Análisis | Vídeos | 02 ABR 2018

Vídeo análisis de Scribblenauts Showdown

Tags: PC Xbox One PS4
La famosa saga de 5th Cell da un cambio de planteamiento con Scribblenauts Showdown, que pone a prueba la creatividad y habilidad de hasta cuatro jugadores que compiten por la victoria. Hoy analizamos este título multijugador.
Cartel Scribblenauts ShowdownPlay

Scribblenauts Showdown es un juego lleno de desafíos que, a pesar de poder jugarse en solitario, está más pensado para disfrutarse en compañía. Hay diversas modalidades diferentes que aseguran muchas horas de juego, si bien no todas están igual de bien planteadas. Los juegoscompetitivos se basan casi todos en vuestra habilidad con los mandos, aunque también encontraréis otra vertiente diferente en la que los jugadores tienen que colaborar para resolver los diferentes acertijos que proponen utilizando una amplia variedad de palabras para dar forma a su imaginación.

En primer lugar tenemos “Uno contra uno”, con cuatro estilos de juego diferente de los que disfrutar: Palabras, Rapidez, Ambos o Juego Libre. Aquí dos jugadores se enfrentan en 5, 7, 9, 15 o 25 rondas, con 27 minijuegos que se dividen en las categorías de palabras, que se centran en crear algo que nos permita conseguir nuestro objetivo con más facilidad, o de rapidez, donde se premia más nuestra habilidad y reflejos. En general es entretenido, sobre todo los de las palabras, que conservan la esencia de la saga, pero se echa en falta algo más de variedad de minijuegos.

Por otro lado está “Duelo”, en el que pueden participar hasta cuatro jugadores. Esta modalidad nos ha resultado bastante más divertida, ya que se desarrolla en un tablero dividido en casillas donde los jugadores utilizan cartas como apuesta para avanzar casillas o fastidiar a los rivales entre otros usos, aunque también hay unas doradas de uso instantáneo. Cuando se trata de avanzar o retroceder casillas, los jugadores se enfrentan en los diferentes minijuegos para intentar hacerse con la victoria y hacerse con el control de lo que hayan apostado. En general ese componente estratégico hace que sea estupendo para disfrutar de una buena velada con los amigos, si bien jugar contra la IA deja mucho que desear.

El último que encontraréis es el “Modo Abierto”, que es el que más se asemeja al resto de la franquicia. En él hay una serie de desafíos a lo largo de diferentes escenarios, teniendo que utilizar vuestra imaginación para cumplir con los requisitos que nos marcan. Desde ya os avisamos que algunos de ellos no son nada sencillos de resolver, y para ir accediendo a los diferentes niveles antes os toca desbloquearlos completando otros.

En Premios podemos consultar todos los logros que hemos conseguido por realizar logros. Este lugar es muy útil, ya que permite conocer los requisitos para conseguir nuevos personajes o starites. Por otro lado está Mi Sribblenaut, una sección donde crear al personaje que deseemos utilizando los diferentes elementos de decoración, pudiendo incluso desbloquear nuevas partes gastando starites.

Uno de los extras más interesantes es la inclusión de Starites, que sirven para comprar diferentes objetos según la modalidad elegida. Esto nos permite desbloquear componentes de personalización para nuestros personajes, nuevos trajes o incluso más palabras a utilizar en el modo abierto. Esto, junto al desbloqueo de más personajes para el multijugador, invita a seguir jugando.

La duración del juego depende, sobre todo, de lo que atraiga cada minijuego. En unas dos horas habréis visto la gran mayoría de ellos, a lo que hay que sumar la del modo abierto, que ronda las cinco horas. Como véis, no ofrece demasiado, aunque desbloquear todos los útiles y elementos de decoración alarga algo más su vida.

Su apartado gráfico, dentro de su simpleza, está bastante bien gracias a sus coloridos y simpáticos diseños tanto de personajes como de escenarios. Gracias a ellos, estamos ante un título que puede disfrutar toda la familia sin importar su edad. Al dar el salto a las consolas de sobremesa, se ha aumentado la resolución, lo que hace que todo luzca muy nítido y no encontremos ningún tipo de caída de fotogramas.

La banda sonora acompaña bien cada uno de los minijuegos con temas alegres, aunque no destacan. No queremos olvidar que todos sus textos nos llegan en completo castellano.

Scribblenauts Showdown, como conclusión, es un spin-off pensado más para el multijugador, aunque incluye una modalidad que intenta simular el estilo de juego de la franquicia principal. Al final no consigue destacar ni en una faceta ni en la otra. Y es una pena, porque se le podía haber sacado mucho provecho al modo duelo, donde los minijuegos resultan divertidos, pero la escasez de los mismos hace que al poco tiempo acabemos cansándonos.

Pese a todo ello, sigue siendo bastante recomendable para pasar un buen rato en compañía sin importar demasiado el nivel de habilidad de los jugadores.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información