Análisis | Vídeos | 12 SEP 2016

Vídeo análisis de God Eater 2 Rage Burst

Tags: PC PS Vita PS4
Bandai Namco lanza God Eater 2: Rage Burst para PlayStation 4, PSVita y PC, la remasterización del título de PSP que incluye diversas mejoras y añadidos que pasamos a contaros detalladamente en nuestro análisis.
Cartel God Eater 2 Rage BurstPlay

Su historia tiene lugar tres años después de los eventos de God Eater: Resurrection – el cual además viene incluido gratuitamente con este juego -, donde una misteriosa lluvia roja desata una pandemia fatal llamada la Plaga Negra que, sin una cura establecida, tiene una tasa de mortalidad del 100% una vez infectado. Miembros de la unidad especial “Sangre”, una afiliación de la organización Fenrir, son enviados para ayudar e investigar. Aquí tomamos el control de su último recluta mientras dominamos un armamento increíble llamado God Arc, desafiando a monstruos enormes y cooperando con un plantel de personajes icónicos luchando por la humanidad.

Nada más comenzar, y al igual que en Resurrection, nos toca crear a nuestro héroe poniendole un nombre, un nombre en clave y seleccionando su sexo, eligiendo después entre varios parámetros para personalizar su aspecto. La voz del protagonista sólo suena durante las batallas, no conversando con el resto de personajes durante los eventos.

Como su predecesor, estamos ante un RPG cargado de acción que se divide en misiones que tienen lugar en escenarios algo limitados, notándose aquí su procedencia portátil. Desde nuestra base podemos conversar con sus habitantes para obtener más detalles sobre la historia, conseguir diferente equipamiento para las batallas, aceptar misiones y consultar información sobre las mecánicas del juego entre otros.

Hay misiones tanto para un jugador, en la que nos toca elegir a un número de ayudantes determinado por el encargo, como para hasta cuatro con el multijugador online. El juego se basa en estas misiones, encontrando las principales, las de Rage Burst, otras del modo difícil y las que nos ofrecen el resto de personajes, con un total de unas cincuenta horas de juego. A todo ello hay que sumarle la gran rejugabilidad que ofrecen, ya que podemos volver a realizar misiones completadas para conseguir ciertos materiales.

En cuanto a sus controles, tenemos un ataque fuerte y otro débil, un botón para correr que agota la resistencia de nuestro personaje – recuperándose ésta poco a poco-, un salto, la posibilidad de esquivar y el poder fijar a los enemigos, aunque este último sistema no funciona demasiado bien. Los Aragamis tienen un gran poder, lo que los hace inmunes a cualquier arma común, por lo que tenemos que hacer uso de los God Arcs para acabar con ellos, utilizando éstos los mismos compuestos que el cuerpo de los Aragamis, las Células Oráculo. Gracias a ello, los God Arcs tienen cuatro transformaciones: un arma para la lucha cuerpo a cuerpo, otra para la distancia, la dedicada a la defensa y una última para “devorar” a los rivales, con la que conseguimos diferentes materiales y robamos sus atributos para crear munición. Cambiar entre estas formas es muy sencillo y ágil, por lo que se adapta al estilo de juego de cada jugador.

Los disparos consumen PO, teniendo que atacar a los enemigos con la forma de cuerpo a cuerpo para poder recargarlos. También se nos permite utilizar objetos, aunque su interfaz no es demasiado cómoda mientras combatimos.

La mayor novedad de esta entrega son las Artes de Sangre, unas habilidades especiales muy poderosas que se consiguen al devorar a los enemigos y que son capaces de acabar con varios monstruos en momentos concretos de la batalla, aunque las más fuertes sólo podemos usarlas una vez por misión.

Al completar misiones obtenemos PH y PHG con los que desbloquear nuevas habilidades para nuestros personajes - tanto activas como pasivas -, materiales para fabricar nuevo equipamiento y dinero para comprar diferentes útiles. Para mejorar nuestro equipamiento, habilidades o consultar otros detalles tenemos los terminales, siendo en esta ocasión unas máquinas expendedoras las encargadas de proporcionarnos los útiles.

En cuanto a enemigos tenemos algo más de variedad que en Resurrection, siendo algunos de ellos realmente grandes, con una inteligencia artificial bastante trabajada. Es cierto que a lo largo del juego puede resultar demasiado repetitiva la fórmula de salir a acabar con enemigos, pero debido a unas mecánicas jugables ágiles y fluidas engancha.

Además los jugadores de PS4 pueden jugar con los de PSVita gracias al Cross-Play, así como traspasar los datos de sus partidas.

Su apartado gráfico tiene muchas carencias debido a que procede de PSP, con escenarios amplios pero vacíos y carentes de vida, texturas planas y diferentes detalles generales que hacen que el resultado general esté muy por debajo de lo que debería. Al menos los personajes y enemigos están bien modelados y animados, con un excelente trabajo de diseño tras ellos.

La banda sonora está algo más cuidada, con temas que ambientan bien cada situación que encontramos a lo largo del juego, destacando sobre todo la canción principal utilizada en el vídeo de apertura. Cuenta con un doblaje en inglés bastante trabajado, buenos efectos de sonido y subtítulos en castellano para que no nos perdamos ningún detalle sobre su trama y mecánicas jugables.

God Eater 2: Rage Burst es un título muy entretenido gracias a su cuidada historia y, sobre todo, a un sistema de control que funciona realmente bien, con muchas opciones de personalización que lo adaptan al estilo de cada jugador. Esto, junto al multijugador y a su gran duración, nos asegura diversión por mucho tiempo. Su mayor problema puede ser que a la larga se haga demasiado repetitivo.

Técnicamente tampoco está a la altura de esta generación, notándose en exceso su procedencia de PSP. El apartado sonoro es mucho mejor, destacando sobre todo los efectos.

Un juego que disfrutarán los amantes de los títulos de cacería, especialmente si sois seguidores del anime, con el incentivo de que incluye además gratuitamente God Eater Resurrection.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información