Análisis | Vídeos | 06 ABR 2017

Vídeo análisis de Mass Effect Andromeda

Tags: PC Xbox One PS4
Prepárate para explorar una nueva galaxia con Mass Effect: Andromeda, el nuevo juego de la saga de RPGs de acción de BioWare que ya se encuentra disponible en tiendas. En nuestro análisis os avanzamos sus principales detalles.
Cartel Mass Effect AndromedaPlay

(Ver el vídeo análisis en You Tube: https://youtu.be/YLaW_H4d4Aw)

Su historia tiene lugar seiscientos años después de los sucesos de la trilogía original. Encarnando a uno de los gemelos Ryder – Scott o Sara -, que pueden ser totalmente personalizados a nuestrogusto (aunque nos parece un tanto escaso de opciones), nos toca explorar la galaxíade Andrómeda para encontrar y fundar un nuevo hogar para la humanidad y otras razas. Comopioneros de la iniciatiiva Andrómeda tenemos que buscar planetas que cumplan con los ciertos requisitos y guiar a una tripulación para lograr hacer que sean habitables y así asegurar el futuro de nuestra especie.

Este argumento nos ha parecido bastante simple y predecible, pero en la parte final de la aventura coge bastante ritmo y se vuelve más interesante. Tampoco ayuda que ciertos diálogos no estén a la altura, con momentos que pueden resultar un tanto absurdos. Al menos sus personajes cuentan con una personalidad más trabajada y algunos de ellos tienen un gran trasfondo.

Mass Effect: Andromeda es, al igual que sus antecesores, un RPG con partes de acción que se desarrolla desde una perspectiva en tercera persona. En las conversaciones ya no existe el sistema de moralidad y nuestro carácter se determina por acciones contextuales, con cuatro tipos de actitudes que cambiarán la personalidad de nuestro personaje y el destino de otros: lógica, emocional, formal e informal. Se ha conservado la toma de decisiones, pero no nos ha gustado que su peso en la trama sea poco sustancial y que algunas resulten prescindibles.

Al combatir podemos usar coberturas para evitar los ataques de los rivales, así como una nueva gama de movimientos que le dan más agilidad a las batallas y amplían las opciones a la hora de explorar el entorno. La salud, por ejemplo, ya no se puede gestionar, sino que el escudo se regenera en determinados momentos. Como novedad tenemos un propulsor con el que esquivar y desplazarnos rápidamente por el escenario, además de la posibilidad de saltar o escalar ciertos lugares. Gracias a estos ligeros cambios y a unos escenarios que superan ampliamente en tamaño a los de entregas anteriores las batallas ganan más verticalidad y dinamismo.

Lo malo es que estos controles también tienen ciertos fallos mejorables. Para utilizar una cobertura ya no es necesario pulsar un botón cuando nos acercamos a ella. Ahora nuestro personaje se adapta al lugar cuando nos pegamos, no terminando de funcionar del todo bien. Sólo podemos llevar equipados tres poderes, aunque al menos se ha conservado los combos de habilidades. También se han reducido las opciones a la hora de dar órdenes a nuestros compañeros, limitándonos a señalar las posiciones que queremos que defiendan o los objetivos a atacar.

Eso sí, nos ha gustado mucho la sensación de progreso constante, ya sea de nuestro grupo o de las civilizaciones que vamos estableciendo. Las habilidades de nuestro personaje se dividen en tres categorías (Combate, Biótica y Tecnología) en las que invertir los puntos que hayamos obtenido y a su vez nos permiten desbloquear nuevas clases, cambiando entre ellas sin ningún tipo de restricción.

Por otro lado, podemos establecer bases de operaciones una vez alcanzado cierto índice de viabilidad en los planetas que nos ofrecen abundantes ventajas. Este indice de viabilidad se suma al que obtenemos en otros mundos para subir el nivel de Nexus y así descriogenizar a otros grupos que nos ofrecen su ayuda.

El total de planetas a explorar es menor que en otros juegos, pero se ha antepuesto la calidad a la cantidad, con montones de lugares a descubrir y tareas a realizar. Siempre que viajamos a uno de estos planetas es para realizar alguna misión principal, pero una vez las completamos tenemos total libertad para explorarlos. Podemos recorrerlos a pie o con nuestro vehículo, el Nomad, que regresa para la ocasión y puede ser mejorado con diversos útiles.

Como es habitual en este tipo de juegos, no todas las tareas se encuentran al mismo nivel, pero hay algunas que tienen una calidad excelente, con batallas muy divertidas, puzles logrados y las que desvelan detalles interesantes sobre la historia, así como la posibilidad de recopilar datos de los planetas entre otras. Las hay de muchos tipos y nos pasaríamos horas intentando explicarlas todas, por lo que os invitamos a descubrirlas.

La dificultad de la aventura está muy bien ajustada, y resulta desafiante incluso en las más bajas. Los enemigos tienen una inteligencia artificial bastante trabajada y si nos descuidamos un momento pueden acabar con nosotros. A todo ello hay que sumarle ciertos peligros ambientales, como las tormentas eléctricas o la congelación por frío.

En cuanto a duración, la historia principal puede completarse en unas 20 horas si sólo nos centramos en ella, aunque la gracia del juego está en explorar cada rincón de sus mundos y realizar todas las tareas posibles, ampliándola así unas cinco veces. A todo ello hay que sumarle su rejugabilidad por ver el rumbo que toma la historia con otras decisiones.

Si todo esto os parece poco, incluye un modo multijugador que pueden disfrutar hasta cuatro jugadores de manera cooperativa. Su dificultad es bastante alta y requiere mucha compenetración, por lo que recomendamos jugarlo con amigos. Las misiones pueden ser de supervivencia, escolta o aguantar hasta transmitir unos datos entre otros, con personajes diseñados para la ocasión con habilidades propias y que nos toca mejorar subiendo de nivel.

Su apartado gráfico es muy dispar. Por un lado tenemos unos personajes con unos modelados simples y cuyas animaciones y expresiones dejan mucho que desear, algo que no sucede con las criaturas extraterrestres. Por otro tenemos unos escenarios enormes y muy vistosos gracias a sus geniales diseños. Lo peor de todo es que encontramos multitud de fallos como popping, carga tardía de texturas, clipping o diversos bugs que nos sacan de la experiencia. También encontraréis algunas caidas de fotogramas en momentos puntuales que no molestan demasiado.

En el sonoro tenemos melodías que no están nada mal y acompañan bien durante la exploración y las batallas. Lo mejor de todo son los efectos de sonido, que hacen que la ambientación resulte espectacular, y el doblaje en inglés, cuyo trabajo de interpretación es soberbio. Cuenta con textos en completo castellano, algo fundamental para un juego de estas características y para que llegue a más gente.

Mass Effect: Andromeda es un juego entretenido, duradero y con algunos momentos espectaculares, pero no tan épico con anteriores juegos de la saga debido a ciertos fallos generales. La narrativa no está a la altura de la franquicia, los combates divierten pero fallan algunos ajustes en el control y los bugs pueden sacaros de la experiencia, aunque esperamos que haya ciertos cambios en el futuro mediante actualizaciones.

La sensación de progreso, la exploración y su duración son las grandes bazas de este juego, con un desarrollo que a pesar de sus fallos resulta divertido.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información