Análisis | Vídeos | 12 ENE 2017

Vídeo análisis de Super Stardust Ultra VR para PSVR

Tags: PS4
El shooter espacial de Housemarque da el salto a la realidad virtual de PlayStation 4 con Super Stardust Ultra VR, que expande la experiencia del juego original pero pierde su vertiente multijugador. En nuestro análisis os avanzamos todos los detalles de este divertidísimo juego.
Cartel Super Stardust Ultra VRPlay

Super Stardust Ultra VR es un shooter que se desarrolla desde una perspectiva isométrica en el que tenemos que defender un planeta esférico con nuestro poderoso caza estelar. Para ello contamos con unos controles muy simples e intuitivos, manejando la nave con el stick analógicoizquierdo mientras apuntamos y disparamos con el derecho. También hay una especie de acelerón que nos permite esquivar con rapidez.

Contamos con tres tipos de armas y cada una está pensada para un tipo de enemigos, además de encontrar diversos potenciadores que le darán un mayor poder destructivo. Si en algún momento nos vemos sin escapatoria, siempre podemos recurrir a las bombas, que acaban con todos los enemigos que nos rodeen en ese momento, aunque, como es lógico, son limitadas.

El control de la nave es muy bueno, pero la cantidad de enemigos que aparecen en pantalla y su diversidad hacen que nuestros reflejos entre en juego, con una dificultad muy bien ajustada. Estos enemigos – que van desde meteoritos hasta a naves - son muy variados y cada uno cuenta con un patrón de movimientos bien diferenciado, con determinadas debilidades que debemos aprovechar para intentar acabar con ellos.

Entre los modos para un jugador tenemos los siguientes: el clásico modo Arcade, donde avanzamos a través de cinco niveles de dificultad ascendente en un planeta para enfrentarnos finalmente a un jefe; Planeta, que nos permite jugar en un planeta concreto con el fin de superar marcas; Interminable, combatiendo oleadas atacantes aleatorias con el fin de sobrevivir y obtener la mejor puntuación posible; Supervivencia, muy similar al anterior; Bombardero, donde intentamos conseguir la mayor puntuación posible armados sólo con un número limitado de bombas; Contrarreloj, en el que jugamos en un planeta para completarlo lo más rápido posible; Impacto, atacando a los enemigos utilizando sólo el propulsor de impacto; Bloqueo, un modo interminable en el que debemos evitar el rastro de rocas que deja nuestra nave tras de sí; y Retransmisión Interactiva, una partida sin fin en la que, mientras emitimos en directo, el público vota si mandarnos ayudas o crear dificultades en forma de enemigos. Además hay cuatro niveles de dificultad entre los que elegir, desbloqueándose los dos últimos al avanzar en el juego.

Todos estos contenidos ya se encontraban en la anterior versión, siendo la mayor novedad la Zona de Invasión, que cambia toda la mecánica jugable del título. En esta modalidad toda la acción se desarrolla desde una perspectiva en primera persona – en el interior de la cabina de la nave – desplazándonos por una zona plana para acabar con todos los enemigos que salgan a nuestro paso, ya sean terrestres o voladores. Para que sea más sencillo localizar a estos enemigos contamos con una especie de radar que nos indica en todo momento su posición.

En cuanto a inmersión, el juego principal es muy disfrutable, ya que no marea nada en absoluto y los efectos especiales resultan muy llamativos desde la realidad virtual. Esto no se puede decir de la Zona de Invasión, que al desplazarnos en primera persona puede provocar mareos.

Lo peor de todo es que se ha suprimido por completo el modo multijugador local, algo que hubiera sido muy sencillo de incorporar.

El apartado gráfico, como suele ser habitual en los juegos de PlayStation VR, ha sufrido un recorte en la resolución, aunque en el resto de apartados se mantiene muy fiel al original. La tasa de imágenes por segundo es muy estable, algo que favorece a su jugabilidad. Los diseños son bastante simples, pero gracias a la cantidad de elementos en pantalla y los efectos especiales – que destacan más desde las PS VR – resulta tremendamente llamativo.

La banda sonora - que se divide en tres partes - no está nada mal, con temas que ambientan bien las batallas y le aportan frenetismo. Los efectos de sonido son muy buenos, pero aún más si disponéis de un buen equipo de sonido o cascos con soporte para audio 3D. Además, todos sus textos nos llegan en completo castellano.

Super Stardust Ultra VR conserva la calidad del título original, pero mejora su espectacularidad visual gracias al dispositivo PlayStation VR. La mayor novedad es la Zona de Invasión, que varía por completo las mecánicas jugables y resulta divertido una vez nos hacemos a los controles. En el lado negativo tenemos que se ha prescindido del multijugador local y que los movimientos en la Zona de Invasión pueden llegar a marear.

Los que disfrutaron en su día del juego original no encontrarán demasiadas novedades, pero si nunca lo habéis jugado y disponéis de las gafas de realidad virtual es una gran ocasión para hacerlo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información