Análisis | Vídeos | 12 MAR 2015

Vídeo análisis de DmC Devil May Cry Definitive Edition

Tags: Xbox One PS4
Dante llega a la nueva generación de consolas con DmC Devil May Cry: Definitive Edition, que incluye todos los contenidos descargables previamente lanzados y varias novedades.
DmC Devil May Cry Definitive EditionPlay

Su historia nos pone en el papel de un Dante joven que no respeta la autoridad ni a la sociedad en general. Dante sabe que no es humano, pero también que no es como los demonios que le han atormentado durante toda su vida. Atrapado entre mundos se siente como un marginado. Gracias a su hermano gemelo Vergil, líder del grupo antisistema “La Orden”, Dante descubrirá y se enfrentará directamente a lo que implica ser hijo de un demonio y de un ángel.

 

Esta personalidad dividida tiene un mayor impacto en el estilo de juego, al poder Dante utilizar las habilidades de un ángel o un demonio según sea su voluntad, transformando su espada Rebellion al instante, lo que afecta de forma dramática tanto a los movimientos como al combate.

En esta ocasión encontramos una cinemática que no estaba incluida en el título original, aunque no os desvelaremos nada para no estropear la sorpresa.

 

Junto a esta historia además se encuentra La Caída de Vergil, el DLC lanzado posteriormente en el título original donde nos ponemos en la piel del hermano gemelo de Dante, que tras una serie de sucesos se ve atraído hacia el inframundo, donde debe enfrentarse a sus temores en su particular descenso hasta el infierno. Para jugar a este contenido no es necesario completar el modo historia, pero sí recomendable por detalles argumentales.

 

Jugablemente es muy similar al título original, con un botón para atacar, otro para lanzar por los aires y el que nos permite evadir, combinándolos entre sí para dar lugar a varios movimientos distintos, además del salto. Al principio sólo contamos con la espada Rebellion y las pistolas Ebony e Ivory, pero poco a poco conseguimos nuevas armas, movimientos y habilidades.

 

Cuando avanzamos lo suficiente conseguimos un nuevo poder, la Suspensión Demoníaca, que hace que seamos más poderosos y recuperemos vitalidad poco a poco, manteniendo a los enemigos suspendidos en el aire para atacarles a nuestra merced. Si queréis conocer más en profundidad su sistema jugable os recomendamos leer el análisis de la edición normal, centrándonos ahora en sus novedades.

 

Aunque en un principio no lo notemos se han implementado varios cambios, modificando y equilibrando el sistema de estilo. Las proezas en combate se han pulido y algunos de los movimientos de Dante se ha reequilibrado, tales como la Evasión Demonio. El bloqueo y la evasión también se han ajustado, siendo ahora más efectivos. Otra de las novedades es que podemos fijar a los enemigos apretando un botón, al igual que en la saga original, pudiendo configurar totalmente los controles. Si queremos que los combates sean más rápidos e intensos siempre podemos activar el Modo Turbo, que aumenta la velocidad de juego en un 20%.

 

En cuanto al juego, se han eliminado los frames de los disparos, además de redistribuir los coleccionables, llaves y puertas para hacer que se sienta como un juego distinto al original.

No podía faltar el Palacio Sangriento de Vergil, el cual ya se encontraba en el título original tras una actualización gratuita, donde manejando al hermano gemelo de Dante tenemos que combatir a través de 60 plantas de dificultad progresiva.

 

Para asemejarse más a los clásicos Devil May Cry se ha añadido el Modo Hardcore, al que se puede acceder desde cualquier dificultad. Aquí se ha equilibrado el sistema de estilo para hacer más difícil la subida de nivel, añadiendo el rápido deterioro del ranking alcanzado. Los enemigos no pueden ser lanzados al aire con la Suspensión Demoníaca, además de requerir más habilidad para bloquear sus golpes y pudiendo recibir más daño.

 

Hay un modo conocido como Estilo Indispensable, en el que tenemos que tener una clasificación “S” o superior para infligir daño a los enemigos, lo que le añade algo de dificultad al juego. Pero si lo que buscáis es un desafío de verdad vuelve el modo de dificultad Los Dioses Deben Morir, donde el juego se vuelve m difícil y añade más castigos. Los enemigos aparecen cuando la Suspensión

Demoníaca está activa y no se pueden utilizar objetos ni elementos para recuperar la salud.

 

Para los más nostálgicos, además de todo el contenido descargable del juego original incluido de serie, se han añadido dos nuevas apariencias para los personajes,  la de Dante de Devil May Cry 1 y la del Vergil Clásico.

 

El problema más grande que tiene esta entrega, al igual que el juego original, es que es bastante pasillero, lo que invita poco a la exploración en busca de secretos. También existe una casi total ausencia de puzles, diferenciándose de las primeras entregas de la franquicia. A cambio añade unas zonas de plataformas, pero no son nada desafiantes.

 

Gráficamente hay momentos en los que los cambios son muy notables, como en las texturas del escenario, el modelado de los personajes o una iluminación mejorada. Todo está mucho más definido gracias a la resolución 1080p y se mueve con una gran fluidez a 60fps, aunque esto ya pudo verse en su versión de PC. A esta velocidad y resolución su cuidado apartado artístico destaca más de lo que lo hacía en el juego original.

 

Su banda sonora, a pesar del cambio que sufrió respecto al resto de títulos de la franquicia, es muy buena, con temas cañeros que no desentonan con el estilo de juego y su temática. Además incluye un cuidado doblaje al castellano de gran calidad.

 

DmC Devil May Cry: Definitive Edition es una buena remasterización, con una gran cantidad de contenidos incluidos de serie y un sistema de controles mejorado. Los ajustes realizados le han sentado muy bien, al igual que la inclusión de los diferentes modos de juego, haciendo que aumente su dificultad con desafiantes retos. Quizás se echen en falta algunos contenidos nuevos para aquellos que disfrutaron del original, pero es bastante rejugable por sus modos.

 

En el apartado gráfico se agradecen las mejoras de texturas, modelados y, sobre todo, su fluidez, haciendo que sea una delicia jugable. El sonoro sigue siendo tan bueno como el original, con melodías muy buenas y un gran doblaje en castellano.

 

Un título que agradará a los fans de la franquicia, aunque no esperéis grandes novedades más allá de los nuevos modos si ya disfrutasteis del juego en PC con todos sus contenidos.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información