Análisis | Vídeos | 24 MAY 2017

Vídeo análisis de Seasons after Fall

Tags: PC Xbox One PS4
Adéntrate en un mundo cargado de misterios y aventuras con Seasons after Fall, el juego de plataformas y puzles atmosférico de Swing Swing Submarine, que tras su paso por PC aterriza en PlayStation 4 y Xbox One.
Cartel Season After FallPlay

Su historia nos lleva hasta una región en la que parece que el tiempo se ha detenido y las estaciones han desaparecido. Encarnando a un pequeño zorro con el poder de cambiar entre las cuatro estaciones nos toca viajar por su mundo y superar los distintos obstáculos que nos proponen para encontrar a los guardianes y despertar al resto de espíritus, acabando así con el problema.

Como veís el argumento no es uno de sus puntos fuertes, pero gracias a unos preciosos diseños y a unas escenas intercaladas de gran calidad se hace muy llevadero y vistoso.

Seasons after Fall es un juego de puzles y plataformas de desarrollo lateral con un mundo bastante amplio a explorar dibujado totalmente a mano. No tenemos ningún tipo de mapa a nuestra disposición, por lo que nos toca ir memorizando todos los lugares que visitamos por si en un futuro tenemos que regresar.

El sistema de control es muy simple y no tardaréis en haceros a él, con un botón para saltar, otro para interactuar con el entorno mediante unos ladridos o la posibilidad de cambiar entre las cuatro estaciones con una rueda de selección cuando avanzamos lo suficiente en el juego. A pesar de que funcionan bastante bien no nos acaba de convencer como gira el zorro, haciendo que tarde en responder y se sienta un tanto brusco. Eso sí, hay pequeños detalles que están muy cuidados, como que no pueda saltar cuando cae al agua y se ralenticen sus movimientos o que al intentar frenar en el hielo se deslice por él.

Los momentos de plataformeo están bastante presentes en toda la aventura, aunque no esperéis grandes retos, ya que la mayoría del tiempo simplemente sirven para desplazamos o intentar alcanzar un determinado lugar con el fin de resolver algún puzle. Hay pocas zonas en las que podemos morir, y si nos encontramos ante tal situación hay puntos de control cercanos para que se limite a un ensayo y error.

Como es lógico el peso de toda la aventura recae sobre sus puzles, donde los poderes de nuestro zorro juegan un papel fundamental. Cambiando entre las cuatro estaciones modificamos el entorno para que podamos seguir avanzando, con pequeños elementos en los escenarios con los que podemos interactuar. Por poner un ejemplo, con la primavera llega la lluvia y el nivel del agua sube, el verano hace que ciertas plantas crezcan, el otoño que las setas florezcan y el invierno congela los lagos y las cascadas. Saber combinarlos bien es la clave para conseguir progresar.

No todos los poderes están disponibles desde el principio. Estos se van adquiriendo según avanzamos en la aventura y conocemos a los distintos guardianes. En la mayoría de ocasiones nos toca volver a lugares ya visitados para intentar abrir nuevos caminos por los que avanzar, y es aquí donde encontramos uno de los puntos débiles del juego. Al no contar con un mapa es fácil desorientarse si no recordamos bien ciertos lugares, lo que nos obliga a recorrer todo el mundo en busca del puzle para el que hemos conseguido la habilidad.

Los acertijos que nos proponen no son nada complicados y normalmente suele destacar visualmente el útil con el que podemos interactuar, haciendo que sólo tengamos que variar entre las estaciones hasta dar con una solución lógica. De vez en cuando encontraréis otro tipo de puzles centrados en la exploración, donde nos toca utilizar ciertas criaturas explosivas o colocar luciérnagas de una forma determinada para abrir nuevos caminos entre otros.

La variedad de localizaciones no es muy amplia y rápidamente nos encontraremos viajando una y otra vez por los mismos lugares. Pero gracias al cambio instantáneo de estaciones se consigue dar la sensación de estar en sitios completamente diferentes y no dan la sensación de pesadez en ningún momento.

Tiene una duración aproximada de unas cinco horas, a lo que hay que añadirle algo de rejugabilidad por descubrir todos sus secretos, conseguir los logros o trofeos y desbloquear los extras del menú principal.

El apartado gráfico, como podéis ver, es uno de los aspectos más destacados del juego, con preciosos entornos y personajes bidimensionales dibujados a mano cuyo colorido hace que rápidamente entre por los ojos. Ver como varían las localizaciones cuando cambiamos de estación es una pasada, con efectos bastante buenos. En el sonoro encontraréis melodías cautivadoras interpretadas por un cuarteto de cuerda y efectos sonoros de gran calidad. Tenemos además textos en completo castellano y voces en inglés, frances o alemán.

Seasons after Fall es un buen juego, pero creemos que algunas ideas están un poco desaprovechadas. Las mecánicas son muy simples y la resolución de puzles se limita en ocasiones a cambiar de estación hasta dar con la adecuada. En las zonas de plataformeo tampoco encontramos un verdadero desafío. Aún así, gracias a su llamativo estilo gráfico se hace muy llevadero, con diseños que os cautivarán.

Teniendo en cuenta que estamos ante un título independiente, su calidad es más que buena e intenta ofrecer algo distinto a lo que nos tienen habituados el género.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información