Análisis | Vídeos | 02 OCT 2017

Vídeo análisis de Ys VIII: Lacrimosa of DANA

Tags: PC PS Vita PS4
Una nueva aventura os espera en Ys VIII: Lacrimosa of DANA, la continuación de la afamada saga de RPGs de acción protagonizadas por Adol desarrollada por Falcom. Si queréis conocerlo en profundidad no os podéis perder nuestro análisis.
Cartel Ys VIII - Lacrimosa of DANAPlay

La historia nos habla sobre una peligrosa isla que, según dicen los rumores, hunde los buques que pasan cerca bajo circunstancias misteriosas. Cuando viajaban desde Xandria a Eresia, Adol Christin y otros marineros que iban a bordo del Lombardia fueron atacados por una criatura marina gigante. Esto provocó que el barco poco a poco se hundiera y los pasajeros cayeran al mar. Tras perder el sentido, Adol despierta en una playa para después descubrir que se encontraba en la isla “eternamente maldecida” de Seiren.

Con el fin de protegerse de las peligrosas especies que habitan el lugar, Adol y los compañeros que va rescatando deciden construir el Poblado de los Náufragos, que evoluciona según aumentan los habitantes. Pero algo extraño sucede, ya que una chica de pelo azul y su mundo empiezan a aparecer en los sueños de Adol. Nuestro objetivo es descubrir los secretos que oculta la isla y quién es Dana, la mística muchacha de pelo azul.

Este argumento quizás no sea el mejor de la saga, pero está muy bien llevado, resulta entretenido y los personajes tienen una personalidad bien marcada. No es necesario haber jugado anteriores entregas de la franquicia, aunque hay algunas referencias que los fans sabrán reconocer. Los textos no son muy numerosos y, a pesar de estar en inglés o francés, es sencillo seguir la trama a poco que se conozca cualquiera de los idiomas y no perdernos por las indicaciones que aparecen en el mapa.

Ys VIII: Lacrimosa of DANA es un RPG cargado de acción que sigue las directrices marcadas por el resto de la saga, en la que destacan las mecánicas de combate y la exploración por encima de todo. Una de las novedades es que en esta ocasión tenemos a dos protagonistas: Adol, al que manejamos en la isla de Seiren, y Dana, que pasamos a controlar en los sueños y nos permite alterar el mundo de Adol para avanzar en la historia.

Los controles son muy accesibles, con un botón para atacar, otro para saltar, un bloqueo y la posibilidad de evadir ataques, siendo esencial llevar bien el tempo para hacer que la acción se ralentice o lanzar un contraataque que nos hará ganar una pequeña ventaja. Junto a ellos están las habilidades especiales, de las cuales podemos asignar cuatro en total y gastan SP, aunque estos puntos se recargan con rapidez, por lo que utilizarlas se vuelve algo habitual.  También existen órdenes que dar a nuestros compañeros, tanto ofensivas como defensivas, aportando un toque estratégico interesante a una IA que funciona bastante bien. No tenemos que olvidar la cámara, la cual podemos controlar con total libertad, estando mejor situada que en anteriores juegos y permitiendo fijar enemigos, con pequeñas señales que nos indican la posición de los que no están dentro de nuestro campo de visión.

Algo a tener muy en cuenta son los tipos de ataques, que se basan en el arma que lleva equipada cada uno de los protagonistas. Los cortes son muy eficaces contra cuerpos blandos, los golpes afectan a enemigos con una dura coraza y los estoques ayudan en los combates aéreos a pesar de perder algo de fuerza. Comprender estas ventajas es esencial durante las batallas, haciendo que estemos constantemente cambiando el control entre los protagonistas para obtener superioridad frente a los rivales. Si aprovechamos estas vulnerabilidades e infligimos el daño suficiente entran en estado de Ruptura, volviéndose débiles ante todo tipo de ataques y obteniendo pequeños extras como objetos más raros.

Las habilidades más poderosas las aprendemos manejando a un personaje en combates contra el Maestro Kong, y no pueden lograrse de otra forma. No menos importantes son las Habilidades Extra, un movimiento definitivo por cada protagonista que causa un gran daño a los rivales pero que gastan el medidor completo, por lo que hay que activarlos en el momento oportuno.

Pero no todo se basa en el combate, tomando especial protagonismo la exploración. Aquí tenemos un amplio mundo a explorar, aunque no tan abierto como nos gustaría, donde haciéndonos con nuevo equipamiento accedemos a zonas a las que antes no podíamos llegar. Esto hace que revisitemos ciertas zonas para descubrir todos sus secretos y, de paso, intentar rescatar a más náufragos. Para que viajar de una zona a otra resulte más ágil, tenemos unos cristales que al activarlos nos permiten teletransportarnos rápidamente entre ellos, además de curar al completo a los protagonistas.

Recuperar a nuestros compañeros es muy importante para hacer crecer el poblado, sirviendo esto para hacer que nuestra calidad de vida mejore por sus múltiples habilidades, abriendo nuevas tiendas y expandiendo así sus posibilidades. Gracias a ello podemos acceder a nuevo equipamiento, eventos especiales, misiones secundarias u otras tareas optativas bastante interesantes, además de contar con la ayuda de los habitantes para abrir nuevas rutas. Si nos sentimos perdidos siempre podemos consultarle al Pequeño Paro, un pájaro que nos indica nuevas zonas en las que abrirnos paso, apareciendo entonces marcadas en el mapa. Pero cuidado, ya que de vez en cuando las criaturas intentarán acceder a nuestra base, iniciándose entonces una especie de tower defense en la que nos toca acabar con oleadas de enemigos para intentar protegerla.

La duración de la aventura ronda las treinta horas, a lo que hay que sumarle las tareas secundarias y la gran cantidad de secretos que esconde. Además tenéis varias dificultades entre las que elegir: Fácil, Normal, Difícil y Pesadilla. En las versiones de PS4 y PC encontraréis también la de Infierno, así como más monstruos y mejoras que, sin motivo aparente, han sido descartadas para la de PSVita en occidente.

En el apartado gráfico se nota su procedencia de la portátil, con modelados de personajes simples y animaciones que, sin llegar a ser malas, se pueden mejorar. Los escenarios, por su parte, son bastante buenos, aunque están divididos por zonas con pequeñas cargas casi imperceptibles entre ellas. Al menos las versiones de PS4 y PC han recibido mejoras, como más fotogramas por segundo para que la jugabilidad sea una delicia, texturas más detalladas o una mayor distancia de dibujado.

La banda sonora sigue el estilo que tanto caracteriza a la franquicia, con temas variados y de gran calidad que ambientan a la perfección cada situación que viváis en la aventura, ya sean plácidos para la exploración y los menús o cañeros para las batallas. Los efectos son muy buenos y están cuidados. Contamos con doblaje tanto en inglés como en japonés, siendo bastante mejor este último, y textos en inglés y francés.

Ys VIII: Lacrimosa of DANA quizás no tenga la mejor historia del género o unos gráficos impresionantes, pero destaca donde tiene que hacerlo, sus mecánicas jugables. Los combates son tremendamente divertidos y adictivos, a lo que hay que sumarle múltiples localizaciones a explorar cargadas de secretos. Esto asegura montones de horas de juego que hacen que su compra merezca la pena.

Los aficionados a la saga pueden hacerse una idea de lo que les espera, ya que se muestra muy conservador pero añadiendo pequeñas mejoras que lo convierten en un título muy completo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información