, Yakuza Kiwami 2 sigue la estela de lo visto en el anterior juego, manteniendo la esencia del título original pero mejorándola con nuevos ajustes, mecánicas y montones de tareas secundarias y minijuegos que hacen que la experiencia sea muy satisfactoria. Todo ello hace que su duración sea tremendamente extensa, siendo además rejugable por la gran cantidad de misiones y secretos que encontraréis.

Si sois aficionados de la franquicia no os los deberías perder, ya sea por novedades como la historia extendida con Goro Majima o los ajustes en los combates, siendo un juego que hará las delicias de los amantes de títulos de acción.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios