Análisis | Vídeos | 14 SEP 2016

Vídeo análisis de Metroid Prime: Federation Force

Prepárate para emprender una gran aventura en el universo de Metroid con Metroid Prime: Federation Force, un nuevo spin-off de la saga para Nintendo 3DS cargado de acción en el que nos toca cooperar con otros jugadores. Descúbrelo en profundidad con nuestro análisis.
Cartel Metroid Prime Federation ForcePlay

Su historia nos lleva hasta el año 20X6 del calendario cósmico, donde han pasado varios años desde las hazañas de la legendaria cazarrecompensas Samus Aran en el planeta Phaaze. La Unidad Aurora 313 corrupta se destruyó, Phaaze desapareció del mapa y la inquietante amenaza del Phazon desapareció para siempre. Aunque la Federación Galáctica considera la misión un éxito rotundo, la seguridad de la galaxia vuelve a resquebrajarse ante la irrupción de un viejo enemigo...

Los piratas espaciales se han convertido de nuevo en una amenaza constante y de consecuencias imprevisibles que debe erradicarse como sea de una vez por todas, para que reine una paz próspera y duradera en el cosmos. Por este motivo, la Federación decide poner en marcha la operación Gólem, una campaña militar cuyo objetivo consiste en el desarrollo de una superioridad táctica sobre su intiidante e irredento némesis.

Metroid Prime: Federation Force es un shooter de ciencia ficción en primera persona en el que metidos en las armaduras de combate meka – exoesqueletos enormes y mecánicos – nos toca enfrentarnos a multitud de enemigos y resolver los puzles que encontremos por los escenarios, ya sea en solitario o en equipo a través del multijugador online o local con hasta otros tres jugadores. Existen dos sistemas de control: uno basado en movimientos con el giroscopio de la consola y otro con los botones tradicionales, adaptándose a todo tipo de jugadores y pudiendo cambiarse en cualquier momento. A pesar de lo que pueda parecer, el sistema de apuntado con el giroscopio funciona bastante bien, siendo muy ágil e intuitivo, sin necesidad de ningún tipo de movimiento brusco.

Sus controles resultan muy simples, con un botón para saltar y planear durante un tiempo límite si lo dejamos apretado, un botón de disparo que podemos recargar y otro para interactuar con determinados elementos del escenario. También podemos utilizar nuestro armamento secundario, esquivar o apuntar con precisión. Los tiroteos son muy limitados y nos invitan a utilizar muy a menudo el disparo cargado, no abusando del disparo secundario debido a la escasez de munición de la que disponemos.

Las misiones son muy entretenidas, variadas y están muy bien diseñadas, con una duración corta para adaptarse al estilo de la consola. Hay desde luchas contra grandes jefes y hordas de enemigos hasta de resolución de puzles o de sigilo entre muchas otras, por lo que su desarrollo nunca cae en la monotonía. Eso sí, se nota que es una aventura diseñada para disfrutarse con amigos, con muchas mecánicas pensadas para la colaboración que os perderéis si jugáis en solitario. Al menos su dificultad está muy bien ajustada, por lo que podréis completar la aventura en solitario sin muchos problemas.

Al completarlas obtenemos un informe con una puntuación basada en la rapidez con la que  hemos completado el objetivo y conseguimos puntos extra al cumplir ciertos objetivos opcionales. Si reunimos los suficientes, nos dan medallas que desbloquean nuevos diseños para nuestro meka y, quizás, algunas ranuras para mejoras. Este botín se reparte entre todo el equipo, a no ser que juguemos en solitario.

Pero antes de estas misiones nos toca elegir entre una amplia gama de munición auxiliar, encontrando armamento ofensivo y auxiliar. La cantidad de objetos que podemos llevar está limitada por un peso, por lo que nos toca pensar detenidamente la elección. También podemos equipar mejoras a nuestro meka en unas determinadas ranuras que desbloqueamos al ganar medallas, obteniendo éstas de los escenarios y potenciando así sus capacidades.

A diferencia del resto de la saga, en esta ocasión los escenarios son bastante lineales, limitándonos a avanzar resolviendo puzles simples y acabando con los enemigos que nos salen al paso. Al menos esconden multitud de secretos en ellos, por lo que explorar cada rincón de los mismos es esencial para conseguir nuevas mejoras. Existen determinados objetos con los que podemos interactuar, ya sean paneles para activar compuertas o tirolinas para alcanzar nuevas zonas.

En la pantalla táctil podemos consultar los objetivos, nuestro armamento secundario y un mapa que nos detalla las posiciones tanto de aliados como enemigos. Desde ésta además podemos dar una serie de instrucciones de voz para compenetrarnos con nuestro pelotón y protegernos mutuamente.

Los enemigos no son demasiado variados, por lo que una vez nos aprendemos sus movimientos acabar con ellos resulta sencillo y repetitivo. Lo mismo nos pasa con los jefes, que cuentan con movimientos muy básicos y patrones que se repiten una y otra vez, no siendo nada complicado acabar con ellos.

Su duración tampoco es nada extensa, pudiendo completar la historia principal en unas cinco horas, aunque ofrece mucha rejugabilidad por intentar conseguir las tres medallas de cada misión. Al completar el juego además se desbloquea el modo difícil, haciendo que el reto sea algo mayor.

El apartado gráfico está bastante bien, con unos escenarios que, aunque no son demasiado amplios, están repletos de objetos y detalles, con montones de efectos de gran calidad. El 3D de la consola también funciona muy bien, distinguiendo a la perfección la distancia a la que se encuentra cada elemento mostrado en pantalla. Lo que menos nos ha gustado son los modelados de los personajes y sus animaciones, con unos diseños cabezones que tampoco le favorecen mucho.

La banda sonora también cumple, con temas nuevos y otros clásicos remezclados que acompañan bien las partidas, y unos buenos efectos. Además contamos con doblaje en castellano para ciertos comentarios puntuales y las órdenes a nuestros compañeros.

Metroid Prime: Federation Force resulta ser un título divertido cuando lo jugamos en cooperativo, todo gracias al diseño de sus niveles y a la gran variedad de misiones. Su linealidad, la poca diversidad de los enemigos, la simpleza de los jefes, la historia y unos tiroteos poco satisfactorios hacen que no sea tan bueno como debería, a lo que hay que sumarle una duración bastante escasa. Al menos resulta ser muy rejugable.

Técnicamente no está nada mal y funciona con mucha fluidez incluso online, aunque los personajes son mejorables. El sonido también cumple en general.

Un juego que os hará pasar un buen rato junto a vuestros amigos, aunque no cuenta con la epicidad de la saga principal.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información