Análisis | Vídeos | 19 ABR 2018

Vídeo análisis de Atelier Lydie & Suelle - The Alchemists and the Mysterious Paintings

Tags: PC PS4 Switch
La trilogía Mysterious de la saga Atelier llega a su fin con Atelier Lydie & Suelle: The Alchemists and the Mysterious Paintings, donde una vez más la alquimia cobra un especial protagonismo.
Cartel Atelier Lydie & Suelle The Alchemists and the Mysterious PaintingsPlay

Atelier Lydie & Suelle: The Alchemists and the Mysterious Paintings es un RPG cuyos combates se desarrollan por turnos en el que la alquimia vuelve a ser una parte fundamental de su jugabilidad, teniendo que cumplir con los encargos que nos hacen desarrollando útiles en nuestro taller, eliminando enemigos o recolectando objetos. Esta nueva entrega sirve como conmemoración de los 20 años de la longeva franquicia de Gust, donde no faltan a la cita algunos de los queridos personajes de la saga.

Su historia nos lleva hasta un pequeño taller en la ciudad de Merveille, la capital del Reino Adalet, donde viven dos jóvenes hermanas gemelas que estudian alquimia mientras ayudan a su padre a dirigir el taller, compartiendo ambas un sueño común: tener el mejor taller del país. Sin embargo, hay una gran brecha entre sus habilidades reales y sus sueños. Todavía tienen un largo camino que recorrer, y los días pasan mientras que la impaciencia de las chicas sólo crece. Un día, el camino de las gemelas las lleva a cierta pintura. Dentro de esa pintura encuentran un mundo místico desconocido, lleno de diversos ingredientes para su oficio. Quizás, este encuentro casual con una pintura misteriosa está a punto de acercarlas drásticamente a convertir su sueño en realidad, junto con la aparición de Ilmeria, quien le ofrece entrenamiento alquímico a las gemelas.

El argumento no está nada mal, donde lo más interesante es viajar por los diferentes cuadros y conocer a pintorescos personajes. Como siempre, hay abundantes diálogos que pueden romper con la dinámica, pero en general no es algo que moleste demasiado. Lo que si puede echar para atrás a algunos jugadores es el idioma, ya que sus textos nos vuelven a llegar completamente en inglés, algo habitual en la franquicia.

En sus mecánicas jugables, el primer cambio notable que veréis es la falta de un reloj que nos obligue a estar constantemente gestionando nuestro tiempo, lo que nos da más libertad a la hora de afrontar las distintas misiones. En esta ocasión, para poder avanzar nos toca superar una serie de exámenes que nos ayudan a mejorar el nivel de nuestro taller.

Su mundo, sin llegar a ser completamente abierto, cuenta con zonas bastante amplias a explorar, con montones de ingredientes y secretos en ellos. Los enemigos deambulan libremente y son visibles en todo momento, por lo que nosotros decidimos si queremos luchar. Como siempre, si los sorprendemos obtenemos una pequeña ventaja en combate y viceversa.

Durante los combates podemos llevar hasta seis personajes en parejas de dos para, al igual que pasaba en anteriores juegos, seguir un ataque mediante combos con los compañeros o para que los protejan. El turno se muestra en el lateral derecho y podemos atacar, utilizar habilidades (que gastan MP), objetos,  defendernos, cambiar al personaje por su suplente o escapar, afectando algunas acciones al orden de los personajes y criaturas. La mayor novedad viene dada por el comando Battle Mix, que permite a los jugadores usar la síntesis en medio de la batalla cuando es el turno de Lydie o Suelle, aunque para ello antes necesitamos las recetas de batalla y gastar Archeus Anima. Otro añadido es la posibilidad de utilizar Artes Combinadas, las cuales están disponibles al juntar a dos personajes específicos y son tremendamente poderosas.

La síntesis, como hemos comentado, sigue siendo la principal protagonista del juego. Para crear nuevos útiles o mejorarlos seguimos necesitando obtener recetas al cumplir ciertos requisitos y sus correspondientes ingredientes, con la novedad de que ahora podemos utilizar Agentes de Mejora con varios efectos diferentes. Como en el anterior juego, decidimos qué queremos crear, elegimos los materiales y un catalizador que agrega celdas con efectos extra al panel. La organización es la clave, ya que rellenando celdas de bonificación podemos obtener beneficios especiales, siendo muy importantes los Agentes de Mejora para facilitar la tarea. Para finalizar, nos toca elegir los rasgos que queremos que se transfieran al objeto en cuestión, teniendo un número que nos indica la cantidad que podemos añadir.

Este sistema puede parecer un poco complejo si no habéis jugado nunca a ningún título de la franquicia, aunque no tardaréis demasiado en haceros a él. Por el contrario, aquellos familiarizados con la saga no tendrán ningún problema para adaptarse a las nuevas mecánicas añadidas.

Un detalle muy importante, y que no debéis pasar por alto, es que los objetos que lleváis a vuestros viajes sólo se pueden equipar en la ciudad. Esto quiere decir que aunque los cojáis durante el recorrido no se pueden usar hasta volver y equiparlos.

En cuanto a duración, la aventura principal ronda las 40 horas, a lo que hay que sumarle las diferentes misiones secundarias que podéis aceptar de un tablón dedicado a ello o de ciertos personajes, sus secretos y los finales, que añaden rejugabilidad por intentar descubrirlos todos. En general, a pesar de ser un juego extenso, nunca se hace pesado, gracias en parte al simpático humor del que hace gala.

El apartado gráfico destaca sobre todo por el diseño de personajes y escenarios, que utilizan un estilo cell shading muy colorido y original, sobre todo al entrar en los cuadros. Por el contrario, y como viene siendo habitual, técnicamente no está a la altura, con animaciones simples para la exploración, muchas texturas planas o cargas entre zonas entre otros fallos. Un juego que podría pasar perfectamente por una generación anterior.

En el sonoro tenemos melodías bastante buenas que ambientan bien su precioso mundo, efectos conseguidos y doblaje únicamente en japonés, pero de mucha calidad. Tal y como os hemos contado, desgraciadamente los textos nos llegan en inglés.

Atelier Lydie & Suelle: The Alchemists and the Mysterious Paintings, en conclusion, se muestra muy continuista respecto a pasadas entregas. Sigue siendo muy entretenido, destacando por encima de todo su sistema de síntesis y las batallas, con muchas horas de juego que harán las delicias de los aficionados. En el lado negativo tenemos un apartado técnico mejorable y una historia bastante simplona, que al menos está llevada con humor para que no se haga muy pesada.

Esperábamos bastante más de esta entrega, ya que sirve como celebración del 20º aniversario de la franquicia y supone la finalización de la trilogía Mysterious, si bien los seguidores de la franquicia no quedarán decepcionados.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios