Análisis | Vídeos | 30 MAY 2015

Vídeo análisis The Witcher 3 Wild Hunt

Tags: PC Xbox One PS4
Bandai Namco y CD Projekt RED lanzan el esperado The Witcher 3: Wild Hunt para PlayStation 4, Xbox One y PC, que pone fin a la aclamada saga.
The Witcher 3 Wild HuntPlay

Su historia nos pone en el papel de Geralt de Rivia, un brujo y cazador de monstruos a sueldo. Aquí aceptamos el mayor contrato de nuestra vida – buscar a Ciri, una chica entrenada para convertirse en bruja y que cuenta con un gran poder al tener la “Vieja Sangre”, y protegerla, ya que según una profecía dicho poder puede acabar con el mundo si cae en malas manos. En nuestro viaje conocemos a nuevos personajes y nos encontramos con alguna que otra cara conocida de anteriores entregas de la saga.

 

Este viaje nos lleva a través de los Reinos del Norte, un vasto continente lleno de ciudades mercantiles, islas misteriosas, peligrosos pasos de montañas y cavernas olvidadas a explorar. Su enorme mundo abierto se divide en tres regiones: Huerto Blanco (que nos sirve como punto de inicio), Velen: Tierra de Nadie y Skellige. Hay cuatro niveles de dificultad entre los que elegir, aunque se puede cambiar a lo largo del juego.

 

Su jugabilidad es donde más flojea The Witcher 3, a pesar de ser bastante mejor que la de su anterior entrega. Los combates se desarrollan en tiempo real, teniendo cada enemigo un patrón de ataque y debilidades que debemos aprender para acabar con ellos, contando con una serie de habilidades y hechizos que nos ayudan.  Aquí tenemos dos espadas, una para los enemigos normales y otra para criaturas mágicas, pudiendo realizar ataques tanto rápidos como fuertes y contraataques si nos defendemos en el momento oportuno, junto con una ballesta para ataques a distancia. También podemos esquivar desplazándonos lateralmente muy rápido o rodando. Geralt además cuenta con una visión especial que le permite analizar los escenarios para buscar pistas.

 

Gerald puede utilizar hechizos, divididos éstos en cinco señales: Aard, con el que aturdir o derribar, Axia, para desorientar, Igni, permitiendo lanzar fuego, Quen, una barrera mágica, e Yrden, creando trampas que ralentizan a los rivales. Todos éstos se pueden mejorar en el árbol de habilidades, además de desbloquear nuevos movimientos de combate y poderes. Estas señales no se usan sólo en combate, ya que en ocasiones las necesitamos para derribar obstáculos o conseguir nuestros fines.

 

La cámara y el sistema de fijado de enemigos dan problemas en contadas ocasiones, al igual que ciertas acciones al explorar el mapeado como simplemente intentar bajar una escalera. El patrón de ataques de nuestros rivales suele ser bastante repetitivo, no ofreciendo un gran reto una vez aprendidos.

 

Existe un sistema de alquimia con el que crear pociones, bombas o aceites con los diferentes ingredientes que recogemos a lo largo de la aventura, siendo muy útiles para enfrentarnos a ciertos enemigos. También podemos reparar, crear y mejorar equipamiento con el sistema de artesanía, teniendo que visitar a los herreros y dar todos los objetos que nos pida el útil en cuestión, necesitando antes obtener el diagrama que nos indique como fabricarlo.

 

Para desplazarnos podemos viajar en caballo, teniendo una barra de resistencia que indica cuando podemos galopar a toda velocidad sin llegar a cansarlo y otra de pánico que puede llevarnos al suelo si lo atacan lo suficiente, o en barco, siendo uno de los mayores placeres del juego. También podemos bucear para explorar o combatir, aunque no es preciso y puede llegar a ser frustrante.

 

A lo largo de la aventura nos topamos con montones de misiones secundarias, algunas más interesantes que otras, teniendo mucho que ver con el mundo del juego y nuestro personaje además de estar bien elaboradas. Esto hace que queramos completarlas todas, dejando de lado más de una vez la historia principal. Como curiosidad, en ocasiones nos toca negociar nuestra recompensa.

 

Las decisiones que tomamos, ya sean en misiones principales o secundarias, tienen su consecuencia a lo largo de la aventura. No siempre existe una respuesta clara, por lo que cometer errores es bastante común, pero vemos lo bien que funciona todo en general y el buen trabajo realizado por parte del equipo en este aspecto.

 

Junto a todo ello hay todo tipo de actividades a lo largo del juego, como participar en un torneo de lucha cuerpo a cuerpo, cacerías de monstruos, carreras a caballo o el Gwynt, un juego de cartas que llega en sustitución del Póker de dados de anteriores entregas. En el Gwynt tenemos que formar barajas con cartas que conseguimos al cumplir misiones o comprarlas, siendo su apartado jugable muy parecido a Magic: The Gathering, por lo que este minijuego os dará mucha diversión a lo largo de la aventura. Estas tareas no funcionan tan bien como deberían, a excepción del juego de cartas, siendo más un extra prescindible para aportar algo de variedad.

 

Si no habéis jugado anteriormente a la saga no hay que preocuparse, ya  que a lo largo del juego encontramos muchísima información sobre los personajes, monstruos o historia entre otros de manera detallada, teniendo que dedicarle montones de horas gracias a su rico mundo.

 

Su apartado gráfico ha sido muy cuidado, con un trabajo artístico muy bueno, transición entre el día y la noche con una iluminación muy cuidada, vegetación que reacciona al viento y escenarios repletos de detalles en cada rincón. Los efectos climatológicos son muy llamativos y afectan a la jugabilidad, haciendo que todo sea muy llamativo gracias a una paleta de colores muy viva. Es una pena que al menos en la versión de PS4, ya que es la que hemos probado, haya continuas ralentizaciones con caídas por debajo de los 30 fotogramas por segundo, entorpeciendo a veces incluso a la jugabilidad. Esperamos que todos estos problemas sean corregidos en futuras actualizaciones. También hay otros problemas típicos de los juegos con mundo abierto, como glitches o popping.

 

La banda sonora es muy buena y ambienta a la perfección la aventura, variando según el momento en el que nos encontremos. El doblaje, en inglés, también goza de una gran calidad,  más si tenemos en cuenta la cantidad de diálogos que maneja el juego. Para no perdernos ningún detalle sobre la trama nos llega con subtítulos en castellano, aunque pueden resultar algo pequeños e ilegibles dependiendo del tamaño de nuestro televisor.

 

En conclusión, The Witcher 3: Wild Hunt es un gran juego, con una historia muy trabajada y montones de contenidos secundarios que concuerdan con ella. Su mundo es variado, entretenido y está cargado de detalles, asegurando muchísimas horas de entretenimiento a pesar de encontrar pequeños defectos en su apartado jugable. El sistema de decisiones funciona realmente bien, y ver cómo afecta al desarrollo de la aventura es muy satisfactorio.

 

Gráficamente es un juego cargado de detalles, con montones de efectos que hacen que todo luzca de manera espectacular. Es una pena que las ralentizaciones sean tan molestas. La banda sonora, el doblaje y los efectos de sonido son muy buenos, aunque sus subtítulos son algo pequeños.

 

Una aventura cargada de sorpresas que los amantes de los RPGs sabrán apreciar, con un desarrollo variado y muy entretenido.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información