Análisis | Vídeos | 02 AGO 2016

Vídeo análisis de Abzû, una experiencia única que disfrutaréis de principio a fin

Tags: PC PS4
Descubre un exuberante mundo oculto a medida que desciendes hasta el fondo del océano con ABZÛ, el nuevo proyecto de Giant Squid y 505 Games donde antiguos secretos yacen olvidados y criaturas majestuosas nos esperan. Sumérgete profundamente en esta aventura con nuestro análisis.
Abzû AnálisisPlay

Su historia, de la que no daremos detalles para no desvelarla, es contada visualmente, lo que nos obliga a estar pendientes de nuestro entorno constantemente para descubrir más secretos sobre la misma. No es demasiado compleja, pero nos invita a avanzar para saber como acaba todo.

Lo primero que nos da una pista sobre el sistema de juego es su propio nombre, ya que AB significa agua y ZÛ a conocer. Estamos ante una aventura en la que exploramos las profundidades oceánicas a fondo y resolvemos puzles simples con el fin de progresar. Aquí no podemos morir, siendo apto y disfrutable por todo tipo de público. Sus controles funcionan realmente bien y nos permiten nadar en cualquier dirección – incluso asomarnos a la superficie en los lugares abiertos -, manejar la cámara con total libertad, desplazarnos a una mayor velocidad e interactuar con el entorno con una especie de sónar. También contamos con un giro que espanta a las criaturas que se encuentran a nuestro alrededor, aunque no le hemos encontrado mucha utilidad. Todas estas mecánicas son explicadas nada más comenzar mediante un sencillo tutorial.

En nuestro viaje de vez en cuando encontramos pequeños robots que nos ayudan a explorar el entorno, siendo estos totalmente necesarios para deshacernos de unos corales que bloquean nuestro avance. Además podemos agarrarnos a las criaturas más grandes, sirviendo sobre todo para vivir un momento de relax y poder visualizar la belleza de sus escenarios.

Hay zonas abiertas a explorar con bastante libertad que tienen pequeños muros invisibles que nos impiden viajar más allá de sus límites, otros lugares totalmente lineales y, por último, unas potentes corrientes que nos desplazan a toda velocidad hasta nuestro próximo destino, teniendo en estos lugares bancos de peces que podemos recoger.

Uno de los detalles que más nos ha gustado es el gran catálogo de criaturas a conocer, siendo todas ellas reales. Algunas están disponibles desde el principio, pero otras hay que desbloquearlas activando una especie de geisers marinos que encontramos a lo largo del viaje. Cada zona cuenta con su propio lugar de meditación que nos permite visualizarlas con tranquilidad pasando de unas criaturas a otras, además de ser estos puntos uno de los coleccionables a descubrir en el juego. Una vez desbloqueadas podemos acceder a ellas para consultar el catálogo de criaturas desde el menú principal del juego.

Junto a las zonas de meditación y los geisers tenemos las conchas, encontrando hasta un total de tres por zona. Al principio os sentiréis algo perdidos, pero poco después descubriréis las que lleváis recogidas en cada zona consultando unos murales que aparecen a lo largo del juego. También hay ciertas criaturas y peces con los que podemos interactuar, escondiendo algunos secretos. No le hemos encontrado mucha utilidad a estos coleccionables más allá de conseguir sus respectivos trofeos.

El mayor problema de este juego es su duración, pudiendo completarse en unas dos horas parándonos a recoger todos los coleccionables. Más allá de lo comentado no hay nada que nos invite a rejugarlo, aunque le recomendamos a todo el mundo que viva esta experiencia. En este sentido nos recuerda mucho a las aventuras de That Game Company, ofreciendo una viaje único que disfrutaréis de principio a fin pero cuya duración puede echar para atrás a determinados jugadores.

Su apartado gráfico nos ha gustado muchísimo, con entornos variados y coloridos que a pesar de su estilo minimalista ofrecen estampas de gran belleza y unos  efectos muy cuidados. La diversidad de criaturas y la gran cantidad de algunas de ellas embellecen aún más unos escenarios muy llamativos. Nos hubiera gustado que las expresiones de los mamíferos más grandes estuvieran más trabajadas, ya que en un determinado momento de la aventura quedan extrañas, pero es un detalle menor y prácticamente sin importancia. Todo funciona de manera muy fluida, no encontrando ningún problema en este sentido.

La banda sonora, creada por el famoso compositor Austin Wintory, es simplemente espectacular, y ambienta a la perfección cada uno de los escenarios que recorremos. Esto, junto a unos efectos muy cuidados, hace que la aventura sea muy inmersiva. Aunque son muy escasos, cabe comentar que todos sus textos están en castellano.

ABZÛ es una experiencia única que disfrutaréis de principio a fin, aunque no es nada desafiante y su duración es muy escasa. Los coleccionables tampoco son muy numerosos, aunque las zonas de meditación nos permiten conocer el gran catálogo de criaturas de la que hace gala el juego. Su sistema de control es muy simple e intuitivo, lo que lo hace apto para todo tipo de públicos.

Tanto su apartado gráfico como el sonoro nos han gustado mucho, haciendo que el conjunto sea realmente espectacular y muy llamativo.

Un viaje corto pero muy sensorial que disfrutarán los aficionados a este tipo de aventuras, aunque no será del agrado de todos los jugadores.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información