Análisis | Vídeos | 30 MAR 2016

Vídeo análisis de Pokkén Tournament

Tags: Wii U
Desarrollado en colaboración entre The Pokémon Company y Bandai Namco Entertainment nos llega el primer juego de lucha para Wii U basado en el universo de Pokémon, Pokkén Tournament, que ya se encuentra disponible en tiendas.
Pokkén TournamentPlay

Nada más comenzar nos toca crear a nuestro entrenador, que nos sirve de avatar durante la aventura, pudiendo elegir su sexo y personalizar su apariencia. Aunque en principio apenas encontramos opciones, poco a poco desbloqueamos nuevas utensilios que podemos comprar en la tienda y posteriormente equipárselo para darle un aspecto único y diferenciado del resto. Junto a él está Nia, que nos echa una mano cuando navegamos por el mundo del juego.

Estamos ante un título de lucha tridimensional en el que manejamos a los Pokémon para enfrentarse entre sí en duelos de uno contra uno y, como es habitual en la serie, nuestro objetivo es acabar con la vitalidad de nuestro rival. A pesar de lo que su nombre y la desarrolladora puedan dar a entender, estamos ante un título que se distancia mucho de la saga Tekken, con una mecánica muy diferente.

Los combates se dividen en dos fases: la fase abierta, en la que podemos desplazarnos libremente por los escenarios y los ataques a distancia tienen más peso, y la fase de duelo, moviendo al personaje lateralmente y centrándose en ataques cuerpo a cuerpo, contando esta última con una mayor intensidad y riesgo. Para cambiar entre estas dos fases tenemos que realizar con éxito un determinado ataque, siendo bastante sencillos de realizar, o simplemente encadenar varios golpes. Esto también nos permite rellenar poco a poco el medidor de sinergia, con el que transformarnos para aumentar considerablemente su fuerza. En este estado se nos permite utilizar sólo una vez el ultraataque, el movimiento más devastador de todo el juego si conseguimos acertar y que es realmente espectacular. El medidor de sinergia además se recarga al golpear al rival o al recoger gemas del escenario.

Entre los movimientos básicos contamos con el desplazamiento rápido, ataques a distancia, ataques cuerpo a cuerpo, de acercamiento, el salto o el bloqueo, aunque este último puede romperse si abusamos mucho de él. Todos los ataques varían según la dirección que estemos pulsando, ofreciendo una gran cantidad de pokécombos que podemos consultar desde el menú de pausa. Si nos intentan golpear realizar un contraataque en el momento oportuno nos proporciona una gran ventaja, mientras que si se defienden o contraatacan es recomendable usar un agarre, aunque éstos no son efectivos contra los ataques normales. Este triángulo de ataques es similar al juego de piedra, papel y tijera, adaptándonos rápidamente tras unas partidas.

En estas batallas nos acompañan Pokémons de apoyo, equipándonos dos por combate – aunque sólo podemos usar uno - y contando con un medidor que tras un periodo de espera nos permite pedir su ayuda. Durante el tiempo de preparación aprovechamos para cambiar entre los dos Pokémons para escoger el que mejor se adapte a la situación. Hay tres tipos de Pokémons de apoyo: de ataque, que dañan al adversario y detienen su avance, de sabotaje, entorpeciendo los movimientos del oponente o contraatacando, y de mejora, que sanan o fortalecen a nuestros Pokémons entre otras funciones. Al usar estos Pokémons de apoyo pueden cambiar nuestro estado, ya sea positiva o negativamente, afentando al combate.

Nia, que nos acompaña como guía durante todo el juego, también no dará su apoyo entre ronda y ronda, motivándonos con diferentes efectos extras que podemos activar cuando los hayamos desbloqueado. Al igual que nuestro entrenador se la puede personalizar con diferente equipamiento, aunque las opciones no son tan amplias.

Lo peor de todo es la simplicidad de los combos y la escasez de Pokémons entre los que elegir, contando con una plantilla de unas 15 criaturas que, aunque bien equilibradas y diferenciadas, pronto se hacen repetitivas, sobre todo si tenemos en cuenta la gran cantidad de Pokémons existentes en la saga.

Al ganar combates se nos da un rango que nos permite conseguir más o menos dinero según nuestra actuación, siendo la mayoría de batallas bastante sencillas, aumentar el nivel de nuestros Pokémon y mejorar así sus características, y desbloquear montones de contenidos - ya sean accesorios, estilos de peinado, ayudantes o títulos, entre muchos otros. Para poder acceder a ellos tenemos que visitar Mi Zona, desde donde podemos consultar estadísticas, modifical nuestro perfil comprando accesorios, seleccionar el Pokémon con el que combatimos, elegir a los ayudantes y cambiar sus ajustes, o cambiar diversos ajustes del juego.

Aunque hay varias modalidades recomendamos comenzar por Práctica, ya que se nos explican conceptos básicos del juego y otros trucos avanzados para perfeccionar nuestros movimientos. Aquí podemos entrenar y aprender poderosos combos gracias al dojo.

Junto al Combate Individual, en el que nos enfrentamos a la consola eligiendo el Pokémon de nuestro rival y su nivel, y el Combate Local, donde luchamos contra un amigo de manera local, encontramos la modalidad individual principal del juego, la Liga Ferrum. Este modo está dividido a su vez en cuatro ligas, cada una de ellas exigiendo un rango para poder participar. A lo largo de la Liga Ferrum disputamos varios combates, subiendo puestos en la clasificación cada vez que ganamos. Al terminar la temporada los ocho primeros disputan un torneo final y, si obtenemos la victoria, se nos da la oportunidad de enfrentarnos a un líder de gimnasio que es la clave para ascender de rango. De vez en cuando incluso aparece el misterioso Pokémon Mewtwo Oscuro, siendo el rival más poderoso del juego y que puede desbloquearse como personaje jugable al avanzar o utilizando la tarjeta amiibo que incluyen algunas reservas del juego.

Por último tenemos el Combate en línea, compitiendo con otros jugadores para llegar hasta lo más alto en el ranking general, subiendo o bajando de rango según nuestros resultados en la Partidas Oficiales. También podemos jugar partidas no puntuadas o contra nuestros amigos, utilizando este último un método de contraseñas no demasiado práctico. Todo funciona de manera bastante fluida, penalizando además las desconexiones.

En el apartado gráfico destacan los modelados de los personajes, sus animaciones y los efectos especiales, siendo los ultraataques los más espectaculares. Los escenarios son variados, pero las texturas son muy simples y hay detalles muy mejorables. Su resolución es algo baja, aunque al menos funciona con mucha fluidez.

El sonoro cumple con creces, con temas bien diferenciados y animados, efectos de mucha calidad y con los sonidos típicos de cada Pokémon. Los personajes cuentan con voces en inglés o japonés, siendo mejores estas últimas, y subtítulos en castellano.

Pokkén Tournament es, en definitiva, un juego bastante entretenido pero que se llega a hacer repetitivo con el paso de las horas debido a la escasez de modos de juego y su plantilla de personajes jugables. Su mecánica es muy simple pero divertida, gracias sobre todo al original cambio entre fases. Al menos los desbloqueables y el online hacen que el juego tenga mucha más vida.

Aunque técnicamente no despunta, los Pokémons están bien diseñados y animados, no contando los escenarios con el mismo nivel. El apartado sonoro es muy bueno, con una banda sonora lograda, efectos conseguidos y doblaje de calidad.

Pokkén Tournament cuenta con un sistema de combate muy original y divertido, pero su escasez de contenidos puede hacer que nos cansemos de él a las pocas horas de juego.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información