Análisis | Vídeos | 16 OCT 2017

Vídeo análisis de Blue Reflection

Tags: PC PS4
Descubre el poder de la imaginación con nuestro análisis de Blue Reflection, el nuevo RPG de la compañía Gust que nos permite configurar el mundo.
Cartel 2 Blue ReflectionPlay

Su historia tiene lugar en la escuela de secundaria Hoshinomiya Girls actualmente en Japón, con las redes sociales y los smartphones abriendo nuevas formas de comunicarse con los demás. Los años en la escuela secundaria suelen ser un período agridulce en la vida. Hay días felices, pero también épocas de ansiedad.

La protagonista de esta historia es Hinako, una chica que experimenta toda clase de emociones a lo largo de la aventura, formando lazos sociales que le afectan mucho. Cuando su carrera en el mundo del ballet queda truncada por un trágico accidente, Hinako opta por aislarse del resto del mundo. Sin embargo, su vida cambia cuando conoce a las gemelas Shijõ, Yuzuki y Lime, que le conceden a Hinako el poder de una Reflectora, una guerrera mágica que puede manipular una misteriosa dimensión paralela conocida como El Común. Este lugar está repleto de peligros y, con la ayuda de sus compañeras, tendrá que enfrentarse a un gran mal, los Sephira, para intentar recuperar su sueño de convertirse en bailarina y rescatar los Fragmentos emocionales de las chicas que se ven afectadas por dicho mal.

Este argumento nos habla sobre la importancia de formar vínculos con otras personas, en el que solos podemos sentirnos insignificantes, pero juntos es más sencillo encontrar la felicidad. Cuenta con varios momentos interesantes e inesperados, aunque peca de utilizar los cliches típicos de este tipo de producciones y algo de fanservice un tanto prescindible, ya que no tiene peso en la jugabilidad.

Blue Reflection es un RPG con batallas que se desarrollan por turnos en el que estamos continuamente alternando entre la vida de estudiante de Hinako y su papel de Reflector en el mundo paralelo, teniendo que viajar por escenarios para enfrentarnos a los demonios que allí habitan y así estabilizar los Fragmentos de Éter de cada chica y sus emociones. Si habéis jugado a anteriores juegos de la compañía sus mecánicas os resultarán familiares, pero las explicamos para quien no las conozca.

Por un lado, en el colegio, viajamos por las diferentes partes del mismo, conversando con los personajes, desatando eventos y descubriendo poco a poco su vida, encontrando a algunos de ellos tocados emocionalmente. Esto hace que, como Reflectoras, se adentren en El Común para intentar curarlas acabando con los males que allí habitan y estabilizando los fragmentos de éter. Los enemigos son visibles en todo momento por los escenarios, decidiendo nosotros si queremos empezar a combatir. Si los golpeamos primero obtenemos una pequeña ventaja al comenzar y, si nos atrapan ellos, ocurre justo lo contrario.

Una vez dentro de los combates encontramos una línea de tiempo que indica el orden de actuación de cada personaje y varios comandos disponibles cuando llega nuestro turno. Atacar nos permite elegir uno de los movimientos ofensivos que tenga el personaje en cuestión, donde algunos gastan puntos de magia y otros son gratuitos, pero no hay que preocuparse, ya que pueden recuperarse un poco con la opción Cargar Éter. Los enemigos tienen debilidades y fortalezas ante ciertos ataques y, si sabemos aprovecharlas bien, podemos retrasar su turno para ganar algo de ventaja.

Junto a los ataques está el comando de Apoyo, con el que prestar ayudas a las Reflectoras, o la posibilidad de Escapar. También hay Comandos Activos, de los que podemos llevar hasta cuatro, con los que defendernos, curarnos o realizar otras acciones útiles para el combate. Tenemos además un medidor de Overdrive que, al rellenarlo, podemos activar para realizar diferentes habilidades de forma consecutiva dependiendo de la cantidad que tengamos, aunque no se puede repetir ninguno de ellos. Si este indicador alcanza su límite podemos lanzar un devastador Ataque Conjunto.

Al salvar a las chicas, éstas se vuelven amigas de las protagonistas, lo que nos permite recibir su ayuda en los combates contra los Sephira, ya sea ofensiva o defensivamente. Cada Reflectora puede llevar hasta cuatro compañeras que cuentan con sus propios puntos de vitalidad y de magia, y pueden activarse cuando alcanzan los puntos máximos de magia. Sin embargo, si su vitalidad cae a cero se retiran temporalmente del combate. Son muy útiles, y utilizarlas en el momento oportuno puede suponer la diferencia entre la victoria o la derrota.

Cuando derrotamos enemigos conseguimos objetos útiles para la aventura. A diferencia de otros juegos de rol, aquí no obtenemos experiencia, sino unos Puntos de Crecimiento a invertir en los diferentes parámetros de cada personaje cuando estabilizamos fragmentos, ya sea el ataque, la defensa, la técnica o el apoyo, mejorando a su vez sus características generales. Al lograr una determinada cantidad de ellos vamos desbloqueando nuevas habilidades según el apartado en el que las hayamos gastado. También logramos Fragmentos con diversos efectos que combinar con las habilidades para que éstas se vuelvan más poderosas, mejorándose estos mediante el uso de objetos.

La parte de la exploración está bastante simplificada en El Común, con escenarios de poca amplitud y demasiado lineales. En ellos encontraréis objetos ocultos fácilmente localizables, teletransportadores y pequeñas partes de plataformeo, aunque éstas se resuelven automáticamente. Al menos en el mundo real debemos visitar varias partes de colegio para descubrir misiones, eventos y otras tareas secundarias que mejoran los vínculos entre las estudiantes, siendo muy útiles para mejorar a las protagonistas. Aquí entra el juego el smartphone de Hinako, con el que puede conversar en chats y, mediante aplicaciones, realizar otras funciones interesantes.

En el lado negativo tenemos que decir que el juego en general resulta bastante sencillo, por lo que recomendamos jugar en la dificultad más alta desde el principio, encontrando las opciones de fácil, normal o difícil entre las que podemos cambiar en cualquier momento de la aventura. También hay que comentar que con el tiempo se puede hacer bastante repetitivo, ya que nos limitamos a buscar a chicas con problemas en el mundo real, viajar hasta El Común y acabar con los diversos enemigos. Su duración tampoco ayuda, en el que podemos ver el final tras unas 20 horas de juego, algo escaso para tratarse de un RPG.

El apartado gráfico, a pesar de sus carencias técnicas, es muy llamativo, sobre todo por una excelente dirección artística, con escenarios muy coloridos llenos de detalles y personajes cuidados. Lo mejor, sin duda alguna, es la interfaz, que resulta vistosa y práctica en todos los sentidos.

El sonoro también es muy bueno, con melodías que os cautivarán a la hora de explorar y combatir tanto en el mundo real como en El Común. Las voces nos llegan en japonés, estando los textos en completo inglés.

Blue Reflection es un título que, a pesar de no innovar demasiado, sabe aprovechar sus cualidades. Los combates por turnos no se hacen pesados y la historia está bien llevada, pero lo que más nos ha gustado ha sido la dirección artística y sonora. Es una pena que la exploración y la parte de simulador escolar no se haya cuidado un poco más, pero en general cumple para ser una nueva IP.

Los que disfruten de los JRPG encontrarán un producto bastante satisfactorio que esperamos que Gust sepa cuidar para convertirlo en una saga de calidad que corrija los errores de éste.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información