Análisis | Vídeos | 12 MAR 2019

Análisis de Anthem

Tags: PC Xbox One PS4
Alzad el vuelo para descubrir el mundo de Anthem, el nuevo juego de acción de Bioware y Electronic Arts.
Cartel AnthemPlay

Anthem es un shooter de acción en tercera persona en el que os enfundaréis en vuestras Alabardas (unos trajes acorazados que confieren habilidades sobrehumanas) para viajar por un mundo lleno de peligros formando equipos de hasta cuatro jugadores. Aquí nos toca cumplirlas misiones que nos encomiendan, todo mientras nos enfrentamos a peligrosas criaturas y recolectamos materiales y objetos que nos permitirán personalizar al protagonista según nuestros gustos y necesidades.

Su historia tiene lugar unos siglos después de que la Legión del Alba se enfrentara a las fuerzas letales de Bastión, un mundo tan bello como peligroso donde la humanidad creó el Fuerte Tarsis, un asentamiento amurallado que a su vez sirve como base de operaciones. Sin embargo, los peligros nunca llegaron a desaparecer y ahora un viejo enemigo, el Dominio, vuelve a amenazar la paz que tanto costó conseguir. En la piel de un librancero, un piloto de Alabardas de élite, os toca proteger el fuerte y adentraros en este letal mundo para detener a la temible sociedad militarizada, realizando misiones de todo tipo mientras mejoras tu equipamiento.

Hemos de decir que, aunque el universo del juego nos ha encantado gracias a los montones de detalles que encontraréis en cada rincón, el argumento nos ha decepcionado bastante, con una narrativa muy mejorable que intenta alargar su duración artificialmente. Eso sí, se hace más llevadera gracias a unos protagonistas que desprenden mucho carisma, cosa que no se puede decir del resto de personajes, incluido el prescindible villano del juego. Lo peor es que muchas veces rompe el ritmo de la aventura, haciendo que en ocasiones queramos saltar las secuencias y no podamos.

Sus mecánicas nos han encantado y funcionan perfectamente. Aquí podemos utilizar distintas armas y habilidades, saltar, esquivar e incluso utilizar la Alabarda para movernos con rapidez o volar. Eso sí, hay que tener en cuenta que cuanto más usemos los motores del traje, más se calienta y puede hacer que se paralicen durante un tiempo. Por suerte hay maneras de enfriarlo, ya sea dejando de usarlo o bien utilizando el agua.

Todo ello, junto a una buena sensación en los tiroteos, hacen que las batallas sean muy ágiles y divertidas, con una libertad a la hora de combatir que pocos juegos nos han sabido transmitir. Disparos constantes, enemigos que nos atacan desde cada rincón, habilidades que se recargan rápidamente tras su uso… puede parecer simple, pero todo ha sido muy estudiado para que la experiencia sea muy satisfactoria, ya sea en solitario o en compañía de otros jugadores.

Nada más comenzar, tras un completo tutorial donde se nos enseñan los conceptos básicos, se nos da a elegir entre una de las cuatro Alabardas: Comando, la más versátil de todas y que se centra en un daño y precisión equilibrados; Coloso, cuyo tamaño la hace ser la más poderosa; Interceptor, que es muy ágil e ideal para la exploración; y Tormenta, que causa grandes daños a distancia gracias a sus poderes elementales. Todas ellas son muy personalizables y se adaptan al estilo de cada jugador, pudiendo cambiar tanto las partes de equipamiento como las estéticas por separado para hacer que no perdamos potencia por querer un aspecto en concreto.

Por otro lado, los escenarios cuentan con un gran tamaño y varias alturas a explorar, si bien no todos están al mismo nivel de diseño, haciendo que las batallas no siempre se sientan tan cómodas como deberían. A todo ello tampoco ayudan las misiones, las cuales a la larga se vuelven muy repetitivas, teniendo que seguir un marcador que nos lleva hasta una nueva zona donde combatir, recoger fragmentos de luz, activar artefactos o resolver puzles simples. Al final lo único que consiguen estos enigmas es romper el ritmo de la aventura por estar mal planteados.

Lo mismo ocurre con los enemigos, de los cuales no hayaréis una gran variedad y, una vez aprendáis sus puntos débiles y patrones de movimiento, no tendréis demasiados problemas para derrotarlos. Por si fuera poco, su inteligencia artificial deja mucho que desear, no planteándonos situaciones que nos lleven a planear estrategias diferentes a lo largo de la aventura, consiguendo en consecuencia un desarrollo que puede hacerse monótono con el paso de las horas.

Al viajar al Fuerte Tarsis todo pasa a una perspectiva en primera persona, teniendo que recorrer una ciudad que nos sirve de menú y donde podemos conversar con los habitantes del lugar. Esta zona no es demasiado amplia, pero recorrerla no es tan satisfactorio como nos gustaría por tener nuestro personaje un desplazamiento algo lento. Eso sí, al ser un lugar de visita obligatoria siempre tendréis que pasar por él, con tiempos de carga algo extensos que pueden romper el ritmo del juego. Aquí podemos aceptar misiones, modificar nuestra Alabarda, hablar con otros personajes (con conversaciones la mar de prescindibles) o elegir los diferentes modos de juego.

Y hablando de modos de juego, además de la mencionada campaña, tenemos el Juego Libre. Gracias a esta modalidad podréis explorar libremente el amplio mapa del juego, ya sea para haceros con nuevos materiales, coleccionables o, en última instancia, participar en eventos públicos que aparecen aleatoriamente para intentar conseguir jugosas recompensas. Es cierto que dichas tareas son bastante simples, pero merece la pena completarlas por los extras que podemos obtener.

Por último, pero no por ello menos importante, están los Baluartes, que vienen a ser misiones en mazmorras algo más largas y complicadas que las normales, teniendo que enfrentarnos a grandes hordas de enemigos y completar objetivos hasta llegar a un combate final. Aunque no están demasiado inspiradas, las recompensas que se obtienen son quizás las mejores de todo el juego, así que recomendamos hacer tantas como os sea posible, pero siempre acompañados de un buen grupo de guerreros.

En cuanto a duración, tenemos una aventura que ronda las 20 horas, tiempo al que hay que sumarle la rejugabilidad que ofrece por intentar conseguir los coleccionables, realizar todas las misiones secundarias y los eventos públicos, que alargarán considerablemente la vida del juego. Recordad también que la campaña puede jugarse en solitario o en compañía, recomendando nosotros este último por ser mucho más divertido.

El apartado gráfico no alcanza el nivel que se mostró por primera vez, pero os aseguramos que aun así cumple con creces gracias a una estupenda dirección artística. Los personajes y las alabardas están perfectamente modelados y sus animaciones están muy trabajadas, con expresiones que varían bastante entre las cinemáticas y los paseos por el Fuerte. Los escenarios son muy vistosos, variados y enormes, estando cargados de detalles que harán que os quedéis embobados mirándolos. Además funciona con bastante fluidez en consolas a 30fps y en PC a 60fps, aunque debemos comentar que hay algunos bugs muy notables que pueden estropear vuestro progreso en una misión y la experiencia en general. Esperamos que estos problemas sean solucionados en futuras actualizaciones, ya que se nota que el juego no ha salido todo lo pulido que nos gustaría.

En el sonoro tenemos unas melodías muy buenas que se adaptan a la perfección a cada situación del juego, aportándole un toque de epicidad que hace que nunca se nos haga repetitiva. Por otro lado, los efectos son estupendos y contamos con voces en castellano en los que se nota el gran trabajo que han realizado los actores de doblaje. Además siempre podéis activar los subtítulos para escuchar conversaciones que a veces están algo lejanas.

Anthem es, en definitiva, un título que destaca por su divertidísima jugabilidad y las posibilidades que ofrece su sistema de vuelo y exploración. Es una pena que el tiempo se le haya echado encima, ya que se nota poco pulido, con enemigos que se nos antojan algo repetitivos, unos escenarios que a veces no resultan del todo satisfactorios para combatir o misiones que siempre se basan en acabar con criaturas, activar estructuras o recoger ciertos objetos. No dudamos que en un futuro pueda ser un juego alucinante mediante actualizaciones, pero por ahora hay muchos elementos por corregir.

Aún así, si os gusta disfrutar de grandes dosis de acción cooperando con vuestros amigos, estáis ante un título que os dará muchas horas de juego.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios