Análisis | Vídeos | 04 ABR 2017

Análisis de Yooka-Laylee

Los clásicos juegos de plataformas tridimensionales regresan por todo lo alto con Yooka-Laylee, un título creado por Playtonic, que está formado por antiguos desarrolladores de Rare. En nuestro análisis os hablamos del que es sin duda el sucesor espiritual de la saga Banjo-Kazooie.
Cartel Yooka-Laylee InteriorPlay

Su historia nos lleva hasta el Arroyo del Naufragio, donde una compañía liderada por Capital B. planea robar todos los libros del mundo con el Novelizador 64, el último invento del Dr. Quack, yasi hacerse con el mercado. Aquí es donde entran en juego nuestros protagonistas, Yooka y Laylee, que pierden un valioso libro antiguo de páginas doradas que les toca recuperar. Éste es conocido como el Libro Único y puede ser utilizado para reescribir el universo, aunque por suerte sus páginas lograron escapar, por lo que nuestros héroes tienen que hacerse con ellas para acabar con los maquiavélicos planes de Capital B.

Como podéis ver no es un argumento profundo, pero sus divertidos diálogos y la ingente cantidad de referencias a consolas, juegos y otros objetos retro hace que sea muy llevadero. Para darle un aspecto aún más clásico se han conservado los cuadros de texto, con sonidos que sustituyen a las voces.

Yooka-Laylee es un juego de plataformas tridimensional que os llevará directamente a la era de Nintendo 64, conservando todos los detalles que hacían grande al género en esa época, aunque por desgracia también algunos de sus fallos. Encontraréis multitud de zonas de plataformas en las realizar saltos precisos, enemigos a derrotar, peligrosas trampas a superar, puzles, acertijos que os obligan a memorizar bien diferentes aspectos del juego o multitud de minijuegos entre otras muchas tareas.

Su estructura es muy simple, tenemos un mundo central  desde el que podemos acceder a otros a través de unos tomos que desbloqueamos con pagies - las páginas perdidas del libro mágico -, pudiendo incluso aumentar el tamaño de los mundos con más pagies. Pero conseguir estas pagies no es nada sencillo, ya que están ocultas por sus mundos y requieren resolver acertijos que a su vez exigen unas habilidades específicas. Para conseguir nuevas acciones y poderes tenemos que recoger plumas – de las que encontraréis un total de 200 en cada mundo - y así intercambiarlas por ellas al visitar a Trowzer, que nos ofrece algunos movimientos gratuitos al avanzar en el juego.

Gracias a esto se consigue que volvamos a los mundos iniciales en un futuro para realizar algunos puzles que parecían imposibles. Además, no existe ningún tipo de mapa o ayuda que nos indique el siguiente objetivo, por lo que nos invitan a explorar a fondo los escenarios para conocer su estructura y memorizar las diferentes localizaciones.

Los controles básicos son explicados mediante un completo tutorial nada más comenzar el juego y el resto de habilidades a medida que las desbloqueamos. Estos controles son correctos, aunque no son tan precisos como nos gustaría, algo a lo que tampoco ayuda el mal funcionamiento de la cámara en determinadas situaciones, que cambia por completo su localización para intentar ofrecer una mejor perspectiva pero que molesta con sus giros bruscos. Por otra parte, sí nos ha gustado mucho la gran variedad de situaciones que vivimos a lo largo de la aventura, que cambian por completo las mecánicas jugables y hacen que el desarrollo nunca se haga monótono.

Nuestra vitalidad está representada por unas mariposas que podemos recuperar comiéndonos las que nos encontramos por los escenarios y puede aumentarse al hacernos con unas especiales. Si se acaban somos mandados al último punto de control, aunque no perdemos algunos de los coleccionables obtenidos. Junto a la vitalidad tenemos una barra de resistencia que limita el uso de algunas acciones y, al igual que esta, se puede mejorar en determinados lugares. También tenemos unas burbujas que indican la cantidad de tiempo que nos queda de respiración bajo el agua y moriremos si no salimos a la superficie lo suficientemente rápido.

No todas las situaciones podrán superarse con Yooka y Laylee en su estado normal, por lo que tenemos que recurrir a la Doctora Puzz para que, con su rayo, transforme a nuestros personajes en disparatadas criaturas, como una quitanieves o un helicoptero entre otros. Éstas varían por completo las mecánicas jugables, además de ser la única forma de localizar algunos secretos.

Los enemigos son variados y cuentan con puntos débiles que debemos descubrir si queremos vencerlos. Pero lo mejor son los jefes, que en su mayoría os obligan a conocer muy bien las habilidades de los protagonistas y en ocasiones incluso los mundos que hemos visitado al detalle.

A lo largo del viaje conoceréis a multitud de personajes diferentes que os ofrecerán misiones y minijuegos para conseguir más pagies, habilidades, modificadores o incluso podrán cambiar el mundo que nos rodea para alcanzar lugares que antes parecían inaccesibles entre otras muchas tareas. Resultan muy simpáticos y cada uno tiene una personalidad que los distingue del resto. Existen incluso invitados especiales de otros juegos, como Shovel Knight, a quien veréis en el primer mundo.

Pero lo que más nos ha gustado, sin duda alguna, es la gran cantidad de coleccionables que encontraréis a lo largo del juego, estando todos muy bien escondidos. A las ya nombradas Pagies y Plumas se suman otros como las monedas para poder jugar a las recreativas, los Escritores Fantasma o los núcleos entre otros.

Las recreativas de Rextro nos permiten acceder a ocho minijuegos distintos, ya sea dentro de la aventura principal – para conseguir más pagies - o desde el menú del juego, a los que podemos jugar en solitario o con hasta otros tres amigos de manera local. Si jugamos individualmente lucharemos por intentar superar las marcas de otros jugadores en la tabla de clasificación, mientras que con cuatro jugadores se desata una gran competición por lograr la victoria.

Gráficamente se nota que es un título con un presupuesto modesto, pero en general cumple gracias a sus estupendos diseños - tanto para los personajes como para los escenarios – y su gran colorido. Los entornos se sienten poco vivos por su falta de interactividad y en ocasiones un tanto vacíos, además no todos tienen la misma calidad. Las animaciones de los personajes están conseguidas, aunque nos hubiera gustado que sus expresiones faciales estuvieran representadas en los personajes en lugar de en los bocadillos. Lo bueno es que funciona con mucha fluidez y que sólo encontraréis cargas cuando cambieis de mundo o al entrar en ciertas salas.

Su banda sonora nos ha gustado mucho, con temas creados por David Wise (que trabajo en Donkey Kong Country), Steve Burke (Viva Piñata) y Grant Kirkhope (Banjo-Kazooie) de gran calidad y acompañan perfectamente cada situación del juego. Los efectos de sonido también son muy buenos, con pequeños ruidos que simulan ser las voces de los personajes. Sus textos nos llegan en completo castellano, por lo que no tendréis problemas para seguir su argumento y comprender sus mecánicas.

Yooka-Laylee nos ha gustado bastante, con un estilo clásico que encantará a los amantes del género. Sus controles y la cámara podrían estar un más depurados, pero no estropean la estupenda sensación de exploración que deja el juego, invitándonos en todo momento a descubrir todos sus secretos. Lo peor es que no todos los mundos - un total de cinco - están igual de trabajados, haciendo que se sienta un tanto irregular. La duración de la aventura es bastante extensa, su dificultad está bien ajustada y la variedad de situaciones hace que nunca se haga aburrido.

Los seguidores de la franquicia Banjo-Kazooie encontrarán en Yooka-Laylee un digno sucesor espiritual que saciará sus ganas de desafíos en forma de puzles y plataformas.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información