| Vídeos | 09 FEB 2014

The Elder Scrolls Online - Impresiones de la versión beta

Ya no falta mucho para el lanzamiento de The Elder Scrolls Online, es esperado RPG Multijugador Online Masivo de Bethesda Softworks destinado a las plataformas PC, Xbox One y Playstation 4, y en GameProTV ya hemos tenido la oportunidad de jugar a la versión beta del juego, de la que aquí os traemos unas primeras impresiones.
The Elder Scrolls OnlinePlay

De entrada como es la tónica en los juegos de este género lo primero que hemos de hacer nada más empezar es crearnos a nuestro propio personaje por medio de un editor, habiendo un total de nueve razas entre las que elegir, las cuales serán bien conocidas por los fans de la saga, encontrándonos con los Nórdicos, los Orcos, los Altos Elfos, o los Argonianos por citar algunas.

 

Además también deberemos unirnos a una de las tres alianzas que dividen el mundo del juego, siendo también esta elección la que determinará en qué lugar del mapa comenzaremos la partida una vez superada la misión inicial que hará las veces de tutorial, y lo más importante de todo, hemos de escoger entre una de las cuatro clases posibles, tratándose más concretamente de DragonKnight, Sorcerer, NightBlade, y Templar, asumiendo cada una de ellas un rol determinado. 

 

De este modo el DragonKnight es todo un guerrero, siendo una clase que puede soportar mucho daño físico pudiéndosele considerar el mejor "Tanke" del juego, mientras que el Templar sería el equivalente a un Paladín el cual puede usar varias habilidades de sanación tanto para el como para curar a los demás jugadores. Por su parte el NightBlade es una clase similar a un pícaro siendo su especialidad el atacar desde las sombras causando daño muy rápidamente. Y finalmente el Sorcerer no necesita de demasiada explicación, tratándose del clásico mago capaz lanzar poderosos hechizos.

 

Si bien un detalle muy interesante es que cada una de ellas puede ser evolucionada hacia otras tres líneas de habilidad con un estilo de juego diferente, y además el escoger entre una clase y otra solo determinará nuestras habilidades básicas, pero no condicionará en ningún caso las armaduras o armas que podemos usar, por lo que nada impedirá que por ejemplo equipemos a un mago con una espada y una armadura pesada, en vez del habitual bastón y armadura ligera que suele ser obligatorio en otros juegos del género, habiendo que mencionar igualmente que entre más usemos una determinada arma, se irán desbloqueando nuevas habilidades para esa arma en concreto.

 

Pasando a comentar la jugabilidad, la mecánica sigue las pautas de la mayoría de los MMORPG, teniendo que hablar con los habituales NPC para que estos nos asignen misiones y de ese modo ganar experiencia con la que subir de nivel, y otras recompensas, habiendo también como es costumbre varias artesanías que podremos aprender, la posibilidad de comerciar y unirnos a clanes, o luchar contra otros jugadores en modo PVP.

 

Por su parte los combates son bastante dinámicos y orientados a la acción, siendo posible protegernos o esquivar rodando, estando asignado el ataque básico y la habilidad de cubrirnos a los dos botones del ratón, mientras que el resto de nuestros ataques y hechizos los realizaremos a través del teclado.

 

En este sentido una característica del juego es que nuestro personaje posee tres barras de energía, una para la salud, otra para la magia, y una tercera para el aguante, teniendo también la posibilidad de usar un Sprint para correr más rápido, aunque esto estará limitado por la barra de cansancio la cual se ira consumiendo.

 

Asimismo otra curiosidad del juego es que se nos permite jugar tanto con una cámara en tercera persona como desde una vista en primera persona, y si bien esta última nos ha parecido quizás la menos recomendable también resulta la más espectacular. Mientras que en lo que respecta al apartado técnico el juego dejará a un lado el fotorrealismo The Elder Scrolls V: Skyrim, para mostrar un look visual más estilizado y sin demasiados alardes visuales, estando todo mucho más en la línea de lo que solemos ver en los MMORPG, dándose sobre todo mucha importante a que el juego se mueva siempre con total fluidez.

 

Ya antes de concluir os contamos que en relación a su historia, esta nos sitúa en el mágico mundo de Tamriel en el año 583 de la Segunda Era, teniendo todo lugar 1000 años antes de lo acontecido en Skyrim, aunque hemos de decir que uno de los inconvenientes para poder disfrutar su trama es que el juego solo será traducido por ahora a tres idiomas, Ingles francés y alemán, a lo que hay que sumar que para jugar con él habrá que pagar cuotas mensuales, las cuales en principio rondarán los 12,99 euros al mes, o los 14,99 dólares dependiendo de nuestra región.

 

The Elder Scrolls Online tiene prevista su salida en abril en PC y Mac, mientras que a las consolas Xbox One y Playstation 4 llegará en junio, habiéndose anunciado que junto a la versión estándar también se lanzará otra para coleccionistas en caja metálica denominada Imperial en la que por unos 99 euros se incluirán extras como una figura de 30 centímetros, una guía ilustrada de 224 páginas, un mapa real de Tamriel, así como diversos contenidos con los que equiparnos en el juego entre los que destaca una montura y una mascota exclusiva de esta edición.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información