Análisis | Vídeos | 10 ABR 2014

Batman Arkham Origins Blackgate Deluxe Edition - Análisis

Tras su paso por consolas portátiles llega a las de sobremesa Batman Arkham Origins: Blackgate ? Deluxe Edition, una versión remasterizada del título original del que os contamos todas las novedades incorporadas en nuestro análisis.
Batman Arkham Origins BlackgatePlay

Su historia tiene lugar tres meses después de lo ocurrido en Batman Arkham Origins, donde nos aliamos con Catwoman para asaltar Blackgate, una penitenciaría donde tienen encerrados a famosos villanos. Este lugar se divide en tres zonas dirigidas por el Pingüino, Máscara Negra y el Joker, y nuestra misión es la de poner orden en el lugar, ya que éstos se han amotinado.


Tras perseguir a Catwoman nada más empezar, parte que nos sirve como tutorial, comienza nuestra aventura. Su jugabilidad es muy parecida a lo visto en anteriores títulos de la saga en consolas de sobremesa, pero desarrollándose todo desde una perspectiva bidimensional con la posibilidad de interactuar con otros elementos en distintas dimensiones. Contamos con un botón para atacar, otro para contraatacar, el de aturdir al rival y uno con múltiples funciones como correr, saltar, planear, esquivar o trepar. Como viene siendo habitual en la saga, poco a poco conseguiremos los gadgets de Batman, que nos permiten el acceso a nuevas zonas y desbloquear secretos. Para cambiar el que tenemos seleccionado tan solo hay que pulsar uno de los botones del pad direccional.


En esta ocasión el Modo Detective es más necesario que en otras entregas, permitiendo interactuar con ciertos objetos sólo cuando los hayamos analizado, algo que en ocasiones resulta bastante prescindible. También ayuda a identificar mejor a los enemigos que se encuentran en el escenario, siendo esencial planear una estrategia si no queremos morir al instante cuando hay enemigos equipados con armas de fuego. Sin embargo, los combates contra el resto son más sencillos debido a que solo tenemos dos direcciones de las que estar pendientes.


Al final de cada nivel siempre encontramos los enemigos más poderosos, con movimientos únicos que aprender para conseguir esquivarlos y lanzar nuestro contraataque para acabar con ellos.
Esta entrega, al contrario que el resto, sigue un estilo más parecido a la saga Metroid o Castlevania, con escenarios laberínticos que nos obligan a utilizar en más de una ocasión el mapa para orientarnos, puzles a resolver, combates, acertijos y diversos minijuegos, como encontrar una combinación de números con el secuenciador criptográfico para desbloquear una puerta. A medida que conseguimos los gadgets, tenemos que volver sobre nuestros pasos para acceder a zonas que antes no podíamos. Todo esto hace que la exploración sea muy importante en este título, al igual que saber analizar las distintas situaciones.


Debido a que es un juego en el que hay varias zonas que sólo son accesibles tras conseguir ciertos gadgets, recomendamos completar primero la aventura para conseguirlos todos y así, según vamos recorriendo sus pasillos, desbloquear los lugares ocultos sin tener que volver a recorrer la prisión de arriba a abajo. Esto permitirá conseguir todos los coleccionables con más facilidad.

 

Existen mejoras para nuestro traje que permiten tener una mayor protección o aumentar el poder de ataque. Como curiosidad encontramos distintos trajes para Batman que se desbloquearán al conseguir partes de éstos. También hay ciertas misiones opcionales como acabar con los pingüinos en jaulas, máscaras o dentaduras.

 

Hay pocos añadidos respecto a la versión de portátiles, pero podemos encontrar más trajes y algún que otro enemigo nuevo. También hay un renovado mapa tridimensional en lugar del original que era en dos dimensiones, aunque es bastante confuso y no nos señala el siguiente objetivo.


No es un título muy extenso, completándose en unas diez horas si incluimos todos los extras de los que dispone.

 

Gráficamente no hay mucha mejora, salvo por su salto a la alta definición. Aunque los diseños 2D y las animaciones de los personajes ya eran bastante buenos notamos una gran diferencia entre los protagonistas y los secundarios. En PC es donde hay una mayor mejora, funcionando a 1080p y 60fps estables. Los vídeos que cuentan la historia están realizados con ilustraciones animadas bastante llamativas que simulan escenas de cómics.

 

Comparte bastante banda sonora con el juego original aunque, para nuestra desgracia, a diferencia de éste sólo incluye doblaje en inglés. Al menos será sencillo seguir su argumento gracias a los subtítulos en castellano.

 

En conclusión, Batman Arkham Origins: Blackgate – Deluxe Edition es un juego bastante entretenido, con una jugabilidad simple y montones de pasillos laberínticos bidimensionales a explorar. No incluye suficientes contenidos extra como para recomendar su compra si ya posees alguna de las versiones portátiles, pero aún así sigue siendo un buen juego. Su duración nos parece algo corta.

 

Gráficamente cumple con su cometido, con buen diseño para los personajes y escenarios, aunque a veces algunas texturas fallan y falta sincronización labial en varias ocasiones. La banda sonora es igual de buena que la original, echando en falta el gran doblaje en castellano de otras entregas.


Un título que recomendamos a aquellos jugadores a los que les gusten los juegos del estilo de los clásicos Metroid o Castlevania, aunque se haga repetitivo con el paso de las horas.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información