Análisis | Vídeos | 05 ABR 2018

Vídeo análisis de Attack on Titan 2 (A.O.T. 2)

Koei Tecmo y Omega Force nos traen Attack on Titan 2, la esperada continuación del juego de acción basado en el anime en el que utilizando nuestro equipo de movilidad omnidireccional debemos acabar con los titanes que salgan a nuestro paso.
Cartel Attack on Titan 2Play

Attack on Titan 2 (A.O.T. 2) es un juego de acción en tercera persona con elementos de rol y, en esta ocasión, pequeñas dosis de estrategia, basado en el anime del mismo nombre y continuación directa de Attack on Titan: Wings of Freedom. A pesar de mostrarse muy fiel al primer juego, cuenta con pequeñas mejoras que lo convierten en un título mucho más completo y satisfactorio a nivel jugable.

Su historia es la misma que podéis disfrutar con las dos primeras temporadas del anime, aunque esta vez contada desde el punto de vista de un personaje que creamos nosotros desde cero y siempre cercano a los protagonistas. Aquí, hace más de 100 años los siniestros titanes aparecieron con un único objetivo, devorar a todos los seres humanos. Para sobrevivir, se creó una enorme zona protegida por tres muros donde viven los humanos. Tras más de un siglo de paz, los titanes han invadido el lugar liderados por el titán Colosal y el Acorazado, los cuales han destruido y atravesado la primera muralla. Nuestro objetivo no es otro que eliminarlos para recuperar el control, todo mientras buscamos venganza contra el Acorazado, por ser quien acabó con la vida de los padres del protagonista.

El argumento, al ser el mismo que el del anime, es muy interesante y está contado con mucho mimo y detalle mediante escenas animadas y montones de conversaciones. Al estar contado desde la perspectiva de una tercera persona, hay algunos sucesos que son completamente originales. Es algo que nos ha gustado mucho, ya que gracias a ello pueden implementar más misiones, alargar la aventura principal y además revivir los mejores momentos del anime, todo sin perder su esencia.

Las herramientas de creación son bastante amplias, permitiendo elegir su sexo, cuerpo, pelo, ojos, cejas, nariz,  cara, boca, piel e incluso la ropa, su color y la voz. Esto hace que podáis crear casi cualquier tipo que se os ocurra sin que afecte a las escenas del juego, ya que se muestran desde una perspectiva en primera persona para que no podamos ver su rostro o el equipamiento que lleva.

Pasando ya a su jugabilidad, conserva las mecánicas vistas en el anterior juego, pero han sido refinadas para hacer que la experiencia sea más satisfactoria. Esto se nota sobre todo al usar el equipo de desplazamiento omnidireccional, que nos permite recorrer los escenarios a toda velocidad enganchándonos en los edificios, estructuras o los propios titanes, aunque para ello hay que usar un gas que se gasta. No siempre encontraréis lugares para engancharos, así que tened cuidado a la hora de enfrentaros a los titanes en lugares abiertos o si estáis sin gas.

A la hora de atacar tenemos que fijar nuestro objetivo seleccionando entre las diferentes partes de los titanes. Casi siempre tendréis que centraros en su nuca, si bien de vez en cuando aparecen algunos especiales a los que debéis debilitar atacando otras partes de su cuerpo. Además, algunas de estas partes ofrecen recompensas en forma de materiales que podemos invertir en mejorar o crear armas. No hay que olvidar que la velocidad y la precisión a la hora de golpear son esenciales para causar un mayor daño, teniendo esta vez que buscar buenos ángulos de ataque para poder acertar y evitar obtáculos que se entrometan.

Como grandes novedades, ahora tenemos la posiblidad de sorprender a un titán por la espalda fijándolo con una mirilla desde la distancia, un contraataque al esquivar con precisión en el último momento el ataque del titán en cuestión o crear ciertas bases usando bengalas para obtener ventajas tácticas y reabastecernos de gas y hojas.

Los titanes ahora son más peligrosos que nunca, sobre todo los especiales, haciendo que sintamos la emoción y peligrosidad al estar ante estas criaturas. Reaccionan ante nuestras acciones y, si llegamos a enfurecerlos, nos persiguen sin descanso para intentar darnos caza. Los hay de muchos tipos, a cada cual más peligroso que el anterior, con unas físicas más satisfactorias que impiden que hagamos daño desde ángulos desde los que sería imposible hacerlo.

Entre misiones visitamos la base, lugar en el que podemos desarrollar equipo, adquirir materiales o conversar con los diversos personajes del juego para mejorar nuestra afinidad con ellos. Gracias a esto podemos aprender nuevas habilidades a equipar para ganar ciertas ventajas, así que recomendamos conversar con ellos siempre que podáis. Esta afinidad también aumenta al realizar misiones con ellos, darles regalos de su gusto o elegir la respuesta adecuada en las conversaciones, teniendo que conocer bien a cada uno para acertar.

Las misiones no tienen demasiada variedad, centrándose casi siempre en proteger cierto lugar o personaje, así como acabar con un determinado titán, pero en general están bien distribuidas y nunca se hacen muy repetitivas a pesar de su temática. Como siempre, al completar misiones ganamos experiencia que nos permite aumentar nuestro nivel para mejorar nuestras estadísticas generales, aumentando así nuestra resistencia y poder para acabar cada vez con enemigos más poderosos.

En cuanto a modalidades, no tenemos sólo la historia, sino que encontraréis también uno llamado Otro modo, en el que viviréis diferentes misiones de exploración con nuestro protagonista o los personajes de la serie, siendo su elenco tres veces más grande que el del primer juego. Eso sí, antes tendréis que desbloquear a dichos personajes avanzando en la trama de la historia y su dificultad depende sobre todo del seleccionado, siendo unos mucho mejores que otros. Por otro lado tenemos un modo multijugador competitivo donde se enfrentan dos equipos de cuatro jugadores por ver cual acaba con más titanes en una partida. Es poco original y un poco prescindible, pero se agradece su incursión.

La duración del juego es bastante extensa, con una campaña que da mucho de sí que, junto con Otro modo y el multijugador competitivo, tenemos juego para muchas horas. Puede que la repetición de tareas pueda llegar a aburrir, pero si sois aficionados de la franquicia disfrutaréis mucho con él al haceros con los controles.

El apartado gráfico sigue apostando por el cell shading para asemejarse al estilo del anime, con personajes bien animados y escenarios que, a pesar de no estar nada mal, les falta algo de detalle y variedad. Las físicas y ciertas texturas siguen siendo mejorables, con algo de popping bastante notable, pero en general no está nada mal. Eso sí, funciona con mucha suavidad para que la jugabilidad no se resienta.

La banda sonora está bastante bien a pesar de no ser la del anime, si bien no llega a su nivel. Lo mejor son los efectos y el estupendo doblaje en japonés, cuyos actores son los mismos que los de la serie. Como punto positivo hay que comentar que en esta ocasión cuenta con textos en castellano, si bien hay algunos fallos en la misma.

Attack on Titan 2 se muestra muy continuista, aunque mejorando todos los aspectos del anterior juego. Sus mecánicas funcionan mejor, los titanes son más desafiantes, hay montones de tareas a realizar, más personajes disponibles y una historia mejor relatada, con un punto de vista diferente que le añade algo de variedad. En el lado negativo tenemos tareas un tanto repetitivas y muchos elemntos reciclados del primer título, aunque no es demasiado preocupante.

Los aficionados de la franquicia disfrutarán mucho de A.O. T. 2, con una recreación muy fiel de su universo y unos combates muy divertidos.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información