Análisis | Vídeos | 23 MAR 2018

Vídeo análisis de Ni no Kuni II El Renacer de un Reino

Tags: PC PS4
Un encantador viaje os espera en Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino, la continuación del RPG desarrollado por Level-5 en el que exploraréis un hermoso mundo y encontraréis montones de cambios en sus mecánicas que pasamos a detallaros en nuestro análisis.
Cartel interior Ni no Kuni II El Renacer de un ReinoPlay

Su historia nos habla sobre Evan, un joven heredero al trono que, tras un golpe de estado, se ve obligado a abandonar su nación. Con la ayuda de Roland, un misterioso personaje llegado de otro mundo, emprende un viaje para perseguir su sueño de crear un reino próspero en el que todas lasespecies puedan vivir en paz y armonía, todo mientras aprende a gestionar cada uno de sus aspectos y afronta su madurez. A lo largo del recorrido conoce a montones de personajes entrañables que jugarán un gran papel en la aventura.

Este argumento en principio puede parecer algo simple, pero esconde muchos giros interesantes e inesperados que harán que quedéis totalmente enganchados. Aunque el estudio Ghibli no participa esta vez en el desarrollo, su esencia se siigue sintiendo en cada rincón, con una historia encantadora, personajes tremendamente carismáticos y un precioso mundo a explorar. Además el juego está lleno de referencias sobre la entrega original, algo que agradará a sus seguidores.

Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino es un JRPG que ha cambiado los combates por turnos para pasar a la acción más directa, aunque conserva elementos del primer juego como el mapamundi, algunos puzles interesantes o montones de secretos escondidos por su mundo que hacen que no pierda su esencia. Eso sí, hay cambios notables que afectan directamente a su jugabilidad.

En primer lugar, hay distintos tipos de batallas, no funcionando todas de la misma forma. Al viajar por el mapamundi, éstas comienzan al entrar en contacto con los enemigos para transportarnos a un escenario diferente, mientras que si estamos explorando mazmorras comienzan directamente al acercanos a ellos. Aquí podemos llevar hasta a tres miembros en nuestro grupo y cambiar entre ellos siempre que queramos para aprovechar sus habilidades.

Las mecánicas son bastante simples, con un ataque débil pero rápido y otro fuerte más lento que combinados dan lugar a diversos ataques, un salto para alcanzar a los rivales voladores, la esquiva y el poder bloquear acometidas. Hasta tres armas podemos llevar equipadas para cambiar entre ellas en medio del combate para aprovechar sus características únicas, si bien cada personaje tiene asignado un tipo predeterminado. Cada una de ellas tiene un porcentaje a su lado que representa el poder que podemos sacarles al activar una habilidad, haciendo que cuanto más alto sea, más potencia tenga y podamos sacar provecho de diferentes propiedades extra.

Después tenemos esferas de magia que nos permiten utilizar un arma para atacar a distancia o las diversas habilidades que aprendemos a lo largo de nuestra aventura. A pesar de que dichas esferas se gastan con su uso pueden recuperarse poco a poco realizando ataques normales, así que estaréis continuamente utilizándolas. Además pueden potenciarse si dejamos apretado el botón en cuestión durante cierto tiempo.

Un elemento muy importante en estas batallas son los Fofis, unas pequeñas criaturas que nos prestan su ayuda. Actúan automáticamente, aunque de vez en cuando aparecen rodeados de una esfera que nos permite activar su habilidad, la cual varía según el tipo de Fofi. Estos se consiguen avanzando en la historia, creándolos a cambio de materiales o al cumplir los requisitos de unas extrañas piedras, pudiendo incluso potenciarlos llegado el momento.

Por otro lado, al viajar por el mapamundi encontraréis de vez en cuando unas banderas con las que podréis emprender batallas campales, estando marcado el nivel recomendado para realizarlas. Aquí nos toca controlar hasta cuatro escuadrones para intentar derrotar a todos los enemigos, entrenando a las tropas para formar estrategias que puedan conducirnos hasta la victoria. Desplazándonos libremente por el mapa tenemos que girar los escuadrones para utilizar en nuestro favor el que más nos convenga, teniendo cada uno de ellos una serie de ventajas o desventajas sobre el resto que es indicado por el color de una flecha.

Para ganar algo más de complejidad, podemos acelerar nuestro paso o bien utilizar el medidor campal para ir a por todas aumentando la velocidad de los ataques de forma temporal, junto con un medidor táctico que permite a cada escuadrón realizar una táctica especial cuando está relleno. Es inevitable que acaben con algunos soldados, así que podemos pedir refuerzos para seguir con la batalla, siendo imprescindible que no acaben con todos, ya que representan nuestra vitalidad. Por otro lado, también podemos conquistar algunas edificaciones rivales para poder utilizarlas en su contra.

Al ganar combates, como siempre, conseguimos experiencia con la que subir de nivel, mejorar las estadísticas generales de cada personaje y aprender nuevas habilidades. También obtendréis diversos útiles, dinero y equipamiento clasificado por su rareza en diferentes colores. Gracias a esta clasificación es sencillo identificar cuando obtenemos un objeto raro, evitándonos estar constantemente entrar al menú para cambiar el equipamiento.

Una de las principales novedades es poder crear y gestionar nuestro propio reino. Aquí tenemos que crear edificios utilizando Guílderes Reales (GR), que son diferentes a los que vemos en otras secciones del juego, para que allí puedan trabajar los súbditos que hemos reclutado y así obtener diversos beneficios. Para reclutar gente simplemente tenemos que avanzar en la historia o bien realizar tareas secundarias que os encomendarán dichos personajes, teniendo cada uno una función específica que mejora el rendimiento del lugar. Todo esto es muy importante, ya que nos permite mejorar el equipamiento, conseguir nuevos útiles o incluso crear y mejorar Fofis entre muchos otros. Además, los edificios y el propio reino se pueden mejorar para que los beneficios sean aún mayores.

El aspecto que más nos ha decepcionado han sido los enemigos, que pecan de ser casi siempre los mismos pero con alguna variante. Es entretenido luchar contra ellos debido a que ahora las batallas resultan mucho más ágiles y divertidas, si bien echamos en falta esa variedad. Esto no pasa con los jefes, que resultan espectaculares y únicos, cada uno con movimientos bastante llamativos.

La dificultad del juego está bien medida al ser sus combates bastante sencillos de completar al comienzo y ganando complejidad al avanzar. No hemos tenido demasiados problemas para completar la historia, ofreciendo el mayor reto una serie de puzles que encontraréis en determinados momentos, las batallas campales y ciertos emanantes.

En cuanto a duración, es un juego tremendamente extenso, sobre todo si tenemos en cuenta que hay muchas tareas secundarias a realizar y montones de secretos escondidos por su mundo. Monstruos peligrosos llamados emanantes, Fofis especiales ocultos, equipamiento único, la gestión del reino y todos sus beneficios… hay mucho por hacer en Ni no Kuni II, así que en este sentido no tenemos ninguna pega.

Pasando ya al apartado técnico, el juego nos parece muy bueno, en especial al viajar por las ciudades y mazmorras, donde se pueden apreciar mejor los modelados de los personajes diseñados por Yoshiyuki Momose, las criaturas y los escenarios. Todo sigue estando tan cuidado como en el primer juego, con detalles en cada rincón y diseños que recuerdan a los trabajos del estudio Ghibli, fuente de inspiración para este título. Hay algunas texturas que se pueden mejorar, algo de popping, pequeñas ralentizaciones puntuales y viajar por el mapamundi no es tan satisfactorio, pero en conjunto os encantará por la magia que desprende.

Y para acompañarlo no hay nada mejor que la épica banda sonora compuesta por Joe Hisaishi, con temas realmente buenos que saben como jugar con nuestras emociones en cada situación. No podemos olvidarnos de los geniales efectos de sonido, una interpretación en japonés estupenda por parte de los actores de doblaje (aunque no todas las conversaciones están dobladas) y textos en perfecto castellano para que no nos perdamos ningún detalle.

En definitiva, Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino nos ha maravillado, ya sea por su encantadora historia, unos combates que han ganado dinamismo o por la gran cantidad de tareas a realizar y secretos que aseguran muchas horas de juego. No hay que olvidar su estupendo apartado técnico, que da la sensación de estar viviendo una película de Ghibli. Quizás echamos en falta más variedad de enemigos y un poco más de optimización en lo técnico, pero no ensucian el gran resultado final obtenido.

Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino es como un cuento que nunca te cansas de leer, una obra que puede no gustar a todo el mundo, pero que desprende magia a cada paso que das.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información