Análisis | Vídeos | 23 NOV 2014

Vídeo análisis de Crazy Construction para 3DS

De la mano de G-Style Games y Nintendo nos llega Crazy Construction, un divertido juego descargable donde nos toca construir edificios apilando objetos.
Crazy ConstructionPlay

Su historia nos pone en el papel de la compañía de construcción Haruno, que tienen como proyecto construir una torre tan alta que alcance la luna en nombre de la justicia. Como su propio nombre indica, nos toca construir edificios apilando objetos de todas las formas y tamaños entre sí de cualquier forma posible. Hay más de 100 objetos en total para poder alcanzar nuestro objetivo.

 

Hay dos modos de juego, Story, que nos cuenta la historia del juego y donde debemos cumplir diversas peticiones, y Endless, que se desbloquea al completar el modo historia y en el que tenemos que construir todo lo alto que podamos y donde la velocidad con la que caen los objetos aumenta gradualmente.

 

Jugablemente es muy simple pero divertido, teniendo que mover los objetos con el stick analógico, girándolos con el botón “A” o “R” en el sentido de las agujas del reloj y “B” o “L” en el contrario, para colocarlos encima de la plataforma. Todos los objetos que se caigan de esta plataforma aumentarán el medidor de Molestia, deteniéndose la construcción si dicho medidor se llena y acabando la partida.

 

Para completar cada nivel se requieren como mínimo 40 puntos BLD, consiguiéndose estos acumulando objetos. Tras conseguir esos puntos de construcción, tenemos que apilar objetos hasta alcanzar la línea que marca el objetivo. Aquí nuestra estructura debe mantenerse estable durante 3 segundos para construir una parte del edificio. Si llegamos a dicha línea sin conseguir los 40 puntos BLD no tendrá suficiente fuerza y la pila de objetos se derrumbará, haciendo que el medidor de Molestia aumente mucho.

 

Tras alcanzar los 40 puntos BLD, podemos seguir acumulando más puntos que nos ayudan a conseguir una mejor puntuación cuando somos evaluados tras llegar a la línea objetivo. Ganar más puntos BLD en una fase nos da cierta ventaja en la siguiente, bajando el medidor de Molestia más o menos dependiendo del número de puntos obtenidos.

 

Pero todo esto no es nada sencillo, ya que a medida que avanzamos en los distintos niveles más se complica todo. Las plataformas empiezan a tener formas irregulares y huecos entre ellas, lo que dificulta la correcta colocación de los objetos. Estos objetos también van variando su tamaño y forma, haciendo que acoplarlas unas a otras y que mantengan el equilibrio sea cada vez más difícil, además de variar la velocidad con la que caen quitándonos tiempo para pensar donde colocarlos a continuación. Junto a todo ello, en la parte superior de la consola aparecen distintos obstáculos que debemos esquivar si no queremos que nuestros objetos se caigan de la plataforma principal, además de cambios climáticos que cambian la dirección de nuestras piezas o hacen que no podamos manejarlas, cayendo automáticamente y con la posibilidad de derrumbar nuestra construcción.

 

El modo historia se divide en diez capítulos, teniendo estos a su vez cuatro fases y un enemigo final que nos complica el completar el edificio poniéndonos diferentes obstáculos y dificultades.

El título es muy entretenido, pero se echan en falta más modos de juego que le den una mayor variedad y, al menos, tablas clasificatorias online que incentiven rejugar un nivel para superar el record de otros, aunque por el precio que tiene tampoco se le puede pedir mucho más.

 

Gráficamente es muy simple, pero sus diseños son muy simpáticos y llamativos. Las físicas de los objetos, que son bastante variados, están muy bien recreadas, lo que hace que su jugabilidad se sienta más realista.

 

La banda sonora es poco variada, pero los sonidos están bien representados y hacen que las partidas sean más amenas.

 

En conclusión, Crazy Construction cumple con todo lo que propone, pero le falta una mayor variedad de modos de juego. Para su bajo precio, ofrece puzles poco convencionales y montones de horas de entretenimiento. La historia, a pesar de ser muy simple, es divertida, y el modo Endless nos asegura piques por intentar construir el edificio más alto posible. Echamos en falta algún modo competitivo.

 

Su apartado gráfico es muy simple, pero los diseños son simpáticos y las físicas están muy bien recreadas. El sonoro cuenta con melodías divertidas que amenizan la aventura, al igual que los efectos de sonido, pero son bastante escasas.

 

Un título que entretiene mucho para su precio y que recomendamos a todos aquellos que busquen algo diferente a pesar de su simpleza.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información