Análisis | Vídeos | 10 NOV 2016

Vídeo análisis de Dragon Ball Xenoverse 2

Tags: PC Xbox One PS4
Prepárate para volver a recuperar la historia con Dragon Ball Xenoverse 2, la continuación del aclamado juego de lucha basado en el universo de Dragon Ball. Descubre en nuestro análisis sus principales novedades y características.
Cartel Dragon Ball Xenoverse 2Play

Su argumento nos lleva de nuevo a proteger la historia de Dragon Ball, ya que unos malvados intrusos la están amenazando y alterando. Para ello nos toca convertirnos en patrulleros del tiempo, intentando devolver a la normalidad el pasado y el futuro de su mundo. En esta ocasión, además de los enemigos conocidos del anterior juego, encontramos otros nuevos venidos de las películas de Dragon Ball para llevar a cabo sus malvados planes.

Nada más comenzar, tal y como ocurriera con la primera parte, nos toca crear a nuestro personaje eligiendo entre cinco razas: Terrícola, Saiyan, Namekiano, Raza de Freezer o Monstruo, estando todas muy bien equilibradas. Además de su sexo podemos escoger entre varios parámetros para personalizarlo a nuestro gusto, aunque está algo limitado en este sentido. Como curiosidad, podemos importar nuestra partida del primer juego para conseguir ciertos extras, pero el personaje que creamos entonces ahora se ha convertido en un héroe legendario en la historia, por lo que no es posible manejarlo.

El sistema de combate mantiene su base, contando con un botón de ataque fuerte y otro flojo para realizar combos, otro para ráfagas ki, una lista con los ataques especiales que llevamos equipados y podemos utilizar, y otra con las habilidades evasivas, técnicas definitivas y el despertar. Todas las técnicas requieren Ki, que se rellena al golpear al rival o equipándonos su respectiva habilidad. También tenemos una de resistencia que limita las veces que podemos teletransportarnos para realizar combos al lanzar al rival por los aires o al desplazarnos con rapidez.

Entre las novedades jugables encontramos un movimiento de persecución, la posibilidad de contrarrestar sus ataques cuando aparecen tras nosotros o realizar derribos en cualquier momento de nuestra cadena de ataques.

Todo se desarrolla desde Conton City, que nos sirve como base para interactuar con otros jugadores, acceder a diversas misiones (tanto principales como secundarias), desafíos, minijuegos o comprar en sus tiendas. Esta ciudad tiene un tamaño siete veces mayor que Toki City (la del primer juego) y no hay pantallas de carga entre zonas, por lo que podemos explorarla libremente para descubrir sus secretos. Al tener un tamaño tan grande ahora podemos utilizar vehículos para viajar a mayor velocidad o incluso volar por ella, aunque para ello antes debemos obtener la licencia.

Una de las novedades la encontramos en cinco fallas temporales, que cuentan con una trama original relacionada con cada uno de las razas del juego y nos permiten conseguir extras para la raza que tengamos elegida. En estos lugares están también hay desafíos de Mr. Satan, que nos sirven para conseguir más zenis; los hijos de Bu, regalándonos determinados objetos a cambio de comida; o un namekiano con la misma función pero a cambio un objeto concreto. Además de todo ello podemos crear las QQ Bang, que anulan los beneficios de nuestro equipamiento para aplicar sólo los de dicho objeto, lo que nos permite cambiar libremente el aspecto de nuestro protagonista pero manteniendo las estadísticas generales.

Como pasaba en el primer juego, podemos entrenar con personajes de la serie para aprender poco a poco sus técnicas, funcionando ahora mucho mejor y encontrando más de ellos. Ahora se nos permite ganar sus técnicas incluso sin ser sus discípulos, por lo que no hay que preocuparse por la afinidad. Cuando acumulamos un determinado número de puntos de entrenamiento nos enfrentamos a un exámen para subir de rango, apareciendo así nuevas lecciones y mentores, aunque algunos no se desbloquean hasta que avanzamos en la historia.

Las misiones principales las jugamos en solitario, mientras que las secundarias podemos realizarlas tanto con otros jugadores en cooperativo como con la IA. Todas las misiones tienen objetivos ocultos que, si los cumplimos, desbloquean una batalla extra. Aunque la primera vez no sabemos cuales son los requisitos, sí que aparecen al repetirlas. Algo que no nos ha gustado es que sus recompensas son aleatorias, lo que nos obliga a repetir estas misiones en más de una ocasión. Otra novedad está en las Misiones de Experto, en las que formando grupos de seis jugadores nos enfrentamos a enemigos muy poderosos.

Es una pena que las misiones que jugamos online sólo cuenten como completadas para el anfitrión de la partida, aunque al menos recibimos las recompensas. Además, cada vez que queremos cambiar de misión nos toca salir de una sala, lo que hace engorroso encontrar jugadores todo el tiempo.

No podían faltar las peleas entre jugadores, tanto en solitario como por equipos, encontrando Partidas Igualadas y de jugador. Las primeras tienen unas reglas preestablecidas y permiten ascender en el ranking, mientras que las segundas podemos personalizarlas a nuestro gusto. Quizás falta algo más de equilibrio en las partidas, pero en general funcionan bien.

La plantilla de personajes a elegir es muy amplia y está bien diferenciada. El problema está en que muchos personajes no pueden transformarse en combate y algunos cuentan con varias casillas para cada una de ellas, lo que reduce su número drásticamente. Hay algunas transformaciones que han sido excluidas, a lo que hay que sumar ciertos personajes de Dragon Ball Super que llegan mediante DLC.

Gráficamente no hemos notado grandes cambios a pesar de estar creado en exclusiva para la actual generación de consolas y PC. Los modelados de los personajes no han variado practicamente nada, al igual que ocurre con sus animaciones. Los escenarios están bien, pero los efectos de la destrucción, como la de los árboles o el suelo que se destroza y autoregenera, son muy mejorables. Pero lo peor de todo son los tiempos de carga, teniendo algunos una duración excesiva. Al menos funciona a 60 fotogramas por segundo, algo que le sienta genial a su jugabilidad.

La banda sonora, a pesar de no ser la original de la serie, está muy bien y le aporta ese frenetismo que buscan. Lo que no nos ha gustado demasiado es la ambientación de la ciudad, sintiéndose algo apagada por la escasez de sonidos que encontramos en la misma. Al menos los efectos están muy logrados y podemos elegir entre el doblaje en inglés o el japonés, siendo muy superior este último con las voces originales. Además todos sus textos están perfectamente traducidos al castellano.

Dragon Ball Xenoverse 2 supone un pequeño avance en el apartado jugable, con montones misiones a completar y una cantidad abrumadora de contenidos. Hay pequeños detalles mejorables, como tener todas las transformaciones disponibles mientras combatimos o un sistema de salas online mejor preparado, pero en general cumple con creces y hay que dedicarle muchas horas para descubrir todas las novedades.

En lo técnico encontramos muchas similitudes con su antecesor y esperábamos un salto mayor al estar pensado sólo para las plataformas actuales. En el sonido destacan las voces en japonés.

Si os gustó la primera entrega disfrutaréis mucho con la segunda, con montones de opciones de personalización y mejoras jugables que harán las delicias de los fans.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información