Análisis | Vídeos | 17 JUL 2019

Análisis de A.O.T. 2: Final Battle

Los acontecimientos de la tercera temporada de Attack on Titan os esperan en A.O.T. 2: Final Battle, la versión extendida y mejorada del juego lanzado el año pasado.
Cartel A.O.T. 2 Final BattlePlay

A.O.T. 2: Final Battle es, como el juego original, un título de acción que se desarrolla en tercera persona con pequeños tintes de rol y estrategia que se basa en el anime Attack on Titan. Es la versión extendida de A.O.T. 2 e incluye más personajes, armas, un modo de juego y, sobre todo, el argumento de la tercera temporada, además de repasar la trama de la primera y la segunda desde el punto de vista de un personaje que creamos nosotros o eligiendo uno de los existentes. No hay demasiados cambios respecto al anterior juego, tanto es así que puede adquirirse como producto completo o como contenido descargable para A.O.T. 2, pero os comentaremos todas las novedades incluidas. Para conocer el resto de detalles jugables, recomendamos echarle un ojo a nuestro anterior análisis.

Aparte de las temporadas ya conocidas por anteriores juegos, esta entrega incluye la historia de las dos partes de la tercera. A continuación os hablaremos sobre ella, así que si no lleváis la serie al día os aconsejamos saltar el siguiente párrafo por contener varios posibles spoilers.

Su historia vuelve a centrarse en la lucha ente el Regimiento de Exploradores y los Titanes, todo mientras intentan conocer más detalles sobre estos misteriosos y colosales enemigos. Lo que no esperaban descubrir era que los Titanes no son sus únicos enemigos. El Escuadrón de Control Antipersonal, liderado por el famoso Kenny Ackerman, está preparado para capturar a Eren e Historia Reiss sin importar el precio a pagar. El Regimiento de Exploradores se dispone a salvar a sus compañeros de equipo, pero rápidamente aprenden que no pueden confiar en nadie dentro de los muros a los que ellos denominan hogar.

Este argumento es quizás lo más interesante de todo el juego, pudiendo jugarlo desde tres puntos de vista diferentes: el Regimiento de Exploradores, los Cadetes de la Tropa 104 y los Guerreros, donde podréis manejar a Reiner, Bertholdt y Zeke. En esta ocasión no podemos controlar al personaje que hemos creado para el resto de la trama, pero esto nos hace sentirnos como parte de la misma, estando todos sus textos en perfecto castellano. Comentar también que cuenta con algunas escenas muy vistosas y otras demasiado estáticas que afean el resultado general.

Las mecánicas no han variado demasiado, teniendo que utilizar el Equipo de Maniobras Tridimensional para desplazarnos ágilmente lanzando los ganchos hacia los edificios, árboles, estructuras o Titanes y así sorprender a los enemigos, un ataque que siempre debemos dirigir hacia la nuca de los Titanes para acabar con ellos tras debilitarlos o visitar bases para recargar el gas o las armas disponibles.

Es aquí donde encontramos una de las novedades, el armamento. A las ya conocidas cuchillas, se suman otras nuevas como el Shooting Gear, unas pistolas que nos permiten localizar y evitar fácilmente a los Titanes a cambio de más gas, o las poderosas Thunder Spear, con las que derribar a pequeños Titanes de un solo golpe o romper las defensas de los más poderosos. Lo mejor es que ahora contamos con el Equipo de Maniobra Tridimensional Antipersonal para formas estrategias cambiando entre las cuchillas y las pistolas cuando lo creamos necesario. En general, estos añadidos nos han gustado y funcionan realmente bien tanto para combatir a los Titanes como para otro tipo de enemigos, sintiéndose el juego tan ágil y divertido como siempre.

Tenemos un total de más de 40 personajes jugables para esta ocasión, donde encontraréis a algunos conocidos de pasadas entregas, como Eren, Mikasa, Armin, Reiner, Bertholdt o Conny entre otros, sumándose en esta ocasión Kenny Ackerman, Traute Caven, Zeke Jaeger, Floch y Nifa. No son demasiadas incorporaciones, pero sí que aportan nuevos estilos de juego que le sientan muy bien a la aventura.

La duración de este añadido ronda las tres horas, aunque puede extenderse mucho más a poco que os dediquéis a realizar tareas secundarias. No está nada mal, sobre todo si le sumamos la gran cantidad de contenidos que incluía ya de serie, algo que agradecerán sobre todo aquellos que no disfrutaron del juego original.

Para hacer que sea algo más extenso se ha añadido el Modo Recuperación de Territorio, donde el objetivo es, como su propio nombre indica, intentar recuperar territorios más allá de los muros creando a un personaje que hace las veces de comandante de escuadrón y formando alianzas que nos ayuden en nuestro cometido. Se divide en dos fases: Base, en la que hablamos con otros personajes mientras preparamos y mejoramos el equipo para el combate que se avecina, y Campaña exterior, donde viajamos fuera de los muros seleccionando una de las zonas disponibles para enfrentarnos a poderosos enemigos para reclamar territorios o proteger aliados. Es entretenido pero, al igual que el resto del juego, peca de tener misiones poco variadas, haciendo que se haga repetitivo con el paso de las horas.

El apartado gráfico no ha sufrido variaciones, utilizando de nuevo el cell shading para ser lo más fiel posible al anime, donde los personajes cuentan con un buen modelado y animaciones, mientras que los escenarios son amplios pero pecan de ser bastante simples en su mayoría y contar con muchas texturas mejorables. Lo mismo ocurre con las físicas, que en ocasiones dejan bastante que desear. Al menos funciona con fluidez, algo que se agradece en algunos momentos frenéticos.

En el sonoro tenemos melodías que cumplen sin ser las originales, efectos de gran calidad y las geniales voces en japonés que podemos disfrutar en el anime. Como ya hemos comentado, todos los textos del juego nos llegan en completo castellano para que no tengáis problemas a la hora de seguir la trama.

En definitiva, A.O.T. 2: Final Battle se trata de una versión extendida del anterior juego. Como véis, los cambios son bastante sutiles, pero os permitirán profundizar en la historia, conocer y manejar a nuevos personajes, hacer uso de nuevas herramientas o participar en una nueva modalidad muy entretenida. Es cierto que, para los que ya disfrutaron del juego original, quizás pierda algo de interés al encontrar tan pocas novedades, pero os aseguramos que algunas de ellas cambian por completo las opciones estratégicas disponibles (especialmente en lo respectivo a las armas), además de tener muchas más misiones disponibles que alargan su duración.

Aunque todo esto no justifica un precio tan elevado por una expansión, aquellos jugadores que no disfrutaron en su momento de A.O.T. 2 encontrarán un producto muy completo y divertido que proporciona multitud de horas de juego. La mayor pega viene dada por la monotonía de las misiones y, sobre todo, por una historia que no acaba, para lo que habrá que esperar al final de la cuarta temporada del anime.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios