Análisis | Vídeos | 17 SEP 2014

Vídeo análisis Murasaki Baby

Tags: PS Vita
Ovosonico nos traerá en breve el primer juego desarrollado por la compañía, Murasaki Baby, un título de puzles y plataformas con un toque siniestro para PlayStation Vita.
Murasaki BabyPlay

Su historia nos pone en el papel de Baby, una niña que se despierta en un extraño mundo habitado por las fantasías y los miedos de los niños. Sostiene un globo violeta en forma de corazón en la mano, se siente perdida, vulnerable y echa de menos su hogar. Quiere a su mamá, por lo que nuestra misión será intentar reunirla con ella.

 

Aquí no hay ningún tipo de texto que narre dicha historia, contándose todo mediante imágenes y en el que la música y el sonido juegan un papel fundamental.

 

Jugablemente nos encontramos con un título de puzles y plataformas en el que interactuamos con Baby, aprovechando el juego todas las capacidades de PSVita como su pantalla táctil, el panel táctil trasero o el giroscopio. Cogiéndola de la mano la guiamos y resolvemos los distintos retos que nos proponen. De vez en cuando también utilizamos los controles tradicionales, aunque no es lo habitual.

 

El globo que lleva Baby es su vitalidad, por lo que si lo pierde tenemos que recuperarlo inmediatamente, ya que si se rompe Baby llora, no avanza y será el final de la partida. Hay que estar pendiente de él en todo momento, teniendo que manejarlo al mismo tiempo que a la protagonista. En ocasiones también hará de interruptor al encajarlo en huecos que encontramos a lo largo del camino. En cada nivel los hay de diferentes colores, lo que le proporciona varias habilidades al cambiar el fondo.

 

Esto nos sirve para resolver los rompecabezas, a la vez que representan los estados emocionales de Baby, cambiando entre ellos con el panel táctil de la consola. El fondo blanco y negro hace que el globo se vuelva tan pesado como una piedra y sirve, por ejemplo, para evitar ser arrastrados por el viento. El azul congela casi todo lo que encuentra a su paso y es perfecto para cruzar el agua, aunque hay que evitar que el globo de Baby se congele en exceso ya que podría romperse. Con el fondo verde Baby reduce su tamaño y puede volar siendo arrastrada por su globo. El fondo amarillo hace aparecer a una gran bestia que provoca terremotos y nos despeja el camino. Hay muchos otros colores y habilidades, pero preferimos que los descubráis por vosotros mismos. Éstos, además, cambian su funcionalidad dependiendo del capítulo que estamos jugando.

 

Los rompecabezas no tienen una gran dificultad, son bastante intuitivos, no llevándonos ninguno de ellos mucho tiempo, haciendo que la aventura sea muy llevadera.

 

No podían faltar los enemigos, que en esta aventura intentan destrozar en todo momento el globo de Baby, teniendo cada uno de ellos una mecánica de ataque diferente, aunque no suponen un gran reto. Junto a estas criaturas hay obstáculos que también lo pueden pinchar, por lo que tenemos que manejar el globo para evitarlo.

 

En esta aventura no estamos solos, encontramos a una gran cantidad de personajes a los que les tenemos que prestar nuestra ayuda si después queremos que nos echen una mano para avanzar, abriéndonos las puertas que nos hacen avanzar hasta la siguiente zona.

 

A medida que avanzamos en la aventura y recibe nuestras lecciones, Baby aprende lo que está bien o lo que está mal, qué es seguro y qué no lo es, lo que hace que poco a poco se vuelva más independiente, pero esto no significa que no necesite nuestra ayuda de vez cuando las cosas se ponen feas.

 

Los controles son muy sencillos, originales y funcionan realmente bien, aunque en ciertas ocasiones, sobre todo cuando hay que hacer un cambio de dirección, se podría mejorar un poco.

 

El juego se divide en sólo cuatro capítulos, por lo que no es muy extenso, pero es suficiente si se tiene en cuenta que es un título descargable y a un precio no demasiado alto. Desgraciadamente no ofrece ningún incentivo que invite a rejugarlo, encontrando sólo un nivel de dificultad.

 

Gráficamente es muy bueno, con diseños oscuros totalmente pintados a mano que parecen sacados de la mente de Tim Burton. Todo está muy logrado, desde las físicas hasta su suavidad, siendo muy simple pero bello.

Su banda sonora es un tanto extraña, poco convencional, pero es agradable al oído y va en consonancia con el estilo gráfico del juego. Ha sido creada por Akira Yamaoka, conocido por sus trabajos en la saga Silent Hill. Los sonidos que emiten los personajes también son muy buenos, con un toque espeluznante.

 

En conclusión, Murasaki Baby es un título muy entretenido, con puzles bastante originales y que aprovecha muy bien las capacidades de PlayStation Vita. El sistema de progresión de Baby es muy bueno, aprendiendo poco a poco lo que debe hacer y volviéndose más independiente con el tiempo. La única pega que tenemos es que es un título bastante corto, componiéndose sólo de cuatro capítulos y sin ningún incentivo que invite a rejugarlo.

 

El apartado gráfico es excelente, con diseños oscuros pero muy llamativos y una banda sonora muy acorde con estos. Las voces expresan bien las emociones de Baby, siendo éstas muy estrafalarias.

Murasaki Baby es un título muy original que recomendamos a todos los jugadores a los que les guste probar algo distinto, a pesar de su escasa duración y poca rejugabilidad.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información