Análisis | Vídeos | 26 JUL 2017

Vídeo análisis de Superhot - Superhot VR

Superhot aterriza en PlayStation 4 tras su paso por otras plataformas, lanzándose junto a él la versión para la realidad virtual de Sony. Descubre ambos juegos y sus características en nuestro análisis.
Cartel Superhot VRPlay

Lo primero que hay que comentar es que el juego esconde una historia bastante misteriosa que ayuda a hilar todos los niveles. Es algo simple, pero no daremos detalles para no estropear la sorpresa y que descubráis su original forma de contarla.

Superhot es un shooter en primera persona en el que el tiempo sólo transcurre cuando nosotros nos desplazamos, lo que nos obliga a movernos cautelosamente llevando a cabo una estrategia que nos permita sobrevivir entre el caos. Es cierto que si no nos movemos el tiempo avanza, pero muy lentamente para que nos de tiempo a pensar. El juego se divide en niveles de corta duración en el que si nuestro personaje muere tenemos que comenzar desde el principio, siendo su dificultad ascendente.

Sus mecánicas son bastante sencillas, con un botón que nos sirve para atacar o coger objetos, otro para lanzarlos, un salto y, cuando avanzamos, la posibilidad de cambiar nuestro cuerpo por el de un enemigo. Como es lógico, este último movimiento está limitado por un tiempo que nos obliga a esperar para poder volver a usarlo, haciendo que no abusemos de él a lo loco. No hay que olvidar que no existe una barra de vitalidad, por lo que si nos alcanzan moriremos al instante y nos toca repetir el nivel al completo.

Todos estos movimientos hacen que el tiempo avance, aunque no pasa lo mismo al girar la cámara. Esto nos permite observar nuestro entorno con detenimiento, siendo los objetos y armas con los que podemos interactuar de color negro para diferenciarse del resto y sean fácilmente localizables.

El armamento que encontraréis a lo largo del juego no es muy numeroso, pero sí está bien diferenciado y hay que conocerlo a la perfección para saber como aprovecharlo en cada situación. A diferencia de otros juegos, aquí no tendréis las armas muy a mano, por lo que deberéis utilizar vuestro ingenio y los objetos que encontraréis por los escenarios para robárselo a los enemigos.

Con las armas de fuego tenemos munición limitada para que no podamos derrocharla, teniendo además que esperar a que se recarguen con el fin de actuar de nuevo. Si se nos agota hay que deshacerse de ellas para poder volver a atacar, aunque siempre se pueden aprovechar para desequilibrar a los rivales y quitarles las suyas. Hay también armas blancas que se pueden romper, como bates de béisbol o palos de golf, así como una katana ideal para los encuentros cuerpo a cuerpo.

La posición de los enemigos es algo muy a tener en cuenta antes de actuar, ya que en ocasiones debéis seguir un patrón de movimientos muy concreto si queréis sobrevivir. Su comportamiento no es demasiado realista, pero al moverse en grandes grupos en ocasiones os pondrán las cosas difíciles, estando bien armados y escondidos para intentar sorprender.

Los escenarios son de tamaño reducido, pero están trabajados e inspirados en lugares de películas de acción como rascacielos, parkings o una estación de tren, teniendo cada uno coberturas bien establecidas que nos ayudan a planear una buena estrategia.

A pesar de que a lo largo de los más de treinta niveles sólo nos dedicamos a acabar con oleadas de enemigos, resulta tremendamente divertido tener que buscar una estrategia para terminar con ellos. La aventura puede completarse en pocas horas, lo que puede no agradar a todos los jugadores, pero al finalizarla se desbloquean nuevos modos bastante interesantes. Además de poder repetir los niveles de la historia, están el modo infinito y los retos. El modo infinito cuenta con varios niveles en los que intentamos conseguir la mayor cantidad de puntos posible con ciertas limitaciones. Por otro lado, los retos ofrecen un desafío aún mayor al cambiar las reglas del juego considerablemente.

El apartado gráfico nos ha gustado mucho a pesar de su minimalismo, con escenarios variados en una tonalidad clara para que los enemigos de color rojo sean perfectamente visibles y señales lumínicas que nos indican por donde vendrán las siguientes oleadas. Al desarrollarse en cámara lenta y tener elementos destructibles en ocasiones resulta muy vistoso, funcionando además con mucha fluidez. No hay que olvidar su original interfaz, que simula tener los gráficos de un ordenador antiguo pero utilizando transiciones muy vistosas y creativas.

En el sonoro no encontraréis melodías, ya que la ambientación de los escenarios juega un papel fundamental en su jugabilidad. No echaréis de menos canciones de fondo cuando estéis lo suficientemente metidos en faena. Comentar también que sus textos nos llegan en completo castellano.

Y, ¿qué novedades hay en Superhot VR que lo diferencien del original? El primero que veréis es que no podemos desplazarnos por los niveles, pero todo resulta mucho más intuitivo e inmersivo desde la perspectiva las gafas, teniendo que esquivar con el movimiento de nuestro propio cuerpo. Esto hará que te sientas como en las películas de Matrix o John Wick, en las que este juego se ha inspirado.

Al contrario de lo que sucede en el juego principal, podemos equipar las dos manos con armas para que todo resulte más realista, encontrando también nuevos tipos que no se vieron en el original, como cuchillos o los shuriken. Las fases tampoco se han reciclado, siendo completamente nuevas y con momentos inesperados que os sorprenderán aún más desde la realidad virtual.

Tanto Superhot como Superhot VR son experiencias que todo el mundo debería probar, sobre todo por alejarse de la fórmula de los clásicos shooters en primera persona e intentar ofrecer algo realmente original. La inmersión de la versión para la realidad virtual resulta espectacular y muy intuitiva, aunque quizás falla un poco en la precisión. Su duración tampoco es demasiado extensa, pero se agradecen los modos extra.

A un precio asequible y unas mecánicas que enganchan, sólo podemos recomendar estos excelentes juegos. Una vez empecéis, no podréis quitaros de la cabeza las palabras Super Hot.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información