Análisis | Vídeos | 26 MAY 2016

Vídeo análisis de Fire Emblem Fates: Estirpe - Conquista - Revelación

El esperado RPG estratégico de Nintendo e Intelligent Systems, Fire Emblem Fates, llega a las tiendas con tres versiones diferentes que ofrecen experiencias bien diferenciadas y con montones de contenidos. En nuestro análisis os hablamos de ellas.
Fire Emblem FatesPlay

Su argumento nos lleva hasta dos reinos que están a punto de entrar en batalla. Dividido entre dos familias, somos un heredero de Hoshido que ha crecido entre la realeza nohria. Si elegimos la senda de Estirpe nos toca enfrentarnos al rey corrupto de Nohr junto a una familia de extraños. Si optamos por seguir la senda de Conquista debemos combatir para cambiar la suerte de nuestro reino desde el interior. Hay además una tercera senda que se lanza mediante contenido descargable, Revelación, que nos ofrece un punto de vista externo del conflicto.

Nada más comenzar nos toca personalizar a nuestro protagonista eligiendo su sexo, tamaño y otros detalles de su rostro. Su nombre por defecto es Corrin, aunque podemos llamarlo como queramos.

Hasta el capítulo 6 vamos conociendo a los personajes principales de esta historia y algunos detalles, tomando al final del mismo la decisión más importante de la aventura: el bando a elegir. Cada juego nos ofrece una perspectiva diferente de la historia y, aunque se pueden disfrutar y entender jugando sólo a una, para comprenderla a la perfección tenemos que jugarlos todos. Estos además tienen ciertos elementos que los hacen únicos: Estirpe es la versión más accesible y sencilla por tener escenarios cerrados de menor tamaño, con el simple objetivo de acabar con todos los rivales o un jefe, por lo que recomendamos empezar por ella. Además cuenta con desafíos secundarios que nos permiten subir de nivel y conseguir dinero constantemente. Esto no ocurre en Conquista, donde tenemos que planificar que personajes subimos de nivel en las misiones. Los objetivos en Conquista son más variados, con localizaciones más amplias y abiertas llenas de enemigos y trampas. Para el final dejaríamos Revelación, que nos enfrenta a los otros dos bandos y cierra la historia, pudiendo usar capacidades de ambos rivales y ofreciendo escenarios muy variados.

Sus batallas siguen desarrollándose por turnos, siendo más tácticas que nunca y teniendo que liderar un ejército de caballeros, magos o arqueros entre muchos otros. Cada arma y unidad tiene ventajas y desventajas que debemos tener en cuenta a la hora de enfrentarnos a cada enemigo, estando muy bien diferenciados debido a sus capacidades y habilidades. En esta ocasión las espadas y las magias son superiores a las hachas y arcos, éstas últimas acaban con las lanzas y armas ocultas, derrotando éstas a su vez a las espadas y magias, siendo esencial aprenderse este patrón para intentar conseguir la victoria y encontrando muchas más armas que en pasadas entregas.  Se ha eliminado el desgaste de las mismas, pero en su lugar se han añadido habilidades que le dan un toque muy interesante.

Los personajes se desplazan por casillas, moviéndose tanto como sus estadísticas lo permitan. En cualquier momento podemos ver el rango de ataque de nuestros rivales, por lo que si estamos dentro de él recibiremos daño tras realizar nuestro ataque, algo muy a tener en cuenta al llevar a cabo nuestra estrategia.

Colocar a aliados juntos en el campo de batalla hace que se ayuden mutuamente, potenciándose entre sí y realizando ataques conjuntos. Ahora también podemos agrupar dos unidades y manejarlas como si fueran sólo una, atacando únicamente el que aparece como principal y ayudando el secundario aumentando las capacidades del otro y defendiéndolo si el indicador lo permite. Los enemigos pueden realizar estas mismas acciones, lo que nos obliga a estar muy atentos a todos sus movimientos.

Los escenarios tienen un papel fundamental en estas batallas ya que, además de tener obstáculos y ciertos lugares que proporcionan beneficios, ahora cuentan con las Venas de Dragón. Estas zonas pueden ser activadas por los personajes que tienen linaje real, haciendo que se produzcan cambios en el entorno que abren nuevas posibilidades estratégicas, ya sea creando nuevas rutas o dañando a los rivales entre otras.

Entre las novedades encontramos Mi Castillo, un lugar que nos sirve como base de operaciones en la que construimos diferentes estructuras que nos proporcionan beneficios o tiendas donde comprar armamento. Los enemigos pueden atacar nuestra base, teniendo que defenderla junto con sus estructuras. Este lugar también sirve para mejorar la relación entre nuestros personajes, pudiendo incluso llegar a casarse y tener descendientes que podemos usar en batalla. Los Castillos creados pueden compartirse con otros jugadores.

Para adaptarse a todo tipo de jugadores ofrece distintos niveles de dificultad: Normal, Dificil y Experto. Incluye además tres estilos de juego, Novato, donde no perdemos a los personajes que mueren en batalla, Clásico, desapareciendo de forma permanente si acaban con ellos, y Fénix,  en el que los aliados caidos resucitan al siguiente turno.

Las figuras amiibo también son compatibles con el juego, obteniendo a los clásicos personajes Marth, Daraen, Ike y Lucina al utilizar sus respectivas figuras y ganarnos su confianza.

Su apartado gráfico nos ha parecido muy bueno, con mapeados y personajes totalmente tridimensionales que nos permiten hacer zoom y ver las espectaculares batallas más de cerca, pudiendo elegir entre varias perspectivas. Tanto los personajes como los escenarios están muy bien modelados, siendo tremendamente variados. Los efectos de los ataques también están conseguidos, donde destacan sobre todo los especiales. El 3D es muy llamativo, siendo muy vistoso en las partes jugables y en las espectaculares cinemáticas.

La banda sonora es simplemente increíble, con infinidad de temas que se adaptan tanto a las batallas como a las conversaciones. El doblaje en inglés no está nada mal, con subtítulos en castellano que nos ayudan a entender a la perfección tanto el argumento como la mecánica jugable, aunque tiene algunas partes mejorables.

Fire Emblem Fates es un título muy completo, con combates estratégicos tremendamente divertidos, una historia profunda y misiones variadas que hacen que nunca se vuelva repetitivo. Las tres versiones están bien diferenciadas y ofrecen montones de horas de diversión, lo que hará las delicias de los aficionados a la saga. Por si fuera poco, la experiencia se irá ampliando con nuevos contenidos descargables.

Su apartado gráfico nos ha gustado mucho, ofreciendo una nueva perspectiva de los escenarios y las batallas. En el sonido destaca su banda sonora, con un doblaje correcto y efectos conseguidos.

Para los amantes de los juegos de rol estratégico Fire Emblem Fates es una opción tremendamente recomendable, sin importar que versión elijan.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información