Análisis | Vídeos | 30 JUL 2015

Vídeo análisis de Tembo The Badass Elephant

Tags: PC Xbox One PS4
SEGA y los creadores de Pokémon, Game Freak, nos sorprenden con una aventura de plataformas cargada de acción, Tembo the Badass Elephant.
Tembo The Badass ElephantPlay

Su historia nos lleva hasta Shell City, que está sumida en un estado de emergencia. La ciudad es un caos tras sufrir el devastador ataque de las fuerzas PHANTOM, dirigidas por un misterioso comandante enmascarado. Máquinas de guerra aterradoras marcadas con cráneos arrasan con todo lo que encuentran a su paso dejando una escena desoladora. Mientras que el ejército nacional se esfuerza por luchar contra PHANTOM, el General Krenmansees tiene la importante tarea entre manos de hacer un llamamiento a lo único que se puede interponer entre la destrucción de Shell City y su salvación. El devorador de cacahuetes, estrujador de villanos y machacador de PHANTOM, Tembo.

Jugablemente nos encontramos ante una aventura de plataformas de desplazamiento lateral cargado de acción. Aquí contamos con una barra de vitalidad y otra que muestra la cantidad de agua que podemos usar, teniendo que recoger botellas y depósitos para recargarla, junto con las vidas con las que debemos superar los diferentes niveles.

Nuestro protagonista alberga una gran cantidad de movimientos para acabar con sus rivales. Puede saltar, flotar momentáneamente en el aire, acelerar embistiendo todo a su paso, lanzar un gancho vertical, realizar un culazo para aplastar, el torbellino para rodar y rebotar, deslizarse, o ejecutar saltos mientras acelera, además de poder atacar en los acelerones. También podemos regar para evitar quemarnos o para hacer crecer ciertas plantas entre otros usos, aunque siempre teniendo presente la cantidad que nos queda en la reserva. Todos estos movimientos están disponibles desde el comienzo de la aventura, no aprendiendo otros nuevos según avanzamos, aunque sí hay ciertos elementos que le dan variedad al desarrollo como los cañones o una bola de bolos para acabar con grandes multitudes.

Los enemigos son muy variados y, al igual que con ciertos obstáculos, para acabar con ellos tenemos que hacer uso de todas las habilidades del protagonista. Su curva de dificultad está muy bien ajustada, siendo los primeros niveles bastante sencillos, limitándonos tan solo a avanzar, y complicándose a medida que la historia se desarrolla, ofreciendo retos desafiantes. No es una tarea simple ya que en ocasiones encontramos la pantalla cargada de proyectiles y se requiere mucha habilidad para esquivarlos.

No podían faltar los poderosos jefes finales, teniendo que estudiar su mecánica de movimientos si queremos evitar la muerte y acabar con ellos. Estos combates en ocasiones son bastante extensos, por lo que debemos mantener la concentración.

Cada nivel cuenta con dos misiones secundarias: rescatar a diez civiles y eliminar a un número determinado de enemigos. Llegado el momento el juego nos pide haber acabado con un total de rivales para seguir avanzando, por lo que recomendamos ir cumpliendo dicha misión. Esto a su vez hace que el título gane en rejugabilidad, desafiándonos a conseguir el 100%. Las fases son bastante lineales, por lo que no nos lleva mucho tiempo descubrir todos sus secretos, aunque si pasamos algo por alto nos toca empezar de nuevo el nivel ya que hay lugares que no nos permiten regresar.

Las vidas son muy importantes a lo largo del juego, no siendo demasiado numerosas. Para poder ganar más tenemos que recoger un total de 300 cacahuetes, aunque hay unos cacahuetes gigantes que proporcionan una gran cantidad de ellos.

El juego se divide en cuatro mundos y puede completarse en unas seis horas al completo, siendo su duración algo escasa a pesar de las misiones secundarias.

Gráficamente es bastante bueno, con un estilo artístico muy colorido que mezcla elementos tridimensionales con otros en 2D, mucha fluidez y con detalles que hacen que sea muy llamativo. Las animaciones y las físicas también son muy buenas. Es una pena que los fondos no estén al mismo nivel, siendo algo sosos y repetitivos.

La banda sonora es simple y monótona, haciendo que nos cansemos enseguida de ella. El juego no cuenta con ningún tipo de doblaje, siendo las voces simples ruidos nada destacables. Los efectos de sonido, al menos, gozan de una gran calidad, estando cada elemento muy bien representado.

En conclusión, Tembo the Badass Elephant es un título bastante entretenido y con una curva de dificultad muy bien ajustada. Los enemigos cuentan con distintos patrones que nos obligan a utilizar todos los movimientos del protagonista, haciendo que sea divertido enfrentarnos a ellos y que no podamos descuidarnos. Gracias a sus objetivos secundarios el juego gana en rejugabilidad, aunque su duración es algo escasa.

Su apartado gráfico está cuidado en la mayoría de sus aspectos, pero nos hubiera gustado que contara con unos fondos más trabajados. En el sonoro la música es bastante simple y repetitiva, destacando sobre todo los efectos.

Tembo the Badass Elephant entretiene de principio a fin, pero echamos en falta pequeños detalles que mejorarían la experiencia y una mayor duración.

También te puede interesar:

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información