Análisis | Vídeos | 18 MAY 2016

Vídeo análisis de Homefront: The Revolution

Tags: PC Xbox One PS4
Deep Silver nos trae Homefront: The Revolution, la secuela para PC, Xbox One y Playstation 4 del conocido shooter en primera persona Homefront.
Homefront The RevolutionPlay

La historia del juego como muchos sabréis, nos sitúa en una línea temporal alternativa hacia el año 2029, una época en la que Corea del Norte se ha convertido en una superpotencia económica y militar, mientras que Estados Unidos ha entrado en crisis viéndose incapaz de pagar su deuda externa con el citado país asiático, lo que provocó que los norcoreanos invadieran la nación, por lo que ahora la población vive sumida en la opresión obligada a colaborar con los invasores, ya que cualquier acto de rebeldía es aplastado.

Bajo este contexto nosotros tomaremos el papel de Ethan Brady, un nuevo miembro de la resistencia en la ciudad de Filadelfia, dispuesto a lucha por la libertad, quien tendrá que inspirar a sus compatriotas, y prender así la chispa de la revolución.

Entrando en la jugabilidad lo primero que hay que destacar es que en esta ocasión estamos ante una aventura de mundo abierto, desarrollándose precisamente toda la acción en la ahora oprimida Filadelfia, si bien el mapeado del juego está dividido en diversas zonas claramente delimitadas a las que se les ha asignado un color, las Rojas, las Amarillas, y las Verdes.

En este sentido las zonas rojas son los distritos donde la resistencia y las fuerzas invasoras a las cuales se las conoce como el EPC, libran una guerra abierta, siendo zonas prácticamente en ruinas con combates continuos, y nuestro objetivo consiste en ir capturando diversos puntos estratégicos en poder del enemigo para que de ese modo pasen a ser lugares del mapa controlados por la resistencia, haciendo retroceder poco a poco al EPC.

En relación a esto una curiosidad es que en las zonas rojas hay también muchos otros soldados de la resistencia luchando contra el EPC, pudiendo acércanos a cualquiera de ellos para ordenarles que luchen a nuestro lado, si bien nos seguirán actuando por su cuenta, siendo una pena que no sea posible darles ningún tipo de indicaciones tácticas, lo que hubiera dado mucho más juego a esta opción. Además también encontraremos motos que podemos pilotar, aunque hemos de decir que el control de las mismas no está muy pulido, y usarlas nos deja demasiado expuestos a los enemigos, lo que las acaba relegando a un segundo plano en la aventura.


Por su parte en cuanto a las zonas amarillas, están formadas por los barrios donde vive la población civil de Filadelfia, tratándose de distritos bajo un fuerte control militar donde los ciudadanos son sometidos a una vigilancia constante por cámaras y patrullas armadas, al tiempo que los medios de comunicación emiten propaganda para que los ciudadanos colaboren.

En estas zonas la jugabilidad es diferente ya que el ir armados por las calles nos delataría, por lo que tendremos que intentar pasar algo más desapercibidos tratando de no levantar sospechas mientras realizamos acciones de sabotaje contra el enemigo y ayudamos a la gente, para de esa forma ganarnos el corazón y las mentes de la población, lo que a su vez creará el ambiente idóneo para que se produzca una revuelta ciudadana.

Finalmente las zonas verdes son los lugares donde se encuentran los centros de mando del EPC, y también los mejor protegidos, lo que hace que no sea nada fácil acceder a ellos si antes no nos hemos ganado el apoyo del pueblo.


Llegados a este punto hemos de decir que el juego pone a nuestra disposición una amplia variedad de armas las cuales además son altamente personalizables, lo que nos permite por ejemplo convertir una simple pistola en un subfusil al instante, o un rifle de asalto en uno de francotirador con tan solo acoplarle un cañón más largo y una mira telescópica entre otras muchas posibilidades. Asimismo también hay una gran variedad de armamento segundario, desde los clásicos cocteles molotov, a los explosivos arrojadizos o a control remoto, pudiendo incluso colocar uno de ellos en un pequeño coche teledirigido,


Sin embargo algo que nos ha decepcionado es lentitud con la que progresamos en el juego, ya que para conseguir disfrutar de este arsenal deberemos ir comprándolo con dinero y puntos de tecnología que iremos ganando, habiendo también que preocuparnos de recoger recursos que encontraremos por el escenario, lo que resulta bastante tedioso y provoca que no podamos aprovechar muchas de las posibilidades hasta bien avanzada la aventura, lo que no sería un problema importante si no fuera porque las misiones a realizar se acaban volviendo sumamente repetitivas y monótonas, siendo esto uno de los mayores fallos del título.


Por lo demás os contamos que junto a su modo campaña el juego también nos ofrece una segunda modalidad llamada Resistencia, tratándose en este caso de un modo cooperativo online para 4 jugadores que está mucho más centrado en la acción directa, ofreciéndosenos varios tipos de misiones de Ataque o Defensa en las que deberemos asaltar posiciones enemigas, rescatar rehenes, o asegurar un lugar rechazando a los enemigos por citar algunos ejemplos.


Ya para concluir en lo que respecta al apartado técnico, es uno de los elementos en los que más destaca el título, y no en vano en su realización se ha usado el CryEngine, algo que se deja notar en el nivel de detalle de los rostros, en las texturas, o los efectos de iluminación, donde no faltan los ciclos de día y noche. Resultando igualmente muy atractivo ver como la ciudad de Filadelfia va cambiando a lo largo del juego con nuestros actos.

Aunque lamentablemente también presenta algunos aspectos negativos, ya que hay poca variedad de enemigos, y la inteligencia artificial de estos es bastante mejorable, habiendo que sumar a ello algunos bugs puntuales, y caídas ocasionales en el número de frames.

Por su parte el apartado sonoro si que cumple a muy buen nivel, con unas buenas melodías musicales, y siendo de destacar también que todas las voces han sido dobladas al español, aunque a pesar de ello hay que decir tampoco es un juego que sobresalga demasiado por su profundidad narrativa, y de hecho su trama no ha conseguido atraparnos demasiado.


En resumen Homefront: The Revolution es un título que ofrece muchas posibilidades, y un buen nivel visual, siendo un juego cuando menos interesante para los aficionados a los shoorter en primera persona en mundo abierto, teniendo a su favor una campaña en solitario muy extensa, y un modo mutijugador cooperativo que resulta divertido.

Sin embargo su gran problema reside en su planteamiento jugable, el cual es en general poco satisfactorio debido especialmente a lo rápido que caemos en la monotonía, tardando también demasiado empezar a demostrar todo lo puede llegar a dar de sí, además su historia tampoco consigue alcanzar el suficiente interés para mantenernos enganchados, quedándose en conjunto algo distante de cumplir con todas las expectativas puestas en el.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información