Análisis | Vídeos | 30 NOV 2016

Vídeo análisis de Moto Racer 4

Tags: PC Xbox One PS4
Una de las sagas arcade más míticas regresa con Moto Racer 4, un título de carreras desarrollado por Artefacts Studio junto con Microids que es distribuido en nuestro país por Meriediem Games. Analizamos esta nueva entrega y os avanzamos sus novedades.
Cartel Moto Racer 4 InteriorPlay

Moto Racer 4 es un juego de carreras arcade que se centra en viajar a toda velocidad por el asfalto o terrenos campestres con el objetivo de vencer a nuestros competidores o superar un tiempo objetivo entre otras pruebas. Para ello contamos con un turbo que poco a poco se rellena mientras competimos, así como con las clásicas acrobacias que estaban presentes en la saga.

Su sistema de control es bastante simple, teniendo que correr, frenar, derrapar, realizar acrobacias y aprovechar las bondades del turbo. Es una pena que no respondan demasiado bien, haciendo que sea algo frustrante hasta que nos acostumbramos a ellos. A esto hay que sumarle el hecho de que hay ciertos bugs que estropean la experiencia. Aunque al principio podemos utilizar el turbo realizando caballitos, al avanzar en el modo carrera podemos conseguir otros métodos para activarlo, durando aún más dependiendo del momento en el que lo utilizamos. Las acrobacias, además, están disponibles sólo en los circuitos de tierra con sus correspondientes motos, siendo estas carreras algo más entretenidas.

El modo principal es el modo carrera, una serie de pruebas que, al superarlas, nos permiten acceder a nuevos cirtuitos, pilotos y motos. Estas pruebas se dividen en carreras normales, contrarreloj, persecuciones en las que cazar o evitar ser cazados, o carreras de eliminación, quedando eliminado el último corredor cada cierto tiempo. Pueden ser carreras de asfalto o tierra, aunque la mayor diferencia entre estas radica en los saltos.

Dichos eventos cuentan con objetivos a superar que marcan su dificultad con un determinado número de estrellas, lo que hace que sea muy rejugable. Gracias a estas estrellas desbloqueamos nuevos eventos,  teniendo además que superar varias pruebas para tener acceso a algunos de ellos. A esto hay que sumarle un objetivo de puntos de estilo realizando trucos, con lo que obtenemos puntos de mejora para las motos, siendo así más sencillo completar los retos que se nos proponen.

Para elegir los eventos contamos con una especie de mapa dividido en esferas con ramificaciones, donde además encontramos ciertas recompensas. Para obterlas, como es lógico, nos toca superar pruebas hasta llegar a ellas, consiguiendo así mejoras para el turbo o nuevos trucos. Si además llegamos al evento final de cada zona y lo completamos desbloqueamos a un nuevo personaje, lo que a su vez nos da acceso a más motos.

Las motos se pueden personalizar, ya sea cambiando su aspecto o mejorando su rendimiento con los puntos que hemos obtenido. Entre los apartados que podemos mejorar encontramos la conducción, aceleración, el turbo o la velocidad máxima, teniendo cada moto ciertas particularidades que las hacen únicas.

Junto al modo carrera tenemos la típica Partida Rápida o varios modos multijugador que incluyen una modalidad a pantalla partida para jugar contra nuestros amigos en casa y otras online para disfrutar junto a jugadores de todo el mundo. Hay que recordar también que el juego es compatible con PlayStation VR, aunque sólo podemos utilizar el dispositivo en ciertas carreras contrarreloj, lo que le quita algo de emoción.

Técnicamente deja mucho que desear, con carga de texturas tardía, popping, personajes y escenarios con modelados muy sencillos y efectos poco cuidados. Funciona a 60 fotogramas por segundo, pero de vez en cuando encontramos caídas. Al menos hay ciertos diseños para algunas localizaciones que resultan vistosos, pero hay montones de detalles mejorables, a lo que hay que añadirle ciertos bugs.

En el apartado sonoro encontramos melodías que le aportan mucho frenetismo, aunque su poca calidad y escasa variedad hace que acaben cansando al poco tiempo. Los efectos no están nada mal.

Moto Racer 4 es un juego que se centra en la diversión por encima del resto de apartados, lo malo es que esta se ve mermada por unos controles poco precisos y bugs que, además de afectar a ciertos aspectos gráficos, pueden interferir en su jugabilidad. Los modos son variados y su dificultad está bien ajustada, siendo algunos retos bastante desafiantes. Al menos cuenta con multitud de pruebas que aseguran mucha duración y rejugabilidad.

Su apartado gráfico resulta muy simple en todos sus aspectos, además de encontrar caídas de fotogramas y ciertos bugs. El sonoro cumple sin más.

Es una pena que no haya sido más mimado, quedándose muy lejos de las primeras entregas de la saga.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información