Análisis | Vídeos | 15 SEP 2020

Análisis de 13 Sentinels: Aegis Rim

Tags: PS4
Revela la verdad desde el punto de vista de trece personajes cuyas historias están entrelazadas en 13 Sentinels: Aegis Rim, la nueva y épica creación de Vanillaware y Atlus.
Cartel 13 Sentinels Aegis RimPlay

13 Sentinels: Aegis Rim es, como os avanzamos en nuestras impresiones, una aventura bidimensional de ciencia ficción y de desarrollo lateral en la que,desde el punto de vista de trece personajes diferentes cuyos destinos están entrelazados, intentamos descubrir la verdad tras los sucesos ocurridos. Con batallas estratégicas en las que utilizamos mechas para contrarrestar la invasión de los Kaijus, estamos ante una nueva obra maestra de Vanillaware que no solo cuenta con el estilo gráfico que tanto caracteriza a la compañía, sino que también incorpora una estupenda narrativa, viajes temporales, un sistema de batalla interesante y elementos de personalización para nuestros centinelas, aunque os hablaremos de estos apartados detenidamente más adelante.

La historia empieza con un aviso de emergencia en la ciudad de Ashitaba, en la que un objeto no identificado se ha estrellado en medio de la ciudad como si de un meteorito se tratara. Éste se dirige ahora hacia el norte, destruyendo todo a su paso hasta que aparece una misteriosa joven que invoca a un poderoso mecha, conocidos aquí como Centinelas, para hacerle frente. El objetivo de los protagonistas es detener a los Kaijus antes de que llegue el día del juicio final, descubriendo por el camino las personalidades de cada uno de los personajes, los misterios que se ocultan tras esta situación y cómo afrontar dicha situación.

Tal y como nos esperábamos, la trama ha sido uno de los puntos fuertes del juego, encontrando elementos de ciencia ficción como viajes en el tiempo, conspiraciones, traiciones, unos protagonistas cuidados hasta el más mínimo detalle y montones de conversaciones que en ningún momento se nos han hecho pesadas. Hemos de decir que al principio es todo bastante confuso, sobre todo al intentar descubrir que relación hay entre cada uno de los personajes, pero según avanzamos y descubrimos el final, todo queda aclarado gracias a un glosario y una genial lista que nos indica el órden cronológico de cada suceso. Hay incluso referencias al mundo del cine, el anime, el manga y, en general, a la cultura pop de los 80 que los jugadores sabrán identificar, todo con textos en castellano para que no tengáis problemas a la hora de seguir el argumento.

Si bien la historia es bastante lineal, los jugadores descubrirán que la trama de cada personaje se desarrolla en diferentes épocas y, en determinadas ocasiones, podrán elegir con cual quieren jugar. Poco a poco veréis como todas estas historias se entrelazan y las relaciones que se forman entre ellos, lo que finalmente os llevará hasta la verdad. A nuestra disposición tenemos, como el nombre del juego indica, trece personajes jugables: Juro Kurabe, Iori Fuyusaka, Ei Sekigahara, Keitaro Miura, Megumi Yakushiji, Natsuno Minami, Nenji Ogata, Renya Gouto, Ryoko Shinonome, Shu Amiguchi, Takatoshi Hijiyama, Tomi Kisaragi y Yuki Takamiya. Nos ha encantado el mimo que se ha puesto en la creación de cada uno de ellos, con personalidades bien diferenciadas y distintas motivaciones en su día a día.

Sus mecánicas se dividen en dos partes fácilmente diferenciables: la parte de novela visual y los combates. La de novela visual se basa en la exploración de escenarios, conversar con los diferentes personajes e interactuar con determinados objetos. Pero lo más destacado se encuentra en un sistema que nos permite guardar en los pensamientos de nuestros personajes alguna palabra destacada que oiga en las conversaciones. Después, podemos profundizar más en la palabra en cuestión o bien utilizarla para desbloquear conversaciones que de otra forma no veríamos, siendo un sistema interesante que siempre nos invita a explorar, interactuar con determinados objetos y conversar con todos los PNJ que veamos por los escenarios.

Al pasar a las batallas, todo se desarrolla desde una perspectiva aérea, viendo una especie de mapa virtual de la ciudad donde debemos llevar a cabo nuestra estrategia con hasta seis de los trece centinelas. Estos combates se desarrollan en tiempo real, congelándose la acción sólo cuando llega nuestro turno y podemos darle órdenes a los pilotos de los centinelas. Como ya os avanzamos, podemos realizar las acciones que dependen del centinela en cuestión y su equipamiento, así como moverse por el escenario estratégicamente para atacar, defendernos o dar apoyo a nuestros aliados. Dependiendo de la acción, gastaremos más o menos puntos de energía, los cuales se recuperan al defendernos o acabando con enemigos. Cuando derrotamos enemigos y nos hacemos con metachips se rellena poco a poco el medidor Meta, el cual nos permite activar poderosas metahabilidades cuando está al completo.

No queremos olvidar el nivel de personalización de nuestros centinelas, a los cuales podemos equiparles diferentes habilidades y armamento que se puede comprar y mejorar. Todos ellos cuentan con un estilo diferenciado según su generación (un total de cuatro), ya sea para el ataque cuerpo a cuerpo, a distancia, para proporcionar apoyo u otros más avanzados que pueden volar y utilizar tecnología más avanzada. Saber usar el adecuado en el momento apropiado puede suponer la diferencia entre la victoria y la derrota, por lo que aconsejamos estudiar bien cada una de sus ventajas.

Es cierto que visualmente podría ser más llamativo, ya que sólo vemos un mapa virtual de la ciudad con ciertas “figuras” que se desplazan sobre él, siendo lo más vistoso los efectos resultante de los ataques y la cantidad de personajes simultáneos que se muestran. Eso sí, son tremendamente entretenidas y muy tácticas, incorporando nuevos elementos según avanzamos que aprendemos de forma natural al tener unos controles y unos menús. Además, no esperéis que sea un paseo, ya que algunas misiones son realmente desafiantes.

Las misiones disponibles no son demasiado variadas, centrándose la mayoría de ocasiones en defender nuestra base o acabar con determinados enemigos en un tiempo concreto. Es cierto que a veces pueden dar la sensación de repetición y cortar un poco el ritmo de la trama, pero están genialmente integradas en la misma y van introduciendo nuevos enemigos y elementos que hacen que ganen profundidad. Además al finalizarlas se nos da un rango según nuestra actuación y cuentan con objetivos secundarios que hacen que sean más entretenidas.

La duración del juego puede irse fácilmente por encima de las 30 horas, dividiéndose en capítulos de diferente duración que nos ayudan a profundizar en su argumento. Pero además es bastante rejugable al ofrecer archivos secretos y eventos ocultos que en una primera pasada es fácil pasar por alto a poco que se tenga un descuido, o nuevos extras que se desbloquean al completar la aventura.

El apartado gráfico nos ha encantado, sobre todo gracias a los espectaculares diseños y efectos de los que hace gala el título. Una vez más Vanillaware demuestra su buen hacer con los juegos bidimensionales, demostrando que no hace falta que todo sea tridimensional para hacer que un juego se sienta actual y muy vistoso. Los personajes están genialmente animados y resultan muy expresivos, mientras que los escenarios son muy diferentes entre sí y están cargados de detalles en cada rincón, todo creado a mano. Además funciona con muchísima fluidez en todo momento.

En el sonoro tenemos una amplia variedad de melodías de una excelente calidad que acompañan genialmente cada una de las situaciones que vivimos en el juego, ya sea a la hora de combatir o conversar con otros personajes. El doblaje, en japonés, goza de actores de renombre que han hecho un trabajo buenísimo, siempre acompañados de textos perfectamente traducidos al castellano para hacer las delicias de los seguidores de los trabajos de la compañía. Comentar que las voces también estarán disponibles en inglés mediante descarga, aunque no hemos tenido la oportunidad de escucharlas.

Como conclusión, Vanillaware lo ha vuelto a conseguir con 13 Sentinels: Aegis Rim, un título que a pesar de parecerse estéticamente a anteriores trabajos de la compañía en el fondo es completamente diferente, donde lo que más destaca es su elaborada historia, lo bien narrada e interconectada que está y sus carismáticos personajes. Los combates, además, le aportan variedad al desarrollo con elementos tácticos que hacen que sean muy entretenidos de afrontar. Por si fuera poco, audiovisualmente es excelente, uno de los mejores trabajos de la compañía. La única pega que le pondríamos es que no todas las tramas de los personajes son igual de interesantes, pero en general nos ha encantado.

Aquellos que busquen una buena historia o que adoren los juegos de Vanillaware no deberían perderse esta obra maestra, siendo uno de los juegos que más hemos disfrutado este año y un imprescindible para nosotros.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios