Análisis | Vídeos | 05 SEP 2016

Vídeo análisis de Deus Ex: Mankind Divided

Tags: PC Xbox One PS4
El RPG de acción Deus Ex: Mankind Divided, secuela del aclamado Deus Ex: Human Revolution, llega a las tiendas de la mano de Square Enix y Koch Media. Descubre en nuestro análisis esta inmersiva experiencia.
Cartel Deus Ex Mankind DividedPlay

Su historia nos traslada hasta el año 2029, dos años después de los sucesos acaecidos en Human Revolution y el infame incidente con los Aumentos en Pancaya que provocó la muerte de millones de personas a manos de aquellos que habían instalado los aumentos. Este suceso ha provocado una enorme división entre los humanos normales y los humanos aumentados mecánicamente, siendo estos últimos relegados al estatus de parias que viven totalmente marginados y aislados del resto de la sociedad. En esta confusión emocional hay diversas facciones que buscan manipular a las masas desvituando la opinión pública sobre los aumentos en su propio beneficio y encubriendo la verdad sobre lo que realmente ocurrió.

Nuestro protagonista, Adam Jensen, es ahora un experimentado agente encubierto en un mundo que ha dado en despreciar a los de su clase. Equipado con un nuevo arsenal de armas y aumentos de última generación, Adam tiene que escoger bien la estrategia adecuada y en quién confiar para destapar una conspiración a escala global.

Para entender bien su historia es necesario haber jugado al título anterior, aunque hay un completo vídeo resumen que ayuda a entender parte de la misma. Todo el argumento está muy trabajado, siendo realmente interesante la trama, con multitud de giros y dilemas morales.

Deus Ex: Mankind Divided es un RPG de acción que se desarrolla desde una perspectiva en primera persona, cambiando ésta a una en tercera cuando utilizamos coberturas o en los momentos algidos de los combates cuerpo a cuerpo. En este mundo las decisiones que tomamos y nuestras acciones acarrean consecuencias significativas en el transcurso del juego. Por ello, para afrontar las misiones – tanto principales como secundarias - se han añadido múltiples opciones jugables, adaptándose así las partidas al estilo de cada jugador.

Entre las mecánicas a elegir para avanzar podemos utilizar el combate, el sigilo, socializar para convencer a otros de que nos ayuden o piratear dispositivos que faciliten nuestro avance. Todas ellas tienen un gran peso en la trama y sus consecuencias no tardan en aparecer, ya sea conociendo a otros personajes, desbloqueando nuevos eventos o activando nuevas misiones. Gracias a ello se consigue un mundo vivo, que reacciona en todo momento y nos invita a explorar cada uno de sus rincones para descubrir sus secretos.

Los escenarios juegan un papel fundamental en el juego, estando cargados de objetos y rutas secretas que amplían nuestras posibilidades estratégicas. No son demasiado grandes pero gracias a su genial diseño, que incluye más verticalidad que el título anterior, ofrece multitud de opciones a la hora de afrontar una misma misión, lo que además le añade mucha rejugabilidad al título.

A pesar de ser muy conservador en cuanto a mecánicas jugables, se han incorporado pequeños cambios que le sientan muy bien, como un mejorado sistema de coberturas que nos permite ejecutar a enemigos de forma sigilosa o variaciones en los tiroteos, aunque estos últimos siguen sin estar a la altura del resto del juego. La inteligencia artificial de los enemigos deja mucho que desear, ya que en ocasiones no localizan a nuestro personaje cuando aparentemente estamos en su rango de visión, y tardan en reaccionar ante determinadas situaciones. Esto no quiere decir que sea un título sencillo, estando los escenarios cargados de guardias que acuden en masa a cualquier tipo de alarma.

Los aumentos vuelven a ser los grandes protagonistas del juego, ya que desbloquean nuevas destrezas y mejoran nuestras habilidades de sigilo, sociales, de pirateo o de combate, permitiendo decidir cómo queremos que evolucione el personaje en función de nuestro estilo de juego. Gracias a ellos podemos realizar grandes saltos sin sufrir graves consecuencias en la caida, levantar objetos pesados, hackear dispositivos con mayor facilidad o incluso volvernos invisibles para intentar pasar desapercibidos entre muchas otras. Todas son muy útiles, sobre todo unas especiales que cuentan con mucho poder, y hay que pensar bien el orden en el que las desbloqueamos para avanzar con más facilidad.

Todo esto también se aplica a las armas, siendo totalmente personalizables y encontrando un mayor número de ellas. Hay que tener en cuenta que nuestro inventario es limitado, por lo que elegid la que más os convenga según vuestro estilo de juego.

Una de las novedades es el modo Breach, una serie de misiones contrarreloj en las que competimos por conseguir la mayor puntuación posible y superar las marcas de otros jugadores, dándole un enfoque más arcade al juego y contando con un estilo gráfico diferente al resto de la aventura. Nuestro objetivo es obtener y vender datos corporativos sumamente confidenciales infiltándonos en algunos de los servidores más seguros del mundo, utilizando el capital conseguido para enriquecer tanto nuestro arsenal como habilidades. Para afrontar su creciente dificultad hay recompensas en forma de puntos de experiencia, créditos y potenciadores.

Como en todo buen juego de rol que se precie, la duración depende de lo que el jugador le quiera dedicar. Completarlo, sin buscar ningún tipo de secreto o realizar misiones secundarias, puede llevar unas 20 horas, margen que se amplía enormemente si queréis descubrir en profundidad su mundo. A todo ello hay que sumarle su gran rejugabilidad, ofreciendo varias dificultades entre las que elegir y multitud de posibilidades a la hora de afrontar las misiones.

En el apartado gráfico lo que más destaca son sus diseños, con escenarios cargados de detalles en cada rincón. Los personajes cuentan con algunas expresiones y animaciones que no nos terminan de convencer, quedando aún más en evidencia en los secundarios. A todo ello hay que sumarle otros pequeños detalles mejorables, como determinadas texturas, pequeñas caídas en la tasa de imágenes por segundo o largos tiempos de carga. A pesar de todo, sigue siendo muy llamativo a nivel visual.

El sonoro sigue la estela del título anterior, con melodías que, aunque no destacan, acompañan bien durante la aventura y mejoran la experiencia general. Contamos con textos y doblaje en castellano – siendo los mismos actores que los de Human Revolution -, y en esta ocasión se nos da la posibilidad de elegir también el doblaje en inglés para aquellos a los que no les convezca el anterior.

Deus Ex: Mankind Divided es, como conclusión, un título divertido, muy extenso y con multitud de posibilidades a la hora de afrontar las misiones, teniendo un mundo que cambia constantemente con nuestras decisiones y una historia que engancha. A pesar de ser continuista en lo jugable, las pequeñas mejoras añadidas le sientan muy bien, aunque siguen sin convencernos los tiroteos y la IA enemiga.

En lo técnico no es un juego que destaque, pero gracias a sus geniales diseños resulta tremendamente llamativo. El apartado sonoro, por su parte, cumple con creces.

Si os gustó Human Revolution, Mankind Divided no os decepcionará, encontrando mecánicas muy similares que harán las delicias de los aficionados a la saga y al género.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información