Análisis | Vídeos | 15 OCT 2020

Análisis de 9 Monkeys of Shaolin

Domina tu arte para controlar tu destino en 9 Monkeys of Shaolin, una nueva aventura cargada de acción de Sobaka Studio.
Cartel 9 Monkeys of ShaolinPlay

9 Monkeys of Shaolin es un beat’em up al estilo de los clásicos pero con elementos de RPG que le añaden una nueva profundidad jugable. Desarrollado por Sobaka Studio, esta aventura se puede jugar tanto en solitario como en compañía, con montones de niveles a superar, secretos escondidos en ellos que le aportan rejugabilidad, un completo árbol de desarrollo y poderosos enemigos con puntos débiles a explotar, así como una dificultad muy bien ajustada pensada tanto para aquellos jugadores que quieran disfrutar de su argumento o bien para los que busquen un reto a la altura.

Su historia nos lleva hasta el Reino Medio, un majestuoso lugar donde apareció el legendario templo Shaolin del sur cientos de años atrás y en el que sus habitantes perfeccionaron sus técnicas milenarias durante siglos. Esos monjes se dedicaban a defender el templo de los bandidos y fuerzas oscuras, pero un día decidieron romper sus principios para ayudar al país contra los piratas Wokou del este que desembarcaron en las costas del sur. Todo volvió a la normalidad para los monjes cuando consiguieron derrotar al enemigo, pero esto no fue así para nuestro protagonista, el joven pescador Wei Cheng, el cual descubrió que los problemas nunca desaparecían en su aldea. Aquí comienza nuestro viaje, con Wei Cheng intentando acabar con todos los enemigos para proteger su hogar y devolver la paz al territorio.

Esta trama, sin ser nada demasiado original, está bien narrada y resulta interesante en determinados momentos, estando más elaborada que en otros juegos del género. Los personajes son demasiado planos y les falta carisma, sintiéndose en este sentido un tanto genérico. Se agradece, eso sí, que esté contada mediante ilustraciones de gran calidad y algunas imágenes estáticas de los personajes para las conversaciones, todo con textos en castellano para que no tengáis problemas para seguirla.

Nada más comenzar tenemos cuatro dificultades entre las que elegir: Novato, Guerrero, Maestro y Leyenda. Están muy bien equilibrados y nos ha sorprendido muy gratamente el gran desafío que suponen a partir del segundo, donde los enemigos se muestran más agresivos, causan más daño o incluso pueden matar de un golpe, sin haber puntos de guardando en los niveles en los más altos.

Las mecánicas son sencillas de comprender, pero para saber sacarle provecho a cada uno de los movimientos hay que dedicarle tiempo. Estamos ante un juego de desarrollo lateral en el que podemos desplazarnos por las diferentes profundidades del escenario, utilizar ataques en forma de golpes acuchillantes, empujes, patadas, realizar esquivas y desvios. Cada uno de estos movimientos tiene una utilidad según el tipo de enemigo, siendo muy importante saber utilizar la adecuada según cada situación. Se agradece que aparezca un destello dorado para saber cuando contrarrestar los ataques enemigos y que haya otro rojizo para esquivar en el momento preciso. También contamos con objetos a recoger y utilizar que se asignan al pad direccional.

A medida que golpeamos enemigos vamos rellenando una barra de Qi con la que podemos ejecutar movimeintos más poderosos como ataques cargados, habilidades especiales conocidas como Elementos Sureños y otras llamadas Sellos terrestres, las cuales aprenderéis según avancéis en la aventura junto a los estilos de lucha. Hay rivales que sólo pueden ser derrotados utilizando estas técnicas, así que recomendamos administrar el Qi sabiamente.

Al finalizar las misiones conseguimos unas medallas que podemos invertir en árboles de habilidades: Ataque rápido, Golpe perforante y Empujar. En primer lugar tendréis que subir sus respectivas barras con estas medallas para desbloquear movimientos y bonificaciones, para después haceros con estas mejoras mediante más medallas. Al principio puede parecer algo limitado, pero según avancéis se vuelve más completo al añadir nuevas categorías. En ciertas ocasiones también podéis conseguir armas y objetos a equipar para mejorar al personaje y obtener ciertas bonificaciones muy útiles para la aventura.

El templo Shaolin sirve como menú principal entre misiones, donde podemos acceder al árbol de habilides, el equipamiento, aceptar las misiones, activar el modo cooperativo (local u online), consultar los coleccionables obtenidos o  practicar nuevos movimientos. Funciona bastante bien y nos permite rejugar nvieles ya completados para mejorar nuestra puntuación o conseguir algún extra que hayamos dejado olvidado.

Los escenarios son variados y, aunque es un juego que se desarrolla lateralemente al estilo de los beat’em up, existe la posibilidad de viajar hasta el fondo en alguna que otra ocasión. Están cargados de cajas, jarrones y otros elementos a romper que pueden soltar objetos o algún que otro coleccionable, así como de trampas o efectos climáticos que son peligrosos tanto para los jugadores como para los enemigos. También existen pequeños puzles, pero no esperéis nada demasiado elaborado.

Y hablando de enemigos, hay bastantes tipos de los mismos al contrario de lo que pueda parecer en un primer momento. Cada uno tiene una serie de movimientos únicos y debilidades a aprender para poder acabar con ellos cuando se mueven en grandes grupos, encontrando, por ejemplo, a algunos que tienen escudos, otros fuertemente armados, los que atacan a distancia e incluso fantasmas, entre otros. También encontraréis jefes que van incorporando nuevos ataques a lo largo del combate y que resultan desafiantes. Pueden dañarse entre sí, aunque al igual que el resto de personajes pecan de ser bastante genéricos.

En total contamos con más de 25 niveles a superar que aseguran bastantes horas de juego, a lo que hay que añadirle la rejugabilidad por intentar descubrir todos sus secretos, los diferentes niveles de dificultad y la posiblidad de jugar en cooperativo con otro jugador, ya sea de manera local u online, pudiendo incluso modificar su apariencia con diferentes skins y activar o desactivar el fuego amigo.

Por otro lado, el apartado gráfico utiliza un estilo cartoon que no siempre luce igual de bien. Los personajes cuentan con modelados bastante sencillos y animaciones un tanto ortopédicas, mientras que las localizaciones son variadas, con algunas que resultan mucho más llamativas que otras. Los efectos son bastante buenos, jugando bien con las luces y las sombras, y el juego siempre funciona con fluidez, haciendo que la jugabilidad sea bastante buena.

En el sonoro tenemos melodías sencillas que acompañan bien durante los viajes pero que se quedan un tanto cortas a la hora de combatir, efectos conseguidos y voces para los diferentes personajes cuya interpretación podría haber estado algo mejor. Como ya hemos comentado, los textos nos llegan en castellano para comprender bien su funcionamiento y seguir la historia sin problemas.

Como conclusión, 9 Monkeys of Shaolin es un beat’em up que sabrá llegar a aquellos que disfruten con el género, aportando algunas ideas propias más actuales y bastante interesantes como incorporar un árbol de habilidades y diferente equipamiento para darle un toque más rolero que le sienta realmente bien. La dificultad está muy bien ajustada y los controles responden perfectamente para tener un reto a la altura de las circunstancias. Como pegas diremos que hay pequeños bugs y que le falta algo de originalidad, ya sea en la historia (a pesar de ser mejor que la de otros juegos del género) o a la hora de plantear personajes, enemigos y escenarios.

Un título que os permitirá disfrutar de la transformación de Wei Cheng, pasando de ser un simple pescador a todo un maestro de las artes marciales Shaolin.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios