Análisis | Vídeos | 22 JUL 2015

Vídeo análisis de The Vanishing of Ethan Carter

Tags: PC PS4
Inspirado en cuentos macabros y de ciencia ficción de principios de siglo XX nos llega The Vanishing of Ethan Carter, un juego desarrollado por The Astronauts que se centra en su inmersiva historia, la humanidad de los personajes y su atmósfera para involucrarnos de lleno.
The Vanishing of Ethan CarterPlay

Su historia nos pone en el papel de Paul Prospero, un detective mentalista que recibe una carta perturbadora de Ethan Carter. Al darse cuenta de que el chico está en grave peligro, Paul llega a la casa de Ethan en Red Creek Valley, donde las cosas resultan ser peores de lo que imaginaba. Ethan ha desaparecido como consecuencia de un brutal asesinato, discerniendo Paul rápidamente que podría no ser el único asesinato local que vale la pena analizar.

Sin embargo, para descubrir todos estos misterios, tenemos que usar la sobrenatural habilidad de Paul para comunicarse con los muertos y, mediante nuestra propia observación, descubrir el misterio tras una estela de cadáveres, los orígenes de una antigua fuerza oscura que acecha en Red Creek Valley y el destino del niño desaparecido.

Jugablemente es muy original, sin combates de ningún tipo, centrándose en la exploración del hermoso mundo de Red Creek Valley y la resolución de algunos puzles. No hay ningún tipo de tutorial y, si no habéis visto algún tráiler del juego, quizás os sintáis algo perdidos al comenzar la aventura. Su gran sensación de libertad nos encanta, aunque el hecho de no contar con un tutorial puede hacer que nos saltemos algún puzle nada más comenzar el juego, comprendiendo al avanzar como funciona todo y obligándonos a recorrer todo su mundo hasta llegar al lugar donde lo dejamos sin resolver. Todo se desarrolla desde una perspectiva en primera persona y podemos correr, hacer zoom, agacharnos e interactuar con ciertos objetos, siendo la mecánica bastante simple pero con muchas posibilidades.

Los escenarios son amplios y, a pesar de no ser un mundo abierto, nos toca dar grandes paseos para investigar. A medida que nos acercamos a un objetivo podemos interactuar con él utilizando los poderes de Paul. Esto nos permite obtener diversas pistas que nos ayudan a resolver los sucesos que allí tuvieron lugar, teniendo que ordenarlos para dar lugar a una secuencia que nos muestra lo ocurrido.

Cuando necesitamos un objeto para avanzar en la aventura se nos dan ciertas pistas, como tener que juntar varias palabras hasta dar con la dirección en la que se encuentra para, posteriormente, obtener un vistazo del lugar gracias a los poderes extrasensoriales del protagonista. Es una experiencia no lineal, por lo que podemos decidir qué lugar visitar en el momento deseado, aunque para avanzar en la historia tenemos que desentrañar el misterio tras los distintos sucesos.

Para conocer el desenlace de la historia no es necesario resolver todos los puzles, siendo algunos de éstos opcionales, desvelándose sin un orden concreto dependiendo de cómo los resolvamos.

Normalmente nos toca localizar varios objetos para colocarlos en su lugar, teniendo que ordenar cronológicamente después los hechos para revelar una secuencia que nos explica lo que allí sucedió. Es un proceso bastante sencillo cuando hemos localizado todos los elementos necesarios, pudiendo probar varias veces hasta conseguir el orden correcto, aunque en ocasiones podemos pasar objetos por alto ya que son pequeños, los escenarios amplios y no podemos interactuar con ellos hasta que la distancia es lo suficientemente corta.

Gráficamente es un juego precioso, casi fotorrealista, con un gran mimo puesto en todos los detalles de los escenarios y haciendo que a veces nos quedemos embobados apreciando los alrededores. Es una pena que los personajes no estén tan trabajados, pero cumplen con su función.

La banda sonora también es muy buena, adaptándose según el momento y la situación en la que nos encontremos. Su ambientación también está muy lograda, quedándonos prácticamente sin música en los momentos más tensos. Las voces, en inglés, cumplen sin más, y contamos con subtítulos en castellano para no perdernos nada de su historia.

En conclusión, The Vanishing of Ethan Carter es una aventura bastante entretenida, con una historia simple pero muy bien llevada y una jugabilidad apta para todo tipo de jugadores, a pesar de no contar con un tutorial que nos explique su mecánica. Su duración ronda las cinco horas, y una vez completados todos los puzles es poco rejugable.

Su mundo está plagado de detalles y gracias a su gran ambientación, tanto gráfica como sonora, nos metemos de lleno en la aventura y nos perdemos en sus preciosos parajes. Los personajes y las voces en inglés son mejorables, pero son detalles que no molestan.

Una aventura que engancha de principio a fin a poco que te guste el género detectivesco, a pesar de su corta duración.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información