Análisis | Vídeos | 01 MAY 2015

Vídeo análisis de State of Decay Year-One Survival Edition

Tags: Xbox One
Tras su paso el pasado año por las plataformas Xbox 360 y PC, el juego State of Decay llega ahora a Xbox One además de volver a repetir aparición en PC en una nueva edición rematerizada que lleva la coletilla de Year-One Survival Edition, siendo la versión para la consola de Microsoft la que analizamos en este video.
State of Decay Year One Survival EditionPlay

Por si aún no lo conocéis os contamos que se trata de un Survival horror cuya trama nos relata como una devastadora epidemia zombi ha acabado con la mayor parte de la humanidad, por lo que los pocos supervivientes que aún quedan deben luchar para conseguir recursos con los que subsistir a la vez que se enfrentan a esta terrible amenaza.

 

Más concretamente el juego es una aventura de acción en tercera persona en mundo abierto, en la que también se combinan otros géneros como el sigilo, la simulación, y el RPG, si bien todo ello se podría resumir en que estamos ante un título de supervivencia en toda regla, que en muchos aspectos nos recuerda bastante a la popular serie The Walking Dead.


De hecho el objetivo de nuestra aventura no es matar zombis sin razón alguna, sino el de sobrevivir de la mejor manera que podamos, por lo que casi siempre lo más recomendable será evitar los enfrentamientos cuando nos encontremos con grupos muy numerosos de enemigos, siendo nuestro principal cometido el salir a explorar el mapeado con el fin de encontrar comida, armas, munición, medicinas, y otros recursos que nos serán imprescindibles para permanecer con vida, y seguidamente regresar de vuelta a nuestro campamento base donde también habitan otros supervivientes, resultando todo muy realista ya que el tiempo nunca se detiene habiendo ciclos de día y noche que se irán sucediendo, decidiendo siempre por nosotros mismos que hacer y a donde ir en cada momento, o a que horas del día preferimos salir a explorar.

 

Además una curiosidad es que en la aventura no hay un protagonista definido, ni tampoco controlamos siempre a un mismo personaje, ya que resulta posible ponernos en la piel de otros supervivientes de la base, teniendo cada uno de ellos sus propios atributos de resistencia, destreza en el combate, o la capacidad de llevar un mayor peso, etcétera, los cuales además pueden ir mejorando con el uso, aunque si un personaje muere lo perderemos para siempre, lo que hace que estemos obligados a saber medir muy bien nuestros actos y no arriesgarnos innecesariamente, más aún cuando se trata de un juego en el que la partida se guarda automáticamente por lo que nunca será posible volver atrás, habiendo que asumir las consecuencias de todo lo que ocurra.

 

Aunque eso no es todo, ya que también tendremos que preocuparnos de que nuestra base sea segura, e incluso del estado anímico de los otros supervivientes, pudiendo entablar y mejorar las relaciones con los demás personajes para ganarnos su confianza y lo que es más importante aún, aumentar nuestra reputación en el grupo, lo que a su vez nos dará un mayor control de cara a convertimos en un líder, y de esa forma poder dar órdenes para que algún personaje nos acompañen cuando salimos a explorar, tomar su control directo, o incluso poderles enviar por si solos fuera del campamento en busca de recursos.

 

Asimismo también podemos fortificar la base y construir en ella nuevas zonas que nos serán muy útiles como un taller, un jardín donde cultivar, o una consulta médica por poner algunos ejemplos, permitiéndosenos igualmente levantar otros campamentos secundarios que nos faciliten el explorar con seguridad lugares más lejanos.


Llegados a este punto, uno de los elementos más atractivos de esta nueva edición para Xbox One y PC es que en ella se incluyen de serie las dos expansiones lanzadas con posterioridad para el juego, es decir, "Breakdown” y “Lifeline”, las cuales nos ofrecen nuevos mapeados, y nuevas historias, siendo Breakdown un escenario de ambientación rural en el que comenzaremos con un superviviente en una ubicación inicial al azar, por lo que cada nueva partida será siempre diferente, y además la dificultad del juego es bastante mayor.


Mientras que en Lifeline formaremos parte de una unidad militar del ejército que debe asegurar la zona y rescatar supervivientes entre los que también se encuentran un equipo de científicos capaces de poner fin a la epidemia, encontrándonos en este caso con un mapeado mucho más urbano, y con una aventura que nos invita más a la acción puesto que nuestro arsenal de armas es más amplio y potente desde el principio, teniendo también que defender nuestra base contra las hordas de zombis intentando reunir para ello al mejor equipo posible.

 

Por su parte tal y como era de esperar, el salto a Xbox One se ha dejado notar en el apartado técnico, ya que el juego se muestra ahora a 1080p y se ha mejorado la iluminación y las texturas, por lo que a nivel global presenta un mejor look visual. Además también se han añadido otras novedades como nuevas misiones, nuevos personajes, vehículos, y armas para el juego, e incluso nuevas músicas para su banda sonora.


Si bien ya en su día la versión de Xbox 360 no destacaba especialmente por su motor gráfico, el cual se quedaba distante de aprovechar el potencial de la consola, manteniendo esta remasterización muchas de sus mismas deficiencias como por ejemplo algo de popping, pequeñas ralentizaciones puntuales. o incluso que los personajes atraviesen en ocasiones algunos objetos, aunque por suerte todo se ha pulido un poco más, y estos fallos no son tan notorios a pesar de seguir estando presentes.

 

En conclusión, si en un su día no jugasteis con State of Decay y os gusta el género ahora tenéis ocasión de haceros con esta nueva versión remasterizada para Xbox One, tratándose de un título bastante divertido que nos ofrece numerosas posibilidades y una dificultad desafiante, el cual añade elementos muy originales a la temática Zombi como es la gestión de todo un grupo de supervivientes, por lo que si le dais una oportunidad os garantizará muchas horas de juego y una gran rejugabilidad. Además ha salido a la venta a un buen precio de unos 30 euros.

 

Sin embargo en la parte negativa, no se han añadido demasiadas novedades que justifiquen volver hacerse con él si ya en su momento disfrutasteis tanto del juego original como de sus dos expansiones, encontrándonos básicamente ante la misma experiencia que ya conocíamos, y de igual forma aunque se hayan realizado diversas mejoras en el apartado visual, continua quedándose algo distante del nivel técnico que cabria esperar de un juego actual, echándose en falta quizás un poco más de ambición en este aspecto.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información