Análisis | Vídeos | 20 ABR 2016

Vídeo análisis de Pang Adventures

El legendario revienta pompas regresa con un nuevo videojuego de la mano de Pastagames y DotEmu, Pang Adventures, que ya se encuentra disponible para PlayStation 4, Xbox One, PC y móviles.
Pang AdventuresPlay

Su historia nos pone en el papel de los hermanos Pang, que tienen la misión de detener una invasión alienígena que pretende acabar con el mundo utilizando implacables bolas. Para ello cuentan con sus arpones y otra gran variedad de armas diferentes, teniendo que hacer frente a numerosos desafíos. Es un argumento muy simple que dará paso instantáneamente a la acción.

Jugablemente sigue el estilo visto en anteriores títulos de la saga, aunque en esta ocasión resulta mucho más estratégico. La habilidad y los reflejos continuan siendo uno de los pilares fundamentales del juego, teniendo que esquivar montones de bolas en pantalla a medida que las golpeamos y se dividen, pero a su vez prestando atención a los escenarios para buscar la forma más efectiva de acabar con ellas.

Cada arma tiene una función distinta, siendo todas realmente necesarias para los diferentes niveles. La metralleta, por ejemplo, es muy útil para acabar con grandes números de bolas con rapidez, mientras que el lanzallamas tiene la misma función pero a corto rango y abarcando más ángulo por los laterales. Junto a estas armas tenemos otras como la pistola, que necesita recargarse tras unos disparos, los shurikens para atacar lateralmente, el arpón con gancho para aguantar hasta la llegada de las bolas o el arpón doble, siendo muy necesario cuando hay un gran número de bolas. Estas armas pueden aparecer al acabar con bolas o destruir unos determinados bloques.

Las bolas también tienen diferentes funciones en esta ocasión. A las bolas rojas, moviéndose teniendo en cuenta la gravedad, y las azules, que se desplazan libremente rebotando por las paredes, se suman otras como las del rayo, de humo, de lava, pegajosas o explosivas. Conocer bien como funciona cada una es muy necesario para avanzar, ya que por ejemplo las del rayo dejan caer una corriente eléctrica por nuestro arpón capaz de acabar con nuestra vida si no lo esquivamos, siendo para ellas más eficaces las metralletas o pistolas por no tener una toma de tierra que los atraiga.

A todo esto hay que sumar otros artefactos que aparecen por los escenarios, como los muelles para saltar entre plataformas, barreras que permiten nuestro paso e impiden el de las bolas o viceversa, esferas a proteger o la dinamita, que divide las bolas hasta su mínimo tamaño convirtiendo el escenario en un caos. Junto a ellos hay ciertas criaturas que no pueden acabar con nosotros, pero en su lugar es posible que nos paralicen temporalmente o destrocen bolas al entrar en contacto con ellas.

Contamos con puntuaciones para competir contra otros jugadores, aumentando ésta al realizar combos acabando con bolas, recoger objetos, derribar a un hada que aparece momentaneamente o el tiempo que hayamos tardado en completar el nivel. Cada zona se divide en días que cuentan con varios objetivos a conseguir, lo que hace que sea muy rejugable.

Una de las novedades más destacables son los jefes que aparecen entre zonas, que aunque no son demasiado variados cuentan con patrones de ataques que los diferenencian del resto. A medida que avanza la batalla estos ataques varían, por lo que los combates contra ellos resultan divertidos.

En total hay tres modos diferentes: el Modo Tour, en el que viajamos  por todo el mundo para acabar con los invasores alienígenas y contamos con un determinado tiempo para completar cada nivel, el Modo Puntos, que se desbloquea tras completar el Modo Tour y con un determinado número de vidas tenemos que conseguir el mayor número de puntos recorriendo su mundo, y el Modo Pánico, donde no paran de salir bolas e intentamos sobrevivir y conseguir la mayor cantidad de puntos posible.

Todas estas modalidades pueden jugarse en solitario o en compañía gracias al cooperativo local. Si uno de los personajes muere contamos con un tiempo limitado para resucitarlo, haciendo que resulte más sencillo avanzar en el juego. Esto además añade algo de competitivad por conseguir la mayor puntuación.

Su apartado gráfico ahora muestra diseños 2D estilizados, con personajes bien animados y escenarios variados pero algo simples. Estos escenarios han disminuido su tamaño respecto a pasadas entregas de la franquicia, siendo los protagonistas y enemigos más grandes, lo que da menos margen de maniobra a la hora de esquivar y hace que en general pensemos más nuestros movimientos.

La banda sonora es variada y anima bien las partidas, aunque no encontramos nada destacable. Los efectos también están conseguidos, contando además con textos en castellano para todos los menús.

Pang Adventures es un título que, aunque resulta entretenido de principio a fin, a perdido parte de la esencia de la saga al tener escenarios más pequeños y personajes más grandes, haciendo que se centre más en la estrategia que en la habilidad a la hora de acabar con las bolas. Es más frenético y le han añadido otros elementos jugables que le sientan muy bien. Su duración tampoco es demasiado extensa, pero es muy rejugable.

Técnicamente no está nada mal, funcionando con mucha fluidez y con un estilo gráfico que le sienta muy bien, aunque nos hubieran gustado unos escenarios más cuidados. El sonoro cumple sin más.

Aquellos jugadores que disfrutaron en su día de la saga encontrarán un título divertido y en ocasiones desafiante, aunque cuenta con pequeños fallos que esperamos sean solucionados en futuras entregas.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información